Teoría de las ventanas rotas

En el campo de la criminología, la teoría de las ventanas rotas sostiene que la presencia de pruebas visibles de la delincuencia, el comportamiento antisocial y los disturbios civiles en zonas urbanas densamente pobladas sugiere una falta de aplicación activa de la ley local y anima a la gente a cometer más delitos, incluso más graves.

Surgió de la mano de George L. Kelling

La teoría fue sugerida por primera vez en 1982 por el científico social George L. Kelling en su artículo «Broken Windows: The police and neighborhood safety», publicado en The Atlantic. Kelling explicó la teoría de la siguiente manera:

«Consideremos un edificio con unas cuantas ventanas rotas. Si las ventanas no se reparan, la tendencia es que los vándalos rompan unas cuantas ventanas más. Con el tiempo, pueden incluso entrar en el edificio y, si está desocupado, tal vez se conviertan en okupas o enciendan fuego en su interior.»

Kelling basó su teoría en los resultados de un experimento realizado por el psicólogo de Stanford Philip Zimbardo en 1969. En su experimento, Zimbardo aparcó un coche aparentemente inutilizado y abandonado en una zona de bajos ingresos del Bronx (Nueva York) y otro similar en un barrio acomodado de Palo Alto (California). En 24 horas, todo lo de valor había sido robado del coche del Bronx. A los pocos días, los vándalos habían destrozado las ventanas del coche y arrancado la tapicería. Al mismo tiempo, el coche abandonado en Palo Alto permaneció intacto durante más de una semana, hasta que el propio Zimbardo lo destrozó con un mazo. Pronto, otras personas a las que Zimbardo describió como caucásicos bien vestidos y «de corte limpio» se unieron al vandalismo. Zimbardo llegó a la conclusión de que en las zonas de alta criminalidad, como el Bronx, donde este tipo de propiedades abandonadas son habituales, el vandalismo y los robos se producen con mucha más rapidez, ya que la comunidad da por sentado estos actos. Sin embargo, pueden producirse delitos similares en cualquier comunidad cuando la consideración mutua de la gente por el comportamiento civil adecuado se ve disminuida por acciones que sugieren una falta de preocupación general.

Kelling llegó a la conclusión de que si se persiguen selectivamente los delitos menores, como el vandalismo, la embriaguez pública y el merodeo, la policía puede establecer una atmósfera de orden civil y legalidad, ayudando así a prevenir delitos más graves.

¿Cómo fue aplicada la teoría de las ventanas rotas?

En 1993, el alcalde de Nueva York, Rudy Giuliani, y el comisario de policía, William Bratton, citaron a Kelling y su teoría de las ventanas rotas como base para aplicar una nueva política de «mano dura» que abordaba de forma agresiva los delitos relativamente menores que se consideraba que afectaban negativamente a la calidad de vida en el centro de la ciudad.

Bratton ordenó a la policía de Nueva York que intensificara la aplicación de leyes contra delitos como el consumo de alcohol en público, la micción en público y las pintadas. También reprimió a los llamados «hombres de la escobilla de goma», vagabundos que exigen agresivamente un pago en las paradas de tráfico para lavar los cristales de los coches sin haberlo solicitado. La policía también cerró de forma controvertida muchos de los clubes nocturnos de la ciudad con antecedentes de disturbios públicos.

Aunque los estudios de las estadísticas de delincuencia de Nueva York realizados entre 2001 y 2017 sugieren que las políticas de aplicación de la ley basadas en la teoría de las ventanas rotas fueron eficaces para reducir los índices de delitos menores y graves, es posible que otros factores también hayan contribuido al resultado. Por ejemplo, la disminución de la delincuencia en Nueva York puede haber sido simplemente parte de una tendencia nacional que vio cómo otras grandes ciudades con diferentes prácticas policiales experimentaron disminuciones similares durante el período. Además, el descenso del 39% de la tasa de desempleo en la ciudad de Nueva York podría haber contribuido a la reducción de la delincuencia.

En 2005, la policía del suburbio bostoniano de Lowell (Massachusetts) identificó 34 «puntos conflictivos» que se ajustaban al perfil de la teoría de las ventanas rotas. En 17 de los puntos, la policía realizó más detenciones por delitos menores, mientras que otras autoridades de la ciudad limpiaron la basura, arreglaron las farolas y aplicaron los códigos de construcción. En los otros 17 puntos no se introdujeron cambios en los procedimientos habituales. Aunque las zonas a las que se prestó especial atención experimentaron una reducción del 20% en las llamadas de la policía, un estudio del experimento concluyó que la simple limpieza del entorno físico había sido más eficaz que el aumento de las detenciones por delitos menores.

Sin embargo, en la actualidad, cinco grandes ciudades estadounidenses -Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Boston y Denver- reconocen emplear al menos algunas tácticas de vigilancia vecinal basadas en la teoría de las ventanas rotas de Kelling. En todas estas ciudades, la policía hace hincapié en la aplicación agresiva de las leyes sobre delitos menores.

Una teoría que ha provocado desigualdad y discriminación

A pesar de su popularidad en las grandes ciudades, la política policial basada en la teoría de las ventanas rotas no está exenta de críticas, que cuestionan tanto su eficacia como la equidad de su aplicación. En 2005, el profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad de Chicago, Bernard Harcourt, publicó un estudio en el que no encontraba pruebas de que la política de ventanas rotas redujera realmente la delincuencia. No negamos que la idea de las ventanas rotas «parezca convincente», escribió Harcourt. «El problema es que no parece funcionar como se afirma en la práctica».

En concreto, Harcourt sostenía que los datos sobre delincuencia de la aplicación de la política de ventanas rotas en la ciudad de Nueva York en la década de 1990 habían sido malinterpretados. Aunque el Departamento de Policía de Nueva York había logrado reducir en gran medida los índices de delincuencia en las zonas donde se aplicaban las «ventanas rotas», esas mismas zonas también habían sido las más afectadas por la epidemia de crack-cocaína que hizo que se dispararan los índices de homicidio en toda la ciudad. «En todos los lugares en los que la delincuencia se disparó como consecuencia del crack, se produjeron eventuales descensos una vez que la epidemia de crack remitió», señala Harcourt. «Esto es cierto para las comisarías de Nueva York y para las ciudades de todo el país». En resumen, Harcourt sostuvo que los descensos de la delincuencia en Nueva York durante la década de 1990 eran predecibles y se habrían producido con o sin el sistema de ventanas rotas.

Harcourt concluyó que, para la mayoría de las ciudades, los costes de la vigilancia de las ventanas rotas superan los beneficios. En nuestra opinión, centrarse en los delitos menores es un desvío de valiosos fondos y tiempo de la policía de lo que realmente parece ayudar: las patrullas policiales dirigidas contra la violencia, la actividad de las bandas y los delitos con armas de fuego en los «puntos calientes de mayor criminalidad».

La política de ventanas rotas también ha sido criticada por su potencial para fomentar prácticas de aplicación de la ley desiguales y potencialmente discriminatorias, como la elaboración de perfiles raciales, a menudo con resultados desastrosos.

A partir de las objeciones a prácticas como «Stop-and-Frisk», los críticos señalan el caso de Eric Garner, un hombre afroamericano desarmado asesinado por un policía de Nueva York en 2014. Tras observar a Garner de pie en una esquina de una zona de alta criminalidad de Staten Island, la policía sospechó que vendía «loosies», cigarrillos sin impuestos. Cuando, según el informe policial, Garner se resistió al arresto, un agente lo llevó al suelo en una sujeción de calzo. Una hora más tarde, Garner murió en el hospital de lo que el forense determinó como un homicidio resultante de «la compresión del cuello, la compresión del pecho y la posición de decúbito prono durante la contención física por parte de la policía». Después de que un gran jurado no acusara al agente implicado, estallaron protestas contra la policía en varias ciudades.

Desde entonces, y debido a las muertes de otros hombres afroamericanos desarmados acusados de delitos menores, predominantemente por agentes de policía blancos, más sociólogos y criminólogos han cuestionado los efectos de la teoría de las ventanas rotas de la policía. Los críticos sostienen que es racialmente discriminatoria, ya que estadísticamente la policía tiende a considerar, y por tanto a elegir, a los no blancos como sospechosos en las zonas de bajos ingresos y alta criminalidad.

Según Paul Larkin, investigador jurídico principal de la Heritage Foundation, las pruebas históricas demuestran que las personas de color tienen más probabilidades de ser detenidas, interrogadas, registradas y arrestadas por la policía que los blancos. Larkin sugiere que esto ocurre con más frecuencia en las zonas elegidas para la vigilancia policial basada en las ventanas rotas debido a una combinación de: la raza del individuo, la tentación de los agentes de policía de detener a los sospechosos de las minorías porque estadísticamente parecen cometer más delitos, y la aprobación tácita de esas prácticas por parte de los funcionarios de policía.