Palinología forense

¿Qué es la Palinología forense?

La palinología forense se refiere a la aplicación del estudio del polen y las esporas a asuntos jurídicos, a menudo utilizada para establecer vínculos entre objetos, personas y lugares a partir del análisis y la identificación del polen.

El primer uso documentado del análisis de polen y esporas para una investigación forense tuvo lugar en Austria en 1959. Mientras realizaba un viaje por el río Danubio, un hombre austriaco desapareció. Su cuerpo no pudo ser encontrado. Un amigo y socio comercial de la víctima pronto cayó bajo sospecha, y fue detenido y acusado de asesinato. Desgraciadamente, sin un cuerpo y, por supuesto, sin que el sospechoso proclamara su inocencia, no había mucho caso contra este hombre.

Durante un registro de la cabaña del hombre, se recuperaron un par de botas embarradas, lo que proporcionó a las autoridades una nueva vía de investigación. El palinólogo Wilhelm Klaus, de la Universidad de Viena, fue llamado para que diera su opinión experta sobre las muestras de barro recuperadas de estos zapatos. Klaus pudo identificar una serie de pólenes modernos en el lodo, entre ellos polen de abeto, sauce y aliso, junto con un polen fósil bastante más antiguo. Sólo en una pequeña zona al norte de Viena se encontraba esta combinación de tipos de polen. El acusado fue confrontado con esta nueva información, momento en el que finalmente se quebró y confesó el asesinato. Condujo a la policía a la fosa clandestina que, curiosamente, se encontraba en la región seleccionada por Wilhelm Klaus.

Polen y esporas

El polen es un polvo que contiene los gametos masculinos de las plantas productoras de semillas, producidos y dispersados para polinizar y reproducirse. Los granos de polen se dispersan de diversas maneras. Las plantas anemófilas producen polen para ser dispersado por el viento. El alcance del viaje puede depender de diversos factores, como la fuerza y la dirección del viento, el peso y la forma del grano, y las condiciones atmosféricas, aunque el polen suele caer a unos 2 km de la planta madre. El polen producido por las plantas hidrógenas es transportado por el agua, mientras que las plantas zoógamas utilizan animales como abejas, pájaros y roedores para dispersar su polen. Por último, las plantas autógamas se autopolinizan, por lo que el polen que producen no necesita viajar. Si el polen llega a una planta adecuada, puede germinar (produciendo finalmente una planta a partir de una semilla). Los granos de polen suelen tener una capa bastante dura que los protege al pasar de una planta a otra, lo que los hace relativamente resistentes a la destrucción. Las esporas, en cambio, son unidades de reproducción asexual.

Análisis del polen

Los pólenes y las esporas son de tamaño extremadamente pequeño, se producen en grandes cantidades, se dispersan por diversos mecanismos y son bastante resistentes a la destrucción. Todas estas características los hacen especialmente idóneos para su uso en una investigación forense. La morfología del polen y de sustancias similares es bastante compleja, lo que significa que, con el equipo, los conocimientos y los materiales de referencia adecuados, es posible distinguir e identificar los granos de polen. El polen puede diferir especialmente en la forma, el tamaño, la estructura de las paredes y el aspecto general.

Si es posible, el palinólogo debería visitar el lugar del crimen para recoger muestras, realizar un estudio de la vegetación y tomar las fotografías que sean necesarias. Estar familiarizado con la disposición de la escena y las plantas presentes puede ser de gran utilidad a la hora de establecer el origen del polen recogido. Se recogerán todas las muestras probatorias (como las de objetos o personas), pero además se recogerán muestras de control. De este modo, se obtienen muestras con las que se pueden comparar las muestras probatorias.

El análisis del polen se realiza a menudo mediante microscopía de luz transmitida, que se refiere simplemente a cualquier tipo de microscopía en la que una fuente de luz se transmite a través de la muestra, permitiendo que el espécimen se vea a través de una lente. Además, se puede utilizar la microscopía electrónica de barrido (SEM). Esta técnica puede utilizarse junto con sistemas como el QEMSCAN (Quantitative Evaluation of Minerals by Scanning Electron Microscopy), que permite el análisis automatizado de minerales y otras sustancias. El palinólogo estudiará, analizará y comparará los granos de polen utilizando su propia experiencia, pero también las colecciones de referencia de polen si están disponibles.

Aplicaciones forenses

Las muestras palinológicas pueden recuperarse de una amplia gama de fuentes, incluyendo a las personas, como en su ropa, en su pelo o incluso en su conducto nasal, los neumáticos de los vehículos, los filtros de aire de los coches, en los objetos y en el barro. Debido a los mecanismos de dispersión de algunas plantas, el polen puede ser fácilmente recogido y transferido. Una persona puede recoger fácilmente el polen de la escena del crimen sin darse cuenta, ya sea en el barro de sus zapatos o en su ropa al rozar directamente una planta de la zona.

Teniendo esto en cuenta, uno de los principales usos de la palinología en una investigación forense es establecer un vínculo entre dos lugares, objetos o personas. Por ejemplo, puede ser posible vincular a un sospechoso con un objeto, a un vehículo con el lugar del crimen, o incluso vincular dos escenas de incidentes distintos. Si un sospechoso estuvo presente en un lugar del crimen concreto en el que se puede encontrar polen (por ejemplo, un campo o un jardín), puede haber recogido polen en su ropa o en su pelo. Dado que el polen es tan resistente, a menudo puede adherirse a otros objetos incluso después de haberlos lavado. Si el polen recuperado del sospechoso coincide con el polen recogido en la escena del crimen, esto podría sugerir que el sospechoso estuvo de hecho presente en esa escena. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aunque la presencia de polen puede establecer un vínculo, la falta de polen no demuestra necesariamente que no haya un vínculo.

Del mismo modo, la palinología puede determinar la ubicación de la escena del crimen si no se conoce. Por ejemplo, un cuerpo que se cree que ha sido trasladado puede llevar granos de polen que pueden ser analizados y rastreados hasta un lugar probable. Esto puede ser especialmente sospechoso si el cuerpo lleva grandes cantidades de un polen concreto que no se encuentra en el lugar en el que se encontró el cuerpo.

El estudio del polen también puede utilizarse para determinar el historial de viajes de un artículo. En algunos casos puede ser necesario determinar la procedencia de un artículo, especialmente de drogas ilícitas, dinero, antigüedades e incluso alimentos. Analizando el polen recuperado de objetos sospechosos, puede ser posible rastrear ese objeto hasta un país concreto si los granos de polen identificados son suficientemente distintivos. Aunque esta aplicación de la palinología no permita necesariamente establecer una ubicación exacta, al menos puede descartar ciertas ubicaciones geográficas y orientar la investigación en la dirección correcta.

Incluso puede ser posible estimar la época del año en la que tuvo lugar un crimen. En la investigación de una escena del crimen algo más antigua, el polen recogido puede salir en una época del año diferente, indicando que el crimen ocurrió durante este periodo.

Por supuesto, a pesar de los vínculos que pueda establecer la palinología, pueden ser necesarias más pruebas para respaldar cualquier conclusión a la que se llegue. El polen recuperado de un sospechoso que coincide con el de la escena del crimen puede sugerir simplemente que el individuo ha visitado esa zona en algún momento reciente, y no necesariamente demostrar que ha cometido un crimen.

Aunque la palinología forense se utiliza desde hace décadas, desgraciadamente no está ampliamente aceptada como una técnica forense fiable, sino que se considera a menudo como el último resultado que falla en las técnicas de investigación más «estándar». Además, hay muy pocas personas con la formación adecuada para analizar muestras palinológicas, por lo que a menudo las muestras son recogidas y manipuladas por personal sin formación, lo que inevitablemente da lugar a problemas de conservación y contaminación de las muestras.

Fuente
Bryant, V. M. Mildenhall, D. C. 1998. Forensic palynology: a new way to catch crooks. Association of Stratigraphic Palynologists Foundation Contribution Series 33, pp. 145-155.

Mildenhall, D. C. Wiltshire, P. E. J. Bryant. V. M. Forensic palynology: Why do it and how it works. For Sci Int. 163 (2006), pp. 163-172.

Mildenhall, D. C. Forensic palynology in New Zealand. Review of Paleobotany and Palynology 64. pp. 227-234.

Mildenhall, D. C. Civil and criminal investigations. The use of spores and pollen. SIAK Journal. 4 (2008), pp. 35-52.

Laurence, A. R., & Bryant, V. M. (2014). Forensic Palynology. En Encyclopedia of Criminology and Criminal Justice (pp. 1741–1754). Springer New York.

Etiología de un psicópata

Se presentan de muchas formas: el anciano aparentemente agradable que te estafa los ahorros de toda la vida, el cura que viola repetidamente al niño del coro, el acosador que…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!