La indeleble disputa sobre quién inventó las huellas dactilares

Las huellas dactilares han sido utilizadas como un método de identificación único por más de un siglo, revolucionando la identificación personal y la ciencia forense. Pero, ¿cómo comenzó este método y quién realmente lo inventó? Este tema ha sido el centro de una disputa histórica que ha aportado numerosos conocimientos que han beneficiado a la sociedad global.

Inicios con William Herschel (1870s)

  • Contexto: William Herschel, magistrado en la India, implementó el uso de huellas dactilares para evitar fraudes en firmas de documentos legales.
  • Motivación: Su objetivo inicial era más psicológico que técnico; buscaba disuadir a las personas de negar sus firmas.
  • Descubrimiento: Con el tiempo, Herschel observó que las huellas dactilares eran únicas y constantes a lo largo de la vida de una persona, basándose en décadas de recolección de muestras.

Contribución de Francis Galton (1888)

  • Epifanía: Al investigar cómo identificar positivamente a criminales, Galton se percató del potencial de las crestas dactilares.
  • Colaboración y desarrollo: Tras conocer el trabajo de Herschel, Galton desarrolló un sistema de clasificación basado en puntos verificables, culminando en la publicación de su libro Fingerprints en 1892, que estableció las bases de la dactiloscopia moderna.

Henry Faulds y la controversia

  • Independencia de ideas: Faulds había concebido la utilidad de las huellas dactilares mientras estudiaba cerámica antigua en Japón, observando las impresiones claras en la arcilla.
  • Experimentación: Realizó pruebas en sus propios dedos con ácido y calor para probar la inmutabilidad de las huellas.
  • Contribuciones y reconocimiento: A pesar de sus esfuerzos y éxito en el uso forense de las huellas para exonerar a un inocente en 1880, la falta de datos extensos y el sistema de clasificación limitaron su reconocimiento en comparación con Galton.

Conclusión

La disputa sobre el verdadero pionero de la identificación por huellas dactilares entre Galton, Herschel y Faulds refleja una saga de descubrimiento y competencia científica. A pesar de las diferencias en su reconocimiento, cada uno contribuyó significativamente al desarrollo de una técnica que es fundamental en la ciencia forense actual.

Inglis-Arkell, E. (2014, octubre 13). The indelible feud over who invented fingerprinting. Gizmodo.