Perros policía

¿Por qué utilizar perros policía durante una investigación?

Un aspecto vital de una investigación forense puede ser la detección y localización de personas o sustancias específicas de interés, desde drogas ilegales hasta personas desaparecidas o fosas clandestinas. Existen sofisticados equipos de detección, pero esta tecnología puede ser a menudo costosa, tener una portabilidad inadecuada e incluso resultar inútil cuando se buscan en zonas extensas. Afortunadamente para los investigadores, existe una herramienta ideal.

Los perros, a veces conocidos como K9 o perros rastreadores por los profesionales de las fuerzas del orden, han desempeñado un papel importante en las investigaciones judiciales durante décadas, aprovechando su agudo sentido del olfato para ayudar en las investigaciones. El ser humano medio tiene unos cinco millones de células sensibles dentro de la nariz para ayudar a la detección de olores. Parece un número elevado, hasta que se compara con los 200 millones de células de la nariz de un perro medio. El sentido del olfato de los perros se ve incrementado por un órgano situado en el paladar que no existe en los humanos. Este órgano permite esencialmente al perro «saborear» un olor, reforzando así su capacidad para detectar olores. Los caninos detectan los olores directamente desde la fuente o los olores residuales, es decir, los olores que persisten en una zona después de que la fuente original ya no esté presente.

Evidentemente, el aire está lleno de una gran variedad de olores diferentes, muchos de los cuales serán poderosamente claros para el perro. Afortunadamente, los perros son capaces de distinguir entre los distintos olores, incluso si un olor supera a otro, y de rastrear un olor específico hasta su fuente.

Detección de drogas

La policía suele entrenar a los perros para que detecten la presencia de sustancias ilícitas, hasta el punto de que son capaces de localizar hasta el más mínimo rastro de droga. Con frecuencia, estos perros son arrastrados por estaciones de tren, aeropuertos, fronteras de países, lugares de trabajo e incluso escuelas para que la policía pueda localizar a los individuos que portan estas sustancias ilegales. El perro puede ser trasladado cerca de piezas de equipaje, cerca de grupos de personas o, en general, mantenerse en las proximidades para reaccionar si capta un olor de interés. Una parada y registro normal llevada a cabo por los agentes puede no arrojar nada, especialmente si el sujeto ha escondido las drogas en algún lugar de su persona. Sin embargo, los caninos debidamente adiestrados suelen ser capaces de detectar el olor de los estupefacientes ilegales, independientemente de dónde los haya ocultado el sospechoso.

Detección de explosivos

Tal vez se utilicen más en los últimos años debido a la mayor atención prestada al terrorismo, los perros también han sido adiestrados en la detección de materiales explosivos. Los perros están adiestrados para detectar los olores de sustancias específicas como el azufre, la nitroglicerina y cualquier otro compuesto utilizado habitualmente en la fabricación de pólvora y artefactos explosivos. Estos perros especialmente adiestrados pueden utilizarse en los aeropuertos para detectar o al menos disuadir el terrorismo, o en los domicilios de presuntos fabricantes de bombas para identificar la presencia de estas sustancias en las superficies de trabajo y en las zonas de almacenamiento. En estos casos, es especialmente importante que el perro esté entrenado para no tocar las sustancias o dispositivos que localice, ya que muchos tipos de bombas pueden explotar si se tocan.

Perros para incendios provocados

Al igual que los perros adiestrados para detectar explosivos, los perros para incendios provocados están entrenados para detectar los rastros químicos de los acelerantes. Durante la investigación de un incendio provocado, una de las tareas principales es determinar qué causó el fuego y, si se utilizaron acelerantes, establecer dónde se colocó el acelerante. Aunque el olor de la mayoría de los acelerantes suele ser bastante fuerte, el lugar del incendio suele estar envuelto por el olor del humo y de diversos materiales en llamas. Sin embargo, los perros pueden ser entrenados para distinguir los olores específicos de las sustancias inflamables y localizar la fuente. Incluso si el acelerante se encuentra en numerosos lugares, el perro puede ser entrenado para localizar la zona en la que la concentración de acelerante es mayor.

Perros para cadáveres

También conocidos como perros de descomposición o de recuperación de víctimas, estos caninos especialmente entrenados están capacitados para seguir el olor de la carne en descomposición con el fin de localizar los cuerpos de los seres humanos fallecidos. Tanto si el cadáver está en la superficie como si está enterrado o bajo el agua, el olfato de un perro es lo suficientemente potente como para captar el olor y rastrearlo hasta su origen. Los perros rastreadores de cadáveres no sólo pueden localizar los restos humanos propiamente dichos, sino también el lugar en el que un cadáver o partes del cuerpo pueden haber sido almacenados previamente mediante el rastreo de olores residuales. Dependiendo del uso que se le dé al perro rastreador de cadáveres, se le adiestrará para detectar olores de descomposición específicos. Por ejemplo, algunos pueden estar entrenados para detectar los olores asociados a las primeras fases de descomposición, mientras que otros pueden ser necesarios para localizar restos más antiguos. Algunos perros están entrenados específicamente para detectar cadáveres bajo el agua, con el canino situado en la costa o en un barco. Un concepto más reciente es el de los perros detectores de restos humanos históricos, que están entrenados para localizar tumbas históricas o arqueológicas.

Perros de búsqueda y rescate

Al igual que los perros para cadáveres, los perros de búsqueda y rescate están entrenados para localizar específicamente a seres humanos. Sin embargo, en este caso, buscan a personas vivas, normalmente desaparecidas, perdidas en la naturaleza y atrapadas durante catástrofes masivas. Por ejemplo, los perros adiestrados se utilizarán en caso de terremoto, donde numerosas personas pueden quedar atrapadas dentro de edificios aplastados o similares. Los perros siguen el rastro de cada persona para poder localizarla y finalmente rescatarla.

Perros de rastreo

Los perros de rastreo están entrenados para el mismo propósito que los perros de búsqueda y rescate: rastrean y localizan a seres humanos vivos. Sin embargo, en este caso los perros se adiestran y utilizan para localizar a fugitivos o presuntos delincuentes. El escenario de un crimen reciente puede contener el olor del autor que, si los investigadores trabajan con la suficiente rapidez, puede ser rastreado por un perro adiestrado. También se puede presentar al perro un objeto o una prenda de vestir que se sabe que ha pertenecido o ha sido tocada por el sospechoso, lo que le permitirá seguir el olor y localizarlo.

Entrenamiento

Los perros son entrenados como perros de rastreo y perros de rastreo de aire. Los perros de rastreo siguen un olor en el suelo, mientras que los perros de rastreo aéreo deben ser capaces de captar un olor en la brisa y seguirlo hasta su origen.

El adiestramiento comienza con la presentación repetida de determinados olores al perro, al tiempo que se le enseña a mostrar una alerta particular cuando detecta el olor. El procedimiento consiste esencialmente en el típico condicionamiento pavloviano. Se motiva al perro para que realice una tarea concreta y se le recompensa al completarla. El perro pronto aprenderá a asociar un acto concreto, en este caso la localización de un olor específico, con la recepción de una recompensa, generalmente en forma de comida o una golosina para perros. A lo largo del procedimiento, los adiestradores pueden utilizar muestras reales de lo que los perros están siendo adiestrados a seguir, o pueden utilizar productos químicos que simulan el olor. Al principio, el perro puede ser entrenado en condiciones similares a las de un laboratorio, en las que simplemente se le enseña a identificar los olores. Una vez que el perro es capaz de hacerlo, se puede realizar un adiestramiento basado en escenarios. También se introducen olores potencialmente distractores, generalmente olores que el perro puede encontrar durante una búsqueda real. Se entrena al perro para que ignore estos olores y se centre en olores específicos. Al localizar el olor deseado, se enseña al perro a situar el punto en el que la fuente es más fuerte, momento en el que dará una indicación específica al adiestrador.

Hay varias razas caninas adecuadas para el trabajo policial, aunque se suelen utilizar golden retrievers, labradores, pastores alemanes y border collies.

Trabajo de campo

Durante el trabajo de campo propiamente dicho, el adiestrador del perro debe ayudarle en todo lo posible. Esto incluye la utilización de cualquier información conocida, además de su propia experiencia, para desarrollar un plan de búsqueda que dé al perro la mejor oportunidad de localizar los olores deseados. Permitir que un perro se mueva al azar y olfatee una zona enorme puede no dar resultados o le llevará mucho tiempo localizar el objetivo de la búsqueda. En las zonas exteriores, los olores pueden derivar y acumularse en las zonas más bajas o contra las barreras físicas, por lo que deben buscarse especialmente estos lugares.

Cada zona de búsqueda debe tratarse como una posible escena del crimen. Deben llevarse registros precisos de toda la búsqueda, incluidos los adiestradores y los caninos implicados, la zona cubierta por la búsqueda y cualquier hallazgo. Los perros deben ser adiestrados de manera que, si localizan, por ejemplo, un cadáver humano, no toquen ni intenten recuperar los restos, lo que pondría en peligro las posibles pruebas. Si se encuentra algo de interés, los profesionales adecuados entrarán en la escena para hacerse cargo. Si no se encuentra nada, la zona se considera «despejada» y el equipo de búsqueda puede seguir adelante.

Fuente
Stejskal, S. M. 2013. Death, Decomposition, and Detector Dogs: From Science to Scene. Boca Raton, FloridaL CRC Press.

Detection Dogs. (s/f). Aboutforensics.co.uk. Recuperado el 9 de noviembre de 2021, de https://aboutforensics.co.uk/detection-dogs/

Factores de las víctimas

¿Cómo un factor ambiental o un rasgo personal puede aumentar las probabilidades de convertir a alguien en víctima? Hans Von Hentig abogó por la responsabilidad inherente de la víctima con…

Criminología

¿Qué es la Criminología? La criminología es el estudio del crimen y de los criminales, incluyendo las causas, la prevención, la corrección y el impacto del crimen en la sociedad….

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!