Necrofilia: parafilias que llegan al extremo

¿Qué es la necrofilia?

La necrofilia describe una parafilia en la que un individuo se siente excitado o atraído por las fantasías o el contacto sexual potencialmente directo con los muertos. Los expertos y los legisladores consideran la práctica explícita de la necrofilia como no consentida debido a la incapacidad del individuo fallecido para dar su consentimiento. Aunque la necrofilia es bastante rara, se ha producido en todo el mundo durante siglos.

También llamada «Tanatofilia» o «Necrolagnia», la necrofilia es una dolencia de atracción sexual por los cadáveres. Se trata de una fascinación patológica por los cadáveres humanos, que a menudo adopta la forma de un deseo de mantener relaciones sexuales o actividades sexuales con ellos. Es un delito que se castiga con prisión o multa, o ambas cosas, según las leyes de los respectivos países.

Para ser diagnosticado como necrófilo, uno debe experimentar al menos seis meses de impulsos o fantasías intensas y recurrentes que impliquen el contacto sexual con un cadáver. Según el DSM-V, el manual utilizado por los profesionales de la salud para diagnosticar los trastornos mentales y conductuales, estos sentimientos deben alterar el comportamiento de la persona o causarle un malestar significativo. El grupo demográfico principal de los necrófilos es el de los varones heterosexuales con edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, pero se han registrado casos de homosexuales y mujeres necrófilas.

En 1989, Jonathan Rosman y Philip Resnick clasificaron la necrofilia en tres tipos en función de los actos de los necrófilos (personas que practican la necrofilia) sobre los cadáveres, como Necrofilia Homicida- el necrófilo bajo esta categoría asesina a una persona para obtener el cadáver para su gratificación sexual; Necrofilia Regular- en esta el necrófilo usa cuerpos ya muertos para su placer sexual; Fantasía Necrofílica- estos necrófilos solo fantasean con la actividad sexual con cadáveres sin llevar a cabo ningún acto necrofílico.

Clasificación actual de las conductas necrófilas

  1. Role players: Estas personas sólo son ligeramente patológicas, ya que parecen disfrutar de una especie de juego de roles. No tienen relaciones sexuales con un cadáver, sino que obtienen una intensa excitación al tener relaciones sexuales con una persona viva que pretende estar muerta. Es una especie de juego de rol sexual. Algunos autores han llamado a esta práctica pseudonecrofilia.
  2. Necrófilos románticos (romantic necrophiles): Estas personas sólo muestran tendencias necrófilas muy leves. Son las personas normales en duelo, que no soportan la separación de sus seres queridos o no parecen estar de acuerdo con que sus seres queridos hayan muerto. Momifican el cuerpo muerto o partes de él y siguen relacionándose sexualmente con ellos como lo hacían en vida. Su psicopatología es sólo de carácter transitorio, y normalmente se recuperan con el paso del tiempo.
  3. Necrófilos fantasiosos (necrophilic fantasizers): Estos necrófilos no mantienen relaciones sexuales con los muertos. Se contentan simplemente con fantasear con relaciones sexuales con los muertos. Pueden visitar cementerios y funerarias a menudo con este propósito, y la mera visión de los cadáveres puede darles placer erótico.
  4. Necrófilos táctiles (tactile necrophiles): Disfrutan tocando, acariciando partes del cuerpo muerto, como los genitales o los pechos, o quizás lamiéndolos. Algunos pueden incluso aceptar trabajos como asistentes de mortuorios, o algún otro trabajo relacionado con los muertos, porque quieren estar cerca de los cadáveres.
  5. Necrófilos fetichistas (fetishistic necrophiles): Estos necrófilos siguen sin realizar ninguna actividad copulatoria con los muertos, en cambio, si se encuentran con un cadáver y si se presenta la oportunidad, cortan alguna parte del cuerpo para actividades fetichistas posteriores. Incluso pueden guardar alguna porción del cuerpo muerto (vello púbico o un dedo quizás) en el bolsillo para una estimulación erótica continua, o a veces pueden llevarlo como amuleto para un placer similar. Algunos quitan la ropa, especialmente las bragas o incluso los tampones de los cadáveres para guardarlos como objetos fetiche. Estos pervertidos son necrofetichistas, y su parafilia se conoce como necrofetichismo.
  6. Necromutilomaníacos (necromutilomaniacs): Estos individuos tampoco mantienen relaciones sexuales con los muertos, pero su placer erótico proviene de la mutilación del cadáver y la masturbación simultánea. En algunos casos, el ofensor puede comer partes del cadáver como parte de la gratificación sexual.
  7. Necrófilos oportunistas (opportunistic necrophiles): Normalmente se contentan con tener relaciones sexuales con los vivos y no se les ocurriría mantener relaciones sexuales con los muertos, sin embargo, si surgiera la oportunidad, lo harían.
  8. Necrófilos regulares (regular necrophiles): No disfrutan de las relaciones sexuales con los vivos, incluso si esta opción estuviera disponible para ellos. En su lugar, buscarían un cadáver con el que mantener relaciones sexuales, ya que obtienen más placer al tener sexo con un cadáver. Los necrófilos regulares pueden tener relaciones sexuales con los vivos de vez en cuando, pero su preferencia sigue siendo el sexo con los muertos.
  9. Necrófilos homicidas (homicidal necrophiles): Esta es la categoría más peligrosa de los necrófilos. Necesitan tener relaciones sexuales con un cadáver hasta el punto de recurrir a matar. También se les conoce como necrófilos violentos o lagnonectors (personas que matan para tener sexo con el cadáver), y la práctica se conoce a menudo como homicidofilia. El término «necrofilia caliente» puede aplicarse a estos casos, ya que el coito se intenta con cuerpos frescos, recientemente muertos.
  10. Necrófilos exclusivos (exclusive necrophiles): Este grupo, que es quizás el más raro de todos, no es necesariamente el más peligroso. Estos delincuentes sólo necesitan cadáveres para mantener relaciones sexuales, son incapaces de mantener relaciones con los vivos. Dado que los cadáveres son una necesidad absoluta para ellos para el sexo, pueden hacer cualquier cosa para conseguirlos. Si un determinado necrófilo es capaz de mantener relaciones sexuales con una persona viva de cualquier sexo o de cualquier edad, no estaría incluido en esta clase.

¿Qué puede causar la necrófilia?

El deseo de tener relaciones sexuales con personas muertas puede surgir de un intenso miedo a interactuar con posibles parejas vivas. Los necrófilos pueden ver los cadáveres como algo emocional o físicamente no amenazante, presentando así una salida más fácil para la atracción, los actos y la expresión sexual. Algunos necrófilos pueden sentirse atraídos por el hecho de que los cadáveres no pueden rechazarlos, no estar de acuerdo, manipularlos o abusar de ellos. Esta observación plantea la cuestión de si el cadáver tiene realmente la capacidad de dar su consentimiento (o no). También pueden disfrutar de la sensación de tener todo el control. A menudo, el aspecto del sexo no consentido es lo que más atrae al individuo; una persona se ha convertido esencialmente en un objeto y existe únicamente para el placer del otro. Por lo tanto, también es una forma extrema de objetivación.

Los necrófilos que actúan según sus deseos a veces sufren una falta de inhibiciones sexuales, incapacidad para reconocer los límites sociales o una falta general de remordimiento por las consecuencias de sus actos. Ciertas condiciones psicológicas, como la psicopatía o la sociopatía, incluyen una incapacidad para experimentar sentimientos de empatía. Los necrófilos que asesinan para obtener cadáveres (o que mutilan o se comen los cadáveres después de mantener relaciones sexuales) tienen más probabilidades de padecer estas condiciones.

Famosos necrófilos a lo largo de la historia

Jeffrey Dahmer

Jeffrey Dahmer es, sin duda, uno de los necrófilos más abiertos. Tras su detención en 1991, concedió varias entrevistas y expuso sus motivos para asesinar a varios hombres y mantener relaciones sexuales con sus restos: «El único motivo que había era controlar completamente a una persona, una persona que me pareciera físicamente atractiva. Y mantenerlos conmigo el mayor tiempo posible, incluso si eso significaba sólo mantener una parte de ellos».

Edmund Kemper

Ed Kemper, alias el Asesino de las Mujeres, era similar a Jeffrey Dahmer en el sentido de que intentaba establecer una conexión personal con las mujeres a las que atacaba, aunque de la peor manera posible. Uno tiene la sensación de que cada vez que Kemper tomaba otra víctima, lo equiparaba a una cita. Enterró la cabeza de una víctima en el patio trasero «con la cara vuelta hacia la ventana de mi habitación y, a veces por la noche, le hablaba, diciéndole cosas de amor, como se hace con una novia o una esposa».

Earle Nelson

Nelson era conocido como «el asesino gorila» o «el hombre gorila». Era un devoto pentecostal con problemas sexuales muy arraigados. Su forma favorita de matar era fingir que iba a alquilar un apartamento y, después de ganarse la confianza de su posible arrendador, lo estrangulaba, mantenía relaciones sexuales con sus restos y, a veces, escondía el cuerpo bajo la cama. Nelson nunca admitió del todo ser un asesino o un necrófilo, y la mayoría de las citas de su juicio hablan de que sólo Dios podía juzgarle.

John Christie

En el transcurso de la carrera de varios años de John Christie como asesino y necrófilo, redefinió lo que significaba tener sexo con cadáveres, y participó en el clásico pasatiempo de los asesinos en serie de esconder los restos humanos bajo el suelo o enterrados en el jardín. Aunque nunca habló de mantener relaciones sexuales con sus víctimas, es obvio que se trataba de una forma final de tortura.

Henry Lee Lucas

Henry Lee Lucas era propenso a contar historias falsas, cuando no a mentir abiertamente sobre su vida, por lo que es difícil saber qué hizo y qué no hizo realmente. Al ser capturado, confesó cientos de asesinatos, e incluso dijo que un programa satánico del gobierno le decía a quién tenía que matar (era todo un asunto). Este tipo de extravagancia también se aplica a sus declaraciones sobre la necrofilia. En diferentes ocasiones, Lucas señaló que el 5% de sus víctimas fueron asesinadas para poder tener sexo con los cuerpos; sin embargo, también ha afirmado que nunca mató a nadie con el propósito de tener sexo. «El sexo es uno de mis puntos débiles. Consigo sexo de cualquier manera. Si tengo que forzar a alguien para conseguirlo, lo hago. Si no, no lo hago. Las violo; lo he hecho. He matado animales para tener sexo con ellos. He tenido sexo mientras estaban vivos. No he matado a nadie por sexo».

Dennis Nilsen

De 1978 a 1983, atrapó y asesinó a hombres, luego bañó y vistió sus cuerpos para tenerlos cerca hasta que finalmente los diseccionó y almacenó las partes de sus cuerpos en sus apartamentos de Londres. Antes de las disecciones, besaba, hablaba y se acostaba con los hombres muertos, tratándolos como novios. Durante su confesión, Nilsen se mantuvo firme en el hecho de que nunca penetró a ninguna de sus víctimas después de asesinarlas, y se aseguró de que la policía supiera que sólo se masturbaba sobre los cuerpos o utilizaba los muslos de sus víctimas para excitarse. Decía que sus víctimas eran «demasiado perfectas y hermosas para el patético ritual del sexo vulgar».

Ted Bundy

Es el asesino en serie que pensó que podía engañar al sistema de justicia estadounidense representándose a sí mismo en los tribunales. Pero antes de todo eso, era un tipo más que tenía un serio fetiche ritual cuando se trataba de tener relaciones sexuales con sus víctimas. Su rutina solía consistir en matar a una mujer y arrojar su cuerpo en algún lugar del bosque, para luego regresar en una fecha posterior a desvestir su cadáver y tener sexo con él. A veces incluso les pintaba las uñas y les hacía fotos.

Fuente
Aggrawal, A. (2016). A new classification of necrophilia. Journal of Forensic and Legal Medicine, 16(6), 316–320. https://www.academia.edu/27412898/A_new_classification_of_necrophilia