Técnica de interrogatorio Reid

La técnica Reid o Entrevista de Análisis de Conducta (BAI)  la describe como una sesión de preguntas y respuestas no acusatorias, que incluye tanto preguntas de investigación estándar como «preguntas estructuradas de «provocación de conducta» para obtener síntomas de conducta de verdad o de engaño de la persona entrevistada».

Los métodos de interrogatorio actuales son un estudio fascinante de los principios de la naturaleza humana. A lo largo de los años, las técnicas de interrogatorio, como la de Reid, se han perfeccionado enormemente y en la actualidad son utilizadas por entidades tan notables como el Servicio Secreto de los Estados Unidos y la Oficina Federal de Investigación. Su eficacia es indiscutible y ha contribuido a la resolución de cientos de miles de casos penales. Por qué es tan eficaz es otra historia. El método Reid y sus imitadores utilizan técnicas psicológicas avanzadas en sus sistemas, técnicas que parecen sencillas a primera vista, pero que han sido comparadas con un «lavado de cerebro» por los abogados defensores de los delincuentes.

El investigador hace primero preguntas sobre los antecedentes, para establecer información personal sobre el sospechoso y permitirle evaluar su comportamiento verbal y no verbal «normal». A continuación, el investigador formula preguntas «que provocan el comportamiento» con el fin de «obtener diferentes respuestas verbales y no verbales de los sospechosos veraces y engañosos».

Reid afirma que un interrogatorio «sólo debe producirse cuando el investigador esté razonablemente seguro de la implicación del sospechoso en el asunto investigado». La técnica de interrogatorio Reid consta de nueve pasos.

  1. La confrontación positiva. El investigador dice al sospechoso que las pruebas demuestran la culpabilidad de la persona. Si la culpabilidad de la persona le parece clara al investigador, la declaración debe ser inequívoca.
  2. Desarrollo del tema. A continuación, el investigador presenta una justificación moral (tema) del delito, como por ejemplo culpar moralmente a otra persona o a circunstancias externas. El investigador presenta el tema en un monólogo y de forma comprensiva.
  3. Manejo de las negaciones. Cuando el sospechoso pide permiso para hablar en esta fase, probablemente para negar las acusaciones, el investigador debe desaconsejar que lo haga. La técnica Reid afirma que es menos probable que los sospechosos inocentes pidan permiso y más probable que nieguen (rápida e inequívocamente) la acusación, concreta que es muy raro que un sospechoso inocente pase de este estado de negación.
  4. Superar las objeciones. Cuando los intentos de negación no tienen éxito, el sospechoso culpable suele hacer objeciones para apoyar su afirmación de inocencia (por ejemplo, «yo nunca haría eso porque me encanta mi trabajo»). En general, el investigador debe aceptar estas objeciones como si fueran verdaderas, en lugar de discutir con el sospechoso, y utilizar las objeciones para seguir desarrollando el tema.
  5. Conseguir y mantener la atención del sospechoso. El investigador debe procurar la atención del sospechoso para que se centre en el tema del investigador y no en el castigo. Una forma de hacerlo es reducir la distancia física entre el investigador y el sospechoso. El investigador también debe canalizar el tema hasta los probables componentes alternativos.
  6. Manejar el estado de ánimo pasivo del sospechoso. El investigador debe intensificar la presentación del tema y concentrarse en las razones centrales que él/ella está ofreciendo como justificación psicológica y seguir mostrando una conducta comprensiva y simpática al instar al sospechoso a decir la verdad.
  7. Presentar una pregunta alternativa. El investigador debe presentar dos opciones, asumiendo la culpabilidad del sospechoso o una alternativa que ofrezca una mejor justificación del delito (por ejemplo, «¿Planificaste esto o simplemente sucedió de forma improvisada?». El investigador puede seguir la pregunta con una declaración de apoyo que anime al sospechoso a elegir el lado más comprensible de la alternativa.
  8. Hacer que el sospechoso relate oralmente varios detalles del delito. Después de que el sospechoso acepte un lado de la alternativa, admitiendo así la culpabilidad, el investigador debe responder inmediatamente con una declaración de refuerzo reconociendo esa admisión. A continuación, el investigador trata de obtener un breve repaso oral de los hechos básicos, antes de hacer preguntas más detalladas.
  9. Convertir una confesión oral en una confesión escrita. El investigador debe convertir la confesión oral en una confesión escrita o grabada. El sitio web proporciona algunas directrices, como evitar las preguntas capciosas y utilizar el propio lenguaje del sospechoso.

La técnica Reid ha sido criticada porque suele ser larga, coercitiva y de confrontación. Además, el agente que interroga dice muchas mentiras, lo que ha provocado que personas inocentes admitan delitos que nunca cometieron. Varios departamentos de policía la están abandonando por este motivo.

Fuente
«This Investigator Tip was developed by John E. Reid and Associates Inc. 800-255-5747 / www.reid.com.»