La influencia de Jeremy Bentham en la Criminología

¿Quién fue Jeremy Bentham?

Jeremy Bentham es un famoso filósofo británico de la Ilustración. Contribuyó a la filosofía política y también al campo de la criminología. En aquella época la criminología no tenía nombre. Algunas personas habían empezado a preguntarse por qué se producía la delincuencia y cómo podía reducirse. Bentham fue una de estas personas. Como abogado y miembro del Parlamento, estas cuestiones eran muy pertinentes para él.

Bentham nació en una familia acomodada de Londres. Su padre también había sido diputado y abogado. Bentham asistió a la escuela de Westminster, situada junto al Parlamento. Westminster era una de las principales escuelas para la clase media alta. Los hijos de abogados y banqueros de gran éxito asistían a ella, mientras que los aristócratas rara vez lo hacían. Bentham era un prodigio y dominaba rápidamente el latín y el griego antiguo. Estas materias eran entonces el pilar de la educación británica. La idea era que la sabiduría de los antiguos civilizaría a los británicos y les enseñaría a ser la mejor nación. Los británicos pensaban que podían beneficiarse de los ejemplos de la civilización más importante del pasado. Bentham fue un bibliófilo de toda la vida y vivió en un entorno muy propicio para el aprendizaje académico. A los 12 años ingresó en el Queen’ College de Oxford. Oxford era entonces una universidad exclusivamente masculina. Matricularse a los 12 años era algo excepcional incluso en aquella época. Al cabo de tres años se graduó con una licenciatura. Fue una tarea menos exigente de lo que se puede imaginar. No había exámenes escritos, sólo orales. La obtención del título era principalmente una cuestión de presentación. Además, no existía un sistema de clasificación de títulos.

Más tarde, Bentham fue llamado al Colegio de Abogados de Inglaterra y Gales. También en este caso se trató de un caso en el que simplemente se pasó por el Colegio de Abogados el tiempo suficiente para recoger algunas pinceladas de derecho de los abogados en ejercicio. Al cabo de un tiempo, se reconocía que el chico en cuestión ya tenía suficiente jurisprudencia en su cabeza. El Colegio de Abogados era minúsculo, pues sólo contaba con unos pocos cientos de abogados. A pesar de ser abogado, Bentham nunca ejerció, sino que se hizo elegir para el Parlamento. En aquella época, sólo un pequeño número de hombres acomodados podía votar.

Bentham vio que el gobierno del Reino Unido era muy irracional. Era un gobierno por, para y de los ricos. Hacían leyes a su medida. No había coherencia en cuanto a quién se le permitía votar. Esto variaba enormemente de una circunscripción a otra. Además, la población y el tamaño geográfico de una circunscripción varían enormemente. Bentham deseaba equiparar las circunscripciones. Parecía ridículo que fuera tan inconsistente.

La ley y el gobierno se basaban a menudo en preceptos teológicos. El derecho divino de los reyes sólo lo creían entonces los ultra tories. Parecían reconocer que el Parlamento había cambiado la línea de sucesión, pero se persuadían de que eso había sido obra de la voluntad divina. Otras facciones políticas se dieron cuenta de que la Corona estaba en manos del Parlamento. Sin embargo, la gente creía que Dios había ordenado que las naciones tuvieran monarcas y había puesto a la nobleza por encima de las órdenes medias y de las órdenes inferiores. El igualitarismo estaba a la orden del día, las mujeres estaban naturalmente subordinadas y poseían mucho menos entendimiento que los hombres, mucho de esto se podía encontrar en la Santa Biblia.

Los castigos eran severos, los delitos violentos se castigaban de forma leve siempre que no se matara a la víctima. El asesinato se castigaba con la horca, colgarlos no era una caída clínica que llevara a la rotura de las vértebras de la columna vertebral, colgar a alguien en aquella época era permitir que la persona se estrangulara. Este espeluznante espectáculo público atraía a multitud de espectadores. Hubo azotes públicos, marcas e incluso quemaduras en la hoguera como castigos. A Bentham le repugnaba esta celebración pública de la barbarie.

La gente podía ser condenada a muerte por una serie de delitos. Algunas personas eran ejecutadas por hurto mayor, que consistía en robar tan sólo una cartera. La Biblia permitía los castigos físicos y la pena de muerte. Como casi todo el mundo creía en el cristianismo y consideraba que la Biblia era inerrante, estos castigos no eran muy controvertidos.

¿Cómo influyo Jeremy Bentham en la criminología?

Aunque Bentham era un cristiano creyente, encontró que la justificación bíblica del statu quo era una tontería. También le incomodaba que la gente afirmara que todos estos horrendos castigos eran éticos. El bien y el mal se juzgaban sobre la base de lo que decía la Biblia y no sobre el efecto que tenían las acciones en las personas.

Bentham decidió volver a los primeros principios. Quería que la gente evitara el sufrimiento y, en cambio, experimentara la alegría. Por lo tanto, redefinió la moralidad como una forma de promover la felicidad y disminuir el sufrimiento. Esto condujo a su mundialmente famoso axioma «the greatest happiness of the greatest number».

Los ricos tendían a ser extremadamente egoístas. Muchos de ellos consideraban que era su derecho divino dominar al resto. Se resistían descaradamente a los intentos de permitir que incluso la clase media tuviera voz y voto en el gobierno. Poseían la mayor parte de la riqueza y parecían decididos a mantenerla. Millones de personas vivían en la más abyecta penuria, con una alimentación insuficiente y poca leña. Muchos niños llevaban trapos y no tenían zapatos. La sugerencia de que los ricos pagaran más impuestos para aliviar la extrema pobreza de las masas trabajadoras fue ferozmente resistida por la mayoría de las clases propietarias. Las clases altas decían que los derechos de propiedad eran inviolables. Había individuos que hacían donaciones a la caridad. Incluso ellos solían resistirse al argumento de que tenían la obligación moral de ayudar a los indigentes. Consideraban que era su elección dar a los necesitados, pero que no les correspondía hacerlo. Bentham creía que el gobierno debe hacer lo que es beneficioso para la mayoría de la gente y no sólo lo que es bueno para la pequeña minoría que tiene el derecho de voto.

Bentham inventó el cálculo de la felicidad. Se trataba de juzgar la moralidad de un acto por su tendencia a aumentar o disminuir la felicidad. La felicidad debe juzgarse según varios criterios. Entre ellos, la propincuidad, es decir, el grado de proximidad; la pureza, es decir, el grado de ausencia de aleatoriedad; la certeza, etc.

Bentham aplicó estos principios al castigo. Creía que la gente cometía delitos para obtener un beneficio, normalmente material. Reconocía que la mayoría de los ladrones eran pobres y no tenían otra forma de ganarse la vida. Se enfrentaban a la soga si eran atrapados, lo que le condujo a pensar que debían estar desesperados para correr ese riesgo. Se dio cuenta de que las condiciones sociales les obligaban más o menos a robar.

El castigo consiste en infligir sufrimiento, Bentham se dio cuenta de que esto era ético, siempre y cuando redujera la cantidad total de sufrimiento al reducir la delincuencia. Consideraba que el carácter público del castigo era deseable, esto se debe a que demuestra al mundo cuáles son las consecuencias de cometer un delito.

Otras críticas de Bentham a la sociedad en la que vivió

Bentham se daba cuenta de que era extraño lo que se consideraba un delito en aquella época. Cortar un árbol en Downing Street era un delito. Que un británico cometiera un asesinato, un secuestro o una violación en África no era un delito según la ley inglesa. Los desgraciados de África Occidental eran secuestrados por británicos y llevados al otro lado del océano para obligarlos a trabajar como esclavos. Esto era lo más inmoral posible y, sin embargo, todo era legal en la legislación inglesa. Los que se beneficiaban de esta sórdida práctica eran a menudo poderosos políticos y eran tratados con gran estima.

Bentham también creía que las mujeres eran tan inteligentes como los hombres. Casi no publicaron libros porque tenían poca educación, muy pocos editores se atreverían a publicar un libro de una mujer. Creía que el bajo rendimiento femenino era ambiental y no natural, estaban condicionadas a no aprender. Las consideraba capaces de desempeñar todas las profesiones que hacían los hombres. Se pronunció a favor de la igualdad total de sexos. Una vez más, esto chocaba con las enseñanzas de las Escrituras.

Inteligencia criminal

¿Qué podemos entender por Inteligencia Criminal? La inteligencia criminal se caracteriza por abordar el análisis y la interpretación de un asunto o una situación desde un enfoque multidisciplinar, la integración…

Falsificación documental

¿A qué nos referimos cuándo hablamos de falsificación? La falsificación se refiere a la falsificación de una firma sin permiso, a la fabricación de un documento falso o de otro…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!