La teoría del conflicto

¿Qué es la teoría del conflicto?

La teoría del conflicto, propuesta por primera vez por Karl Marx, es una teoría según la cual la sociedad se encuentra en un estado de conflicto perpetuo debido a la competencia por los recursos limitados. La teoría del conflicto sostiene que el orden social se mantiene mediante la dominación y el poder, en lugar de mediante el consenso y la conformidad. Según la teoría del conflicto, los que tienen la riqueza y el poder tratan de mantenerlo por cualquier medio, principalmente suprimiendo a los pobres y a los que no tienen poder. Una premisa básica de la teoría del conflicto es que los individuos y los grupos dentro de la sociedad trabajarán para tratar de maximizar su propia riqueza y poder.

  • La teoría del conflicto se centra en la competencia entre grupos de la sociedad por los recursos limitados.
  • La teoría del conflicto considera las instituciones sociales y económicas como herramientas de la lucha entre grupos o clases, utilizadas para mantener la desigualdad y el dominio de la clase dominante.
  • La teoría marxista del conflicto considera que la sociedad está dividida en función de la clase económica entre la clase obrera proletaria y la clase dominante burguesa.
  • Las versiones posteriores de la teoría del conflicto examinan otras dimensiones del conflicto entre facciones capitalistas y entre diversos grupos sociales, religiosos y de otro tipo.

¿Qué debemos entender de la teoría del conflicto?

La teoría del conflicto se ha utilizado para explicar una amplia gama de fenómenos sociales, como las guerras, las revoluciones, la pobreza, la discriminación y la violencia doméstica. Atribuye la mayoría de los desarrollos fundamentales de la historia de la humanidad, como la democracia y los derechos civiles, a los intentos capitalistas de controlar a las masas en contraposición a un deseo de orden social. Los principios centrales de la teoría del conflicto son los conceptos de desigualdad social, la división de los recursos y los conflictos que existen entre las diferentes clases socioeconómicas.

Muchos tipos de conflictos sociales a lo largo de la historia pueden explicarse utilizando los principios centrales de la teoría del conflicto. Algunos teóricos, incluido Marx, creen que el conflicto social es la fuerza que, en última instancia, impulsa el cambio y el desarrollo de la sociedad.

La versión de Marx de la teoría del conflicto se centra en el conflicto entre dos clases primarias. Cada clase está formada por un grupo de personas vinculadas por intereses mutuos y un cierto grado de propiedad. Marx teorizó sobre la burguesía, un grupo de personas que representaba a los miembros de la sociedad que poseen la mayoría de la riqueza y los medios. El proletariado es el otro grupo: incluye a los considerados como clase obrera o pobres.

Con el surgimiento del capitalismo, Marx teorizó que la burguesía, una minoría dentro de la población, utilizaría su influencia para oprimir al proletariado, la clase mayoritaria. Esta forma de pensar está vinculada a una imagen común asociada con los modelos de sociedad basados en la teoría del conflicto. Los partidarios de esta filosofía tienden a creer en una disposición piramidal en términos de cómo se distribuyen los bienes y servicios en la sociedad; en la cima de la pirámide hay un pequeño grupo de élites que dictan los términos y condiciones a la mayor parte de la sociedad porque tienen una cantidad desmesurada de control sobre los recursos y el poder.

Se predijo que la distribución desigual dentro de la sociedad se mantendría a través de la coerción ideológica, la burguesía forzaría la aceptación de las condiciones actuales por parte del proletariado. La teoría del conflicto supone que la élite establecerá sistemas de leyes, tradiciones y otras estructuras sociales para seguir apoyando su propio dominio e impedir que otros se unan a sus filas. Marx teorizó que, a medida que la clase trabajadora y los pobres se vieran sometidos a condiciones cada vez peores, una conciencia colectiva aumentaría el conocimiento de la desigualdad, lo que podría desembocar en una revuelta. Si, después de la revuelta, las condiciones se ajustaban para favorecer las preocupaciones del proletariado, el círculo del conflicto acabaría repitiéndose pero en la dirección opuesta. Los burgueses acabarían convirtiéndose en agresores y revoltosos, aferrándose al retorno de las estructuras que antes mantenían su dominio.

Supuestos de la teoría del conflicto

En la teoría del conflicto actual, hay cuatro supuestos principales que son útiles para comprender: la competencia, la revolución, la desigualdad estructural y la guerra.

Competencia

Los teóricos del conflicto creen que la competencia es una constante y, a veces, un factor abrumador en casi todas las relaciones e interacciones humanas. La competencia existe como resultado de la escasez de recursos, incluidos los recursos materiales: dinero, propiedades, productos básicos, etc. Además de los recursos materiales, los individuos y grupos de una sociedad también compiten por los recursos intangibles. Estos pueden incluir el tiempo de ocio, el dominio, el estatus social, las parejas sexuales, etc. Los teóricos del conflicto parten de la base de que la competencia es la norma en lugar de la cooperación.

Revolución

Dado que los teóricos del conflicto parten de la base de que el conflicto se produce entre clases sociales, uno de los resultados de este conflicto es un acontecimiento revolucionario. La idea es que el cambio en una dinámica de poder entre grupos no se produce como resultado de una adaptación gradual. Más bien, se produce como síntoma de un conflicto entre estos grupos. De este modo, los cambios en una dinámica de poder suelen ser abruptos y de gran escala, en lugar de graduales y evolutivos.

Desigualdad estructural

Un supuesto importante de la teoría del conflicto es que las relaciones humanas y las estructuras sociales experimentan desigualdades de poder. De este modo, algunos individuos y grupos desarrollan intrínsecamente más poder y recompensa que otros. Por ello, aquellos individuos y grupos que se benefician de una estructura particular de la sociedad tienden a trabajar para mantener esas estructuras como una forma de retener y aumentar su poder.

La guerra

Los teóricos del conflicto tienden a ver la guerra como unificador o como un «limpiador» de las sociedades. En la teoría del conflicto, la guerra es el resultado de un conflicto acumulativo y creciente entre individuos y grupos, y entre sociedades enteras. En el contexto de la guerra, una sociedad puede unificarse en algunos aspectos, pero el conflicto sigue existiendo entre múltiples sociedades. Por otro lado, la guerra también puede provocar el fin total de una sociedad.

Ejemplos de la teoría del conflicto

Los teóricos del conflicto señalan la crisis financiera de 2008 y los subsiguientes rescates bancarios como buenos ejemplos de la teoría del conflicto en la vida real, según los autores Alan Sears y James Cairns en su libro A Good Book, in Theory. Consideran que la crisis financiera es el resultado inevitable de las desigualdades e inestabilidades del sistema económico mundial, que permite a los mayores bancos e instituciones evitar la supervisión gubernamental y asumir enormes riesgos que sólo recompensan a unos pocos elegidos.

Sears y Cairns señalan que los grandes bancos y las grandes empresas recibieron posteriormente fondos de rescate de los mismos gobiernos que afirmaban no tener fondos suficientes para programas sociales a gran escala, como la sanidad universal. Esta dicotomía apoya un supuesto fundamental de la teoría del conflicto, que es que las instituciones políticas y las prácticas culturales dominantes favorecen a los grupos e individuos dominantes.

Este ejemplo ilustra que el conflicto puede ser inherente a todo tipo de relaciones, incluidas las que no parecen ser antagónicas en la superficie. También muestra que incluso un escenario sencillo puede dar lugar a múltiples capas de conflicto.

Fuente
Hayes, A. (2021, agosto 21). Conflict Theory. Investopedia.com. https://www.investopedia.com/terms/c/conflict-theory.asp

Investigación criminal

Una investigación criminal se produce tras la comisión de un hecho delictivo, y con ella se busca esclarecer las causas del hecho, recoger pruebas y encontrar a los autores responsables…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!