Confesiones de inocentes ¿A qué se deben?

Es difícil comprender por qué alguien mentiría sobre la comisión de un delito que no ha cometido, pero es más común de lo que se cree. Es tan común, de hecho, que esas falsas confesiones están despertando el interés de los investigadores de la justicia penal y de los académicos del derecho por igual. El profesor de derecho de la Universidad de Virginia y autor de Convicting the Innocent: Where Criminal Prosecutions Go Wrong, estudió más de 250 casos penales que posteriormente se resolvieron con pruebas de ADN. Descubrió que en al menos 40 casos de condenados injustamente había personas que habían dado confesiones falsas. Además, es difícil anular una confesión, ya que en un tribunal la confesión es como la escalera real de todas las pruebas: lo supera todo (incluso las pruebas de ADN). Así que, ¿Qué es lo que hace que una persona inocente confiese algo que no ha hecho?

Hemos reunido algunas de las explicaciones más probables de este comportamiento aparentemente inexplicable. Se trata de una oscura investigación de la psique humana para tratar de entender por qué ocurre esto.

La vocecita interior y la tendencia a confesar.

Los investigadores han descubierto que tenemos una tendencia bastante sorprendente: confesar las fechorías inventadas. Los profesores de psicología del John Jay College of Criminal Justice de Nueva York, el Dr. Saul Kassin y la Dra. Jennifer Perillo, llevaron a cabo un estudio en el que participaron 71 estudiantes universitarios a los que se les dijo que serían evaluados por sus tiempos de reacción. Sentados frente a los ordenadores, los estudiantes debían pulsar determinadas teclas en cuanto oyeran al investigador decirlas en voz alta. El experimentador -que conocía en secreto el propósito del estudio- dijo a los estudiantes que había algo malo con la tecla ALT. Si la pulsaban, se perderían todos los datos del experimento y se estropearía el ordenador. La verdad es que el ordenador estaba preparado para bloquearse al minuto de empezar la prueba. El administrador fingió estar muy disgustado al «darse cuenta» de que se habían perdido todos los datos. Posteriormente, preguntó a cada estudiante si había pulsado la tecla ALT y pidió a cada participante que firmara una confesión. Las imágenes de vídeo mostraron más tarde que sólo una persona había pulsado la tecla ALT por error. Pero a pesar de este hecho, el estudio descubrió que casi la mitad (el 48%) de los inocentes participantes en el examen acabaron confesando. Estaban tan sorprendidos y conmocionados por la estresante situación que básicamente asumieron la responsabilidad de algo que no habían hecho.

Luces oscilantes y técnicas de interrogatorio.

Varios experimentos demuestran que el número de «confesores inocentes» aumenta de forma alarmante cuando los investigadores utilizan determinadas técnicas de interrogatorio. El Dr. Kassin y el Dr. Perillo organizaron una prueba similar de choque de ordenadores. Esta vez, otra persona de la sala miente insistiendo en que ha presenciado cómo el participante pulsaba la tecla prohibida. Si se añade esta afirmación falsa, casi se duplica la cantidad de estudiantes inocentes que firman confesiones (alrededor del 94%). La técnica del farol es una poderosa herramienta psicológica. Los estudios realizados en los últimos años han demostrado que dar información inexacta de esta manera puede cambiar la percepción, los recuerdos, las creencias e incluso el comportamiento de una persona. En las salas de interrogatorio de la policía real, un investigador puede optar por utilizar «pruebas falsas», es decir, fingir que tiene pruebas que demuestran la culpabilidad de la persona para instarla a confesar. Esta técnica de interrogatorio está prohibida en Gran Bretaña, pero sigue estando permitida en algunas partes de Estados Unidos.

¿Joven, viejo, enfermo o vulnerable?

Los jóvenes o los enfermos mentales pueden ser aún más vulnerables a la ya de por sí agotadora experiencia de los interrogatorios. A menudo se realizan en salas solitarias, lo que hace que el sospechoso esté más ansioso por escapar. Otras veces, el interrogador puede mostrarse comprensivo e intentar justificar moralmente el delito, con la intención de hacer creer al sospechoso que serán indulgentes si confiesa.

Según el Dr. Kassin, alrededor del 90% de los jóvenes renuncian a su derecho a un abogado cuando son llevados a un interrogatorio por la policía. Esto explica el elevado número de jóvenes que hacen confesiones falsas. Las investigaciones sobre el desarrollo demuestran que los adolescentes muestran una «inmadurez de juicio» en su forma de tomar decisiones. Tienden a restar importancia a los riesgos futuros y se centran en la necesidad de sentirse inmediatamente gratificados. Como resultado, un adolescente puesto bajo la lupa de un interrogador puede confesar falsamente sólo para escapar de una situación tensa. Además, muchos adolescentes implicados en el sistema judicial tienen trastornos psicológicos diagnosticados. Incluso una parte de los casos de exoneración por ADN (relatados por Garrett) implicaban a acusados jóvenes o con problemas mentales.