¿Por qué algunos testimonios no son fiables?

El testimonio de los testigos oculares ha sido la norma de oro para los juicios penales durante mucho, mucho tiempo. Si la policía podía obtener la identificación de una víctima o de un testigo, podía proceder esencialmente al juicio. Lo mismo ocurre con los juicios civiles. La declaración de un testigo ocular sobre quién tuvo la culpa en un accidente, o el estado de un mecanismo (tanto si el testigo tenía experiencia o familiaridad con ese dispositivo como si no) añade crédito a un argumento que se traslada a la credibilidad de las cuestiones.

Lo irónico es que cuando la vida, la libertad, la reputación o el dinero de otra persona dependen de la fiabilidad de un simple recuerdo de algo -y ese «algo» puede haber sido visto fugazmente, quizá con mala luz, sin contexto o incluso con un truco de ojo- el porcentaje de declaraciones falsas de testigos es muy alto.

Los recuerdos no van más allá de la influencia.

Uno de los problemas es que puede transcurrir mucho tiempo entre un suceso y la celebración de un juicio. Muchas personas se juegan mucho en el resultado y, por lo tanto, tratarán de influir en el testigo de alguna manera sutil, a veces con la intención de hacer que el testigo recuerde una versión más peligrosa.

A un testigo que describió al autor del crimen como un hombre alto y joven se le podría mostrar una rueda de reconocimiento de posibles sospechosos con un joven alto (la persona de la que el fiscal puede sospechar y a la que desea condenar) junto a otros cuatro hombres más bajos y mayores. Naturalmente, el testigo se inclinará por el hombre alto. Más tarde, en el tribunal, después de que el testigo haya sido elogiado una y otra vez por «haber hecho la elección correcta», validando así su selección, ya sea correcta o incorrecta, tendrá la confianza necesaria para identificar afirmativamente al acusado en el juicio. El hombre alto podría ser inocente, y el verdadero autor podría seguir suelto, y listo para continuar con su ola de crímenes.

Los recuerdos se pueden fabricar.

En un estudio reciente de la Dra. Elizabeth Loftus, se eligieron sujetos para ser «jurados» en un juicio experimental simulado (en esencia, un juicio presentado con pruebas como si fuera un procedimiento real, pero sin consecuencias reales para el acusado, que es un actor). A los «jurados» se les presentaron los hechos de un robo y un asesinato, y luego se les hizo una presentación por parte de un «fiscal», seguida de una presentación por parte de un «abogado defensor». En la primera versión, las pruebas eran sólo circunstanciales. Los «jurados» deliberaron y emitieron veredictos, y sólo el 18% de los «jurados» declararon culpable al «acusado».

La presentación se recreó para otro grupo de «jurados», pero esta vez se contó con el testimonio de un actor que interpretaba al dependiente de la tienda que supuestamente había sido robada. Manteniendo todo lo demás constante, el 72% de los «jurados» declararon culpable al acusado.

Los recuerdos, como se descubrió en esta prueba, pueden ser manipulados en función de lo que se les dé a los sujetos para influir en la opinión final. Los sujetos a los que se les dio la primera serie de hechos circunstanciales recordaban las cosas de forma diferente a los que estaban convencidos de que las pruebas estaban respaldadas por un testigo. La forma en que los sujetos aceptaron la información y luego la recordaron para deliberar tiene que ver con que los recuerdos se fabrican, en esencia, se manipulan.

Los viejos adagios no se aplican.

Mucha gente supone que la memoria funciona como un dispositivo de grabación o una cámara de vídeo en miniatura en nuestro cerebro que recoge los hechos tal y como son, y nos los reproduce en un momento posterior en perfecta sincronía con lo ocurrido. Incluso Sigmund Freud enseñó que los recuerdos a largo plazo se almacenan en lo más profundo de la mente inconsciente, demasiado profundo para ser perturbado por las experiencias actuales, y estos recuerdos profundos pueden perseguirnos e influir en nuestros comportamientos para siempre. Esto simplemente no es cierto, y no es biológicamente o fisiológicamente posible. Al igual que los ordenadores, nuestro cerebro descompone los datos en partes minúsculas y los almacena donde haya espacio. Si los enlaces a la historia completa se corrompen, el archivo cambia -o se corrompe- en la forma de recordarlo.

Los recuerdos pueden evolucionar.

Los científicos describen la formación de los recuerdos como el resultado de las neuronas que se unen dentro del cerebro para formar conexiones, cambiando los contactos celulares de forma que se almacenan trozos de información en algún lugar de nuestro cerebro. Con el tiempo, podemos acumular hasta un cuatrillón (un millón de billones) de bits de información en bolsas que se agolpan y se densifican. No existe un orden ni una jerarquía de importancia para cada uno de los bits. A medida que añadimos nuevas experiencias y observaciones a estos bolsillos de forma aleatoria, parte de la información puede perderse, otra puede contaminarse con otros bits de información y otra puede incluso reconstruirse para crear una experiencia que nunca tuvimos.

Tu cerebro puede perder el hilo, por completo.

En un estudio reciente, se mostraron a los sujetos quince diseños de una moneda de un centavo estadounidense. Uno de ellos era real y los demás eran variaciones. Tras años de ver, contar, mirar y poseer monedas de un centavo, menos de la mitad de los sujetos recordaban el aspecto de la moneda real y podían elegir la versión correcta.

Christopher Chabris y Daniel Simons realizaron una prueba -el test del gorila invisible- en la que se pedía a los sujetos que vieran un breve vídeo de tres niños vestidos de blanco lanzando una pelota de baloncesto de un lado a otro, y de tres niños vestidos de negro lanzando también otra pelota de baloncesto de un lado a otro. Se pidió a los espectadores que contaran cuántos pases hicieron los niños de camisa blanca en 90 segundos. Al final, se les preguntó cuántos pases, pero luego se les sorprendió con otra pregunta. ¿Vieron a la mujer con traje de gorila caminar por el vídeo durante nueve segundos? La mitad de los espectadores sencillamente no la vieron, y cuando revisaron el vídeo, acusaron a los responsables de la prueba de sustituirlo por otro.

Los recuerdos pueden ciertamente desvanecerse, como proclaman las viejas canciones y poemas, pero también pueden crecer. Cada vez que evocamos un recuerdo, éste se reconstruye y posiblemente puede cambiar, influenciado por acontecimientos similares más recientes, por los comentarios o sugerencias de otras personas o incluso por una nueva comprensión.