Robert Ackermann: el asesino caníbal de Viena

La espeluznante transformación de Robert Ackermann

Una discusión por una cinta porno, una refriega, un asesinato posiblemente involuntario, todo ello rematado con una comida de varios platos durante dos días. Así es como Robert Ackermann se convirtió en el asesino caníbal adolescente de Viena. Su caso no se ajusta al perfil típico del canibalismo. Los motivos de Ackermann no eran ni rituales, ni particularmente sanguinarios, ni, a pesar del placer que le proporcionó el crimen, aparentemente de naturaleza sexual. Su motivo era, evidentemente, uno de los más peligrosos de todos: una curiosidad morbosa, retorcida y mal dirigida. El joven rubio y apuesto parece haber matado a Josef Schweiger impulsiva o incluso accidentalmente, y luego aprovechó la oportunidad para explorar su aterradora fascinación por los secretos ocultos del cuerpo humano.

En agosto de 2007, Ackermann, que entonces tenía 19 años, había abandonado su Colonia natal (Alemania) para ir a Viena (Austria), donde se alojaba en una vivienda de corta duración para enfermos mentales y personas sin hogar gestionada por una organización benéfica privada. Compartía habitación con Josef Schweiger, de 49 años, que llevaba en el centro desde ese mes de junio. Los trabajadores sociales de la semana no parecen haberse alarmado por el comportamiento de Ackermann ni haberse preocupado por las rencillas de la pareja. Pero los vecinos del bloque de viviendas, lleno de familias, que discutían con el cada vez más perturbado Ackermann, lo veían arrastrarse desnudo por el patio, aullando a la luna o arrojando lo que parecía ser sangre desde su ventana, se dieron cuenta de que el adolescente era peligroso.

Cambios en la adolescencia de Ackermann

Ackermann fue una vez un chico aparentemente normal, simpático e inteligente. Al principio de la adolescencia, con problemas psicológicos instigados, bien por los cambios fisiológicos de la pubertad, bien por el abandono de la familia por parte de su padre, cambió drásticamente. Ackerman empezó a oír voces y a manifestar graves problemas de comportamiento. A los 15 años, se fue de casa. Experimentó con metanfetaminas, éxtasis y drogas más duras, y con la delincuencia. Robaba, a veces haciéndose pasar por un hombre de negocios para embaucar a los bancos. Incluso se hizo pasar por médico con fines más oscuros.

El historial de Ackermann de graves enfermedades mentales estuvo marcado por varias estancias en el hospital, y se le diagnosticó psicosis esquizoafectiva. Las autoridades alemanas lo declararon demasiado enfermo para ir a la cárcel, pero no lo suficiente como para internarlo en un hospital estatal para su protección o la de la sociedad. Ackermann estaba solo, a pesar de las desesperadas súplicas de su madre y de la evidencia de que su enfermedad podía controlarse con medicación, que tendía a no tomar si se le dejaba sin supervisión. Acabó en Viena, donde, a principios de 2007, fue detenido en un hospital local. Se había hecho pasar por un médico, con la esperanza de que, disfrazado de miembro del personal del hospital, podría colarse en un quirófano y participar en una operación, un sueño de infancia. Pronto tendría su oportunidad.

Curiosidad macabra

La noche del 26 de agosto de 2007, los compañeros de piso discutieron por lo que no era la primera vez. Ackermann, muy nervioso, había descubierto que le faltaba un videocasete pornográfico y un mechero. Se enfrentó a su compañero de piso. Josef Schweiger lo negó todo, pero tenía la cinta. Furioso, Ackermann rebuscó en los bolsillos del mayor para ver qué más podía haber robado, y se produjo una violenta pelea. Según la versión de Ackermann, los dos intercambiaron golpes hasta que golpeó a Schweiger con tal fuerza que el anciano cayó sobre la cama, noqueado; la policía dice que Ackermann, de hecho, golpeó a Schweiger con una mancuerna de 22 libras, rompiéndole el cráneo. Ackermann dice que no se dio cuenta de que había algo grave, así que dejó a Schweiger en la cama, volvió a su propia habitación y cocinó y comió su cena (no humana), leyó algunos capítulos de un libro y se durmió tranquila e inocentemente.

Schweiger no se levantó al día siguiente. Ackermann afirma que supuso que el hombre estaba durmiendo la resaca, algo que ocurría con frecuencia. Esa noche, lo comprobó y lo vio tumbado en la misma posición en la que lo había dejado. Ackermann, siempre aspirante a médico, comprobó el pulso y los latidos del corazón. Schweiger estaba muerto. Ackermann reaccionó ante este descubrimiento no con remordimientos ni con pánico, sino con una gran alegría: por fin podía satisfacer su curiosidad sobre el funcionamiento interno del cuerpo humano.

En una entrevista posterior, Ackermann describiría esto como su mayor deseo: ver cómo somos por dentro. Ha subrayado que sabía que esto no perjudicaría a Schweiger y que le proporcionaría su más profunda alegría. Ackermann utilizó un cuchillo de mariposa afilado para cortar a Schweiger desde la ingle hasta la garganta, abriendo su abdomen, y para cortar la parte superior de su cráneo. Metió la mano en el abdomen del cadáver para explorar los húmedos misterios del cuerpo y palpar los órganos internos de Schweiger. Con un cuchillo de carnicero le cortó los intestinos. Luego extrajo el cerebro y lo colocó en un plato.

Más tarde, Ackermann trató de afirmar que no se comió a Schweiger y que solo probó un poco de su sangre para ver cómo era, un experimento científico, por así decirlo. El 28 de agosto, el segundo día después de la pelea, llamó a la mujer de la limpieza del albergue para mostrarle el cuerpo. Le sugirió que llamara a la policía. Cuando la policía llegó al apartamento del primer piso empapado de sangre, un desapasionado Ackerman les dijo que vieran lo que había pasado, como si fuera un suceso inexplicable y aleatorio en el que él no había participado. Incluso trató de culpar de la espeluznante escena a los ratones del apartamento. Las pruebas pronto exoneraron a la población de roedores e implicaron al problemático adolescente.

El juicio y la vida en el hospital mental

La policía en el lugar de los hechos informó de que Ackermann estaba babeando y desorientado. Tenía la boca manchada de sangre y vísceras, y su ropa estaba húmeda por el desorden. Ya se había comido parte del cerebro, los órganos internos y el tejido del bíceps de Schweiger. La lengua de la víctima y el resto de su cerebro estaban emplatados para el perverso desayuno del chico. Incluso tan desquiciado y extasiado como estaba en ese momento, el chico se dio cuenta rápidamente de que lo habían atrapado. Confesó. Como era de esperar, las pruebas de ADN demostraron más tarde que la sangre que empapaba los labios y las manos del adolescente pertenecía efectivamente al cadáver.

Las autoridades dicen que Robert Ackermann ha sido desde entonces un paciente y un preso ejemplar. No está claro si el ataque fue un episodio psicótico grave o un desbordamiento de los antiguos impulsos sádicos del joven. Pero la terapia y la medicación constante y controlada le han devuelto aparentemente al mundo real, y es capaz de hablar de su crimen. El 4 de septiembre de 2008, un jurado austriaco acordó que Ackermann no era apto para ser juzgado y que pasaría el resto de su vida en el Goellersdorf de Austria, un hospital mental de alta seguridad. El Caníbal de Viena dice ahora que planea utilizar su tiempo de internamiento para estudiar medicina, de modo que si alguna vez es liberado pueda cumplir su ambición de toda la vida de convertirse en cirujano.