El impacto del maltrato doméstico en los niños

La violencia doméstica es un delito y se anima a las víctimas a denunciar a sus agresores lo antes posible. Lamentablemente, el maltrato doméstico suele tener un impacto significativo en los niños que lo presencian o que viven en un entorno donde se producen los abusos. Y lo que es más preocupante, los maltratadores pueden a veces dirigir sus ataques también a los niños.

El siguiente artículo explora las formas en que el abuso doméstico puede afectar a los niños y cómo las víctimas pueden ser protegidas y escapar de la situación.

¿Qué es la violencia doméstica?

La violencia doméstica se refiere al maltrato de una persona contra su pareja y suele llevarse a cabo dentro del hogar. Esto significa que las víctimas de la violencia doméstica a menudo sufren sin que los demás lo sepan y esto puede tener graves repercusiones en los niños, a veces físicamente, pero casi seguro que emocionalmente.

El maltrato doméstico puede ser físico, psicológico, emocional, sexual o puede implicar que el agresor controle y limite el acceso a las finanzas. Este tipo de maltrato suele suponer un cambio en el comportamiento de las víctimas para cumplir con las exigencias del maltratador y con la esperanza de apaciguar su ira.

Es raro que la violencia doméstica sea un hecho puntual y los incidentes suelen ser más frecuentes y a menudo más graves con el paso del tiempo.

¿Cómo puede afectar el maltrato doméstico a un niño?

Los niños que viven en entornos en los que hay maltrato doméstico pueden verse afectados de varias maneras, tanto directa como indirectamente. Sus respuestas a lo que sufren y ven también pueden variar. Algunos niños responden con ansiedad, miedo y confusión, mientras que otros sufren de ira y su comportamiento se vuelve más difícil de entender y manejar. Lamentablemente, muchos niños sienten que deben mantener el abuso en secreto, por lo que sufren en silencio y no buscan el apoyo de los demás.

No es de extrañar que los niños respondan al estrés que están viviendo de diversas maneras, muchas de las cuales pueden estar fuera de su carácter. Esto puede incluir:

  • Volverse retraído o actuar con timidez y nerviosismo ante los demás
  • Volverse más enojado o agresivo
  • Intimidar
  • Destrozar su propiedad y la de los demás
  • Mal comportamiento en la escuela
  • Dificultades de aprendizaje
  • Desórdenes alimenticios
  • Mala salud, incluyendo dolores de cabeza, fatiga, dolores y molestias
  • Abuso de sustancias
  • Búsqueda de atención o volverse «pegajoso».
  • Inseguridad
  • Ser excesivamente apegado a la realidad
  • Pesadillas y otras dificultades para dormir
  • Apego excesivo a las personas, sobre todo a los hermanos y a los parientes o amigos cercanos.
  • Ansiedad y depresión

¿Es probable que un niño crezca siendo maltratador?

Algunas personas creen que los niños que han sufrido o presenciado malos tratos en el hogar tienen más probabilidades de convertirse en maltratadores cuando crecen. Esto no es cierto y muchos niños que han crecido en un hogar con malos tratos sienten repulsión por este tipo de comportamiento y son más conscientes de cómo tratan a los demás.

Existe el riesgo de que los niños que han sido testigos del maltrato doméstico tengan más dificultades para entender qué tipo de comportamiento es aceptable. Si le preocupa su hijo y su propio entorno doméstico, lo siguiente puede ayudar a gestionar las respuestas del niño:

  • Hable abiertamente con su hijo sobre lo que ha visto y experimentado. Responda a sus preguntas y sea sincero con él sobre qué tipo de comportamiento es irracional e incorrecto. Asegúrese de hablar con el niño utilizando un lenguaje que pueda entender.
  • Enséñele a su hijo que abusar de las personas no es aceptable y que va en contra de la ley.
  • Asegure a su hijo que el maltrato no es culpa suya.
  • Anime a su hijo a entablar amistades sólidas y a mantener la confianza en usted y en los demás. Esto ayudará a su hijo a sentirse apoyado y menos aislado.
  • Anime a su hijo a presenciar y experimentar un trato bueno y respetuoso en entornos domésticos para que tenga ejemplos de lo que es un comportamiento correcto.
  • Ayude a su hijo a discutir y procesar sus emociones y respuestas. Actúe con calma cuando le hablen y responda con empatía y comprensión.
  • Enseñe a su hijo a ponerse en contacto con los servicios de emergencia llamando al 999. Así se sentirá más seguro y sabrá a dónde dirigirse en caso de emergencia.
  • Asegúrate de que tu hijo sabe que no debe intervenir si te están atacando. Es fundamental que permanezcan seguros y que no sientan que es su trabajo protegerte.
  • Hágale ver que pedir ayuda es positivo y sea su ejemplo buscando apoyo usted mismo.
  • Recuerde a su hijo que le quiere con frecuencia y refuerce su autoestima siempre que pueda. Felicítale regularmente, interésate por sus intereses y anímale a desarrollar su imaginación y las actividades que le gustan.

The impact of domestic abuse on children – LocalSolicitors.Com. (s/f). Localsolicitors.com. Recuperado el 30 de septiembre de 2021