Adoctrinamiento yihadista a través de las redes sociales

¿Por qué se produce el adoctrinamiento yihadista?

El adoctrinamiento, por definición, es la instrucción de una doctrina o ideología de forma dogmática. En la sociedad actual, es seguro referirse a nuestras revistas, nuestras emisoras de radio, nuestros anuncios, nuestras películas, nuestro entretenimiento, nuestros medios de comunicación social, nuestros periódicos, nuestros informativos de televisión y nuestros medios de comunicación en general como los dictadores de los paradigmas políticos y culturales de nuestra sociedad. Pero actualmente todo esto se ha ido trasladando paulatinamente a las redes sociales, y con razón. Pero en contra de la creencia popular, muchas personas que son adoctrinadas a través de Internet no son musulmanes devotos. Al contrario, algunos no se consideran muy religiosos en absoluto. También es fácil categorizar a cualquier persona reclutada en línea como crédula, pero simplemente no es el caso. De hecho, muchas personas que se ven atrapadas por la propaganda en línea no la buscaron, sino que ésta las encontró. Los datos demográficos varían mucho. Pueden tener poca o mucha educación, ser jóvenes o mayores, hombres o mujeres. Ni siquiera la situación económica es un indicador.

El denominador común parece ser que todos los que son adoctrinados y son reclutados en línea sienten simpatía por la causa de ese grupo, y aquellas personas que sienten que «falta algo» en sus vidas parecen ser más susceptibles que otras. el adoctrinamiento está más extendida allí donde prevalecen las condiciones de desigualdad y frustración política. Suele arraigar en personas que simpatizan con la situación de los oprimidos y desean mostrar su solidaridad. Tanto los hombres como las mujeres radicalizados suelen sentir desesperación e indignación por las injusticias y perciben pocas opciones de influir en un cambio social. Un breve momento de intensa emoción evocada en ellos mientras ven un vídeo de YouTube de víctimas inocentes en África u Oriente Medio puede ser todo lo que necesitan para despertar su interés.

¿Cómo encuentran a sus víctimas a través de las redes sociales?

Una vez que alguien se moviliza, los pasos siguientes varían. Algunos comienzan a investigar las causas por las que luchan los distintos grupos extremistas. Esto les lleva a descubrir a los grupos radicales y, lo que es más preocupante, que los grupos les descubran a ellos. Internet hace que sea fácil ser encontrado. Un candidato a ser reclutado puede llamar la atención del grupo haciendo una donación económica, descargando propaganda extremista, entrando en una sala de chat yihadista o visitando páginas radicales en Facebook. En el entorno actual, vemos numerosos ejemplos del proceso de adoctrinamiento, desde el interés hasta el reclutamiento, pasando por la ejecución de una misión real, que se produce completamente en línea.

La reclutamiento y adoctrinación en línea tienen grandes ventajas sobre las comunicaciones tradicionales. Los grupos terroristas pueden llegar a un público incalculablemente amplio. Sin necesidad de viajar, el coste es mínimo, no se necesita apoyo logístico o de transporte, y las probabilidades de detección son bajas. Además, los recién radicalizados no tienen por qué hacer las maletas y dirigirse a Oriente Medio: los grupos yihadistas fomentan los atentados en casa para evitar el riesgo de infiltración durante los viajes.

Los medios sociales difieren de los medios tradicionales en varios aspectos fundamentales. Permiten a cualquier grupo terrorista llegar a una gran audiencia y hacer circular su mensaje por todo el mundo, y proporcionan una forma de garantizar que la propaganda del grupo viva para siempre en línea. Y los medios sociales son democráticos en el sentido de que permiten que cualquiera publique o acceda a la información en línea. Los medios sociales se utilizan a menudo para incitar al miedo en el público en general y lanzar amenazas (utilizando los tweets como un método), crear un sentido de comunidad, radicalizar a otros, idealizar la ley islámica y el Estado Islámico, y ofrecer consejos de viaje y logística para los reclutas.

¿Cómo se mantienen este tipo de redes?

Casi todos los negocios actuales, lícitos o ilícitos, comprenden la importancia de crear comunidades en línea. Incluso los pequeños comercios familiares que eran reacios a ofrecer Wifi a sus clientes o a crear un sitio web para comercializar su negocio saben que, si quieren tener éxito y aumentar su base de clientes, una comunidad en línea es una buena manera de empezar. Y las instituciones de enseñanza superior se dan cuenta de que, para seguir siendo relevantes, deben ofrecer sistemáticamente cursos y programas de grado en línea. Las comunidades en línea se consideran una forma de organizar a las personas y realizar el trabajo en colaboración, más allá de las fronteras geográficas y demográficas. El mundo está empezando a comprender que las comunidades en línea no son sólo para socializar; también sirven para hacer cosas.

YouTube es uno de los medios sociales que los terroristas están utilizando con mayor eficacia. Sus vídeos de reclutamiento en línea tienen incluso bandas sonoras de música hip-hop producida de forma impecable. Esta plataforma inmensamente popular recibe decenas de miles de vídeos nuevos cada día, y los usuarios ven más de cien millones al día, lo que hace que el contenido sea difícil de supervisar. Según las estadísticas proporcionadas por YouTube, cada minuto se suben al sitio 300 horas de vídeos. Debido al enorme volumen de vídeos que se añaden al sitio cada día, YouTube se enfrenta a la hercúlea tarea de filtrar el contenido terrorista. El sitio muestra una etiqueta «promueve el terrorismo» debajo de todos los vídeos y confía en que los espectadores utilicen esta etiqueta para marcar el contenido inapropiado para su eliminación. Aun así, el sitio no puede seguir el ritmo de la avalancha de nuevos contenidos. Aunque las autoridades han identificado una serie de piezas de propaganda yihadista (algunas de ellas vistas por miles de personas), éstas suelen ser sustituidas casi tan pronto como se eliminan.

Los ejemplos más extremos los podemos apreciar en los intentos de radicalización a través de los videojuegos. Los grupos terroristas llevan utilizando la tecnología de los videojuegos en sus esfuerzos de reclutamiento desde principios de la primera década de este siglo. Sin embargo, recientemente, los esfuerzos del ISIL (Estado Islámico en Irak) han alcanzado niveles sin precedentes en cuanto a escala y capacidades. Adaptando el videojuego más popular de 2012, Grand Theft Auto, ha creado sus propias modificaciones para que los jugadores puedan encarnar a miembros del ISIS en combate. Las modificaciones específicas realizadas en el juego incluyen a militantes del ISIS matando a agentes de la ley y atacando convoyes militares con explosivos, y a francotiradores del EIIL disparando a soldados estadounidenses.

Entonces, ¿cómo se para todo esto? El proceso puede empezar por privar a los grupos extremistas de su atractivo sociorreligioso. Si el propio mensaje que el grupo promueve puede ser desacreditado como una enseñanza falsa y una mala interpretación obscena del Islam, la propia razón para unirse al grupo se desvanece. Despojar al grupo de su legitimidad disminuirá tanto su comunidad de apoyo como su grupo de reclutas.