Perfilación criminal

La perfilación criminal se define por las inferencias meticulosamente elaboradas sobre las características físicas, psicológicas, sociales, y geográficas del autor del crimen, deducidas a través del análisis de su comportamiento durante la comisión del delito. Estas inferencias se fundamentan en una base sólida de evidencias y en razonamientos lógicos y coherentes. Un elemento crítico en la perfilación criminal es la objetividad, considerada esencial y distintiva.

El experto responsable de elaborar estos perfiles se apoya en un enfoque objetivo, arraigado en los principios del método científico, para compilar los datos y las evidencias relevantes del caso. Esta comprensión profunda permite efectuar los análisis necesarios, conduciendo a conclusiones precisas y confiables.

El método científico como aliado de la perfilación criminal

En el complejo mundo de la investigación criminal, el método científico se erige como una herramienta fundamental para desentrañar la verdad detrás de actos delictivos. A través de una aproximación sistemática y rigurosa, este método permite a los investigadores entender no solo el cómo, sino también el por qué de un crimen, facilitando la formulación y verificación de hipótesis mediante pruebas empíricas.

Etapas del método científico aplicadas a la investigación criminal:

  • Observación: Todo proceso investigativo inicia con una observación detallada de los eventos, hechos u objetos relacionados con el delito. Esta etapa es crucial para generar preguntas específicas que guiarán la investigación.
  • Formulación de Hipótesis: Basándose en las observaciones preliminares, se plantean hipótesis o conjeturas que buscan explicaciones posibles a las preguntas planteadas. Es vital desarrollar múltiples hipótesis para abordar cada pregunta desde diferentes ángulos.
  • Experimentación y Recogida de Pruebas: La investigación avanza mediante la recopilación de evidencias y la realización de experimentos destinados a probar las hipótesis. Este paso es fundamental para construir o descartar teorías relacionadas con el crimen.
  • Análisis Crítico y Objetividad: Un aspecto clave de la investigación criminal es el mantenimiento de una postura crítica y objetiva a lo largo del proceso. Esto implica evaluar minuciosamente la calidad de la información recopilada, identificar y manejar sesgos, y distinguir entre fuentes de información primarias y secundarias.

Pensamiento crítico en la elaboración de perfiles delictivos

La creación de perfiles delictivos exige un alto nivel de pensamiento crítico. Los investigadores deben ser escépticos respecto a las evidencias y conclusiones que no estén suficientemente respaldadas por pruebas concretas. Esto incluye una recogida meticulosa de evidencias, evaluaciones objetivas de las mismas y el reconocimiento explícito de cualquier sesgo potencial.

  • Evaluar la naturaleza y la calidad de la información y su fuente.
  • Incluir y reconocer el sesgo en todas sus formas.
  • Dejar las opiniones a un lado de los hechos.
  • Distinguir entre fuentes primarias, que no se hayan alterado, en las cuales la información proviene directamente de la fuente, o bien, las secundarias, que han sido alteradas y la información puede haber sido interpretada o resumida y transmitida a través de otras personas.
  • Sintetizar la información.

No ser críticos y objetivos a lo largo de todo el proceso evitando así información inadecuada o resultados indeseables puede producir resultados poco fiables.

Brent E. Turvey. (2011) Criminal Profiling. An Introduction To Behavioral Evidence Analysis. Fourth Edition. ELSEVIER.

¿Te ha gustado este artículo?