Criminología crítica

La criminología crítica es un término que engloba una serie de teorías y perspectivas criminológicas que cuestionan de forma sustancial los supuestos básicos de la criminología convencional y ofrecen enfoques alternativos para entender la delincuencia y su control.

Criminología dominante VS Criminología crítica

Los criminólogos críticos se refieren a veces a la criminología dominante como criminología administrativa, de gestión, correccional o positivista. Se considera que su enfoque es excesivamente estrecho y está dirigido predominantemente a los delincuentes individuales, la delincuencia callejera y la ingeniería social en nombre del Estado. Las perspectivas criminológicas críticas rechazan las pretensiones de objetividad científica de la criminología dominante, así como el estatus privilegiado del método científico. Aunque algunos criminólogos críticos aplican un enfoque empírico con el uso de análisis cuantitativos, gran parte de la criminología crítica adopta un enfoque interpretativo y cualitativo para la comprensión de la realidad social en el ámbito de la delincuencia y su control. La distribución desigual del poder o de los recursos materiales en las sociedades contemporáneas constituye un punto de partida unificador para todas las corrientes de la criminología crítica.

Los criminólogos críticos tienden a abogar por un cierto nivel de compromiso directo con la gama de injusticias sociales tan vívidamente expuestas por su análisis y la aplicación de la teoría a la acción. Todas las diferentes corrientes de la criminología crítica defienden la posibilidad de llevar a cabo reformas o transformaciones fundamentales en la sociedad que promuevan una mayor igualdad y una mejor calidad de vida para los desfavorecidos y los privados de derechos, no sólo para los miembros privilegiados de la sociedad, y una sociedad más humana y auténtica para todos. Las formas dominantes de control social, desde las prácticas policiales hasta las políticas penales, son un objetivo común de las críticas por ser fundamentales para perpetuar las injusticias, por ser profundamente parciales y por ser contraproducentes para lograr cambios positivos tanto en los individuos como en las condiciones sociales.

La delincuencia y su control son las principales preocupaciones de la gente en todo el mundo. La percepción pública de la delincuencia y su control está distorsionada en muchos aspectos por las representaciones de los medios de comunicación y los programas de los gobernantes. La inmensa importancia de la criminología crítica, por lo tanto, radica en su capacidad para exponer los mitos convencionales sobre la delincuencia y su control y para proporcionar una base alternativa para la comprensión de estas dimensiones tremendamente consecuentes de nuestra existencia social.

Orígenes de la Criminología crítica

La criminología crítica contemporánea hunde sus raíces en una serie de perspectivas teóricas que han planteado una crítica tanto a las condiciones existentes en la sociedad como a las teorías convencionales o establecidas que pretenden explicar la sociedad, los fenómenos sociales y el comportamiento social. La teoría marxista ha sido una fuente de inspiración para algunas corrientes influyentes de la criminología crítica, aunque ha sido un error común caracterizar a todos los criminólogos críticos como marxistas o neomarxistas. Karl Marx y su estrecho colaborador Friedrich Engels no desarrollaron una teoría criminológica sistemática, pero es posible extrapolar de su obra una perspectiva marxista generalizada sobre el crimen y el derecho penal. La clase propietaria es culpable del peor crimen: la brutal explotación de la clase obrera. La revolución es una forma de contra-violencia, entonces, y es necesaria y moralmente justificada. El Estado y la propia ley sirven en última instancia a los intereses de la clase propietaria. Los seres humanos no son por naturaleza egocéntricos, codiciosos y depredadores, pero pueden llegar a serlo bajo ciertas condiciones sociales. La delincuencia convencional es, en esencia, un producto de la pobreza extrema y la privación de derechos económicos y de las «falsas necesidades» y los efectos deshumanizadores y desmoralizadores del sistema capitalista. Sin embargo, la delincuencia convencional no es un medio admirable ni eficaz para la acción revolucionaria, y con demasiada frecuencia enfrenta a los pobres con los pobres. Marx también consideraba el crimen como «productivo» -quizás irónicamente- en la medida en que proporciona oportunidades de empleo y negocio para muchos. En una sociedad auténticamente comunista, el Estado y la ley desaparecerán, y la ley formal será sustituida por una forma de justicia comunitaria. Los seres humanos vivirán en un estado de armonía y cooperación, sin crimen.

Principales corrientes de la Criminología Crítica

A. Criminología pacificadora

La forma contemporánea de la criminología pacificadora es principalmente el producto de dos conocidos, prolíficos y muy originales criminólogos críticos: Richard Quinney y Harold Pepinsky. Ambos han colaborado en la elaboración de la principal obra sobre el tema, Criminology as Peacemaking (1991). Los temas básicos de una criminología pacificadora han sido identificados de forma concisa de la siguiente manera: conexión, cuidado y atención. El sufrimiento personal y el sufrimiento en el mundo se consideran inseparables. Debemos evitar personalizar el mal y construir falsos esquemas que encasillen a los seres humanos como ciudadanos honorables o delincuentes reprobables. En su lugar, debemos centrarnos en nuestra humanidad común y elegir formas afirmativas de llegar a los demás e interactuar con ellos. Las respuestas al problema de la delincuencia deben empezar por atendernos a nosotros mismos como seres humanos; tenemos que sufrir con el delincuente en lugar de hacer que el delincuente sufra por nosotros. En conjunto, la criminología pacificadora exige una transformación fundamental en nuestra forma de pensar sobre la delincuencia y la justicia penal.

La criminología pacificadora es, desde cualquier punto de vista, un desafío herético a los supuestos dominantes de las perspectivas criminológicas dominantes. Puede ser criticada como una forma de utopía, pero como mínimo sirve de antídoto provocador contra el cinismo o el pesimismo explícitos o implícitos de otras perspectivas criminológicas. La criminología pacificadora tiene cierta afinidad con una criminología anárquica o abolicionista, pero esta última perspectiva está más directamente asociada a la controvertida propuesta de que estaríamos mejor sin un Estado formal (y sus leyes) y estaríamos mejor sin prisiones y sin un sistema judicial formal. La criminología pacificadora también puede relacionarse con el movimiento de justicia restaurativa, que se encuentra en plena expansión y que aboga por un cambio del sistema de justicia retributiva, centrado en la identificación y el castigo de los autores de los delitos, a un sistema centrado en la reparación del daño mediante un esfuerzo de cooperación en el que participen el acusado, la víctima y la comunidad. El enfoque de la justicia reparadora ha sido adoptado por una parte de la comunidad mayoritaria (e incluso conservadora), y al menos algunos criminólogos críticos creen que ha sido cooptado por el sistema de justicia penal. Otros, sin embargo, creen que sigue teniendo un potencial progresista. El trabajo de los criminólogos pacifistas se ha dirigido a sensibilizar a la gente sobre las respuestas contraproducentes e inherentemente injustas a las formas convencionales de delincuencia.

B. Criminología posmodernista

Aunque se ha identificado una criminología posmodernista como una corriente de la criminología crítica, el pensamiento posmoderno en sí mismo no está necesariamente vinculado a una agenda progresista; por el contrario, gran parte del pensamiento posmodernista se considera conscientemente apolítico o inherentemente conservador y reaccionario.

Cualquier intento de caracterizar una criminología posmoderna -o el propio pensamiento posmoderno- tropieza con dificultades. La mejor manera de describirla es como un conjunto suelto de temas y tendencias. Los posmodernos rechazan los conceptos totalizadores (por ejemplo, el Estado), rechazan el positivismo y rechazan el potencial de la acción colectiva para transformar la sociedad. El postmodernismo sostiene que la modernidad ya no es liberadora, sino que se ha convertido en una fuerza de subyugación, opresión y represión. Para el postmodernismo, el lenguaje desempeña el papel central en la experiencia humana de la realidad. La «deconstrucción» posmodernista de los textos expone la inestabilidad y la relatividad del significado en el mundo. Dentro de la criminología crítica específicamente, Stuart Henry y Dragan Milovanovic han realizado un esfuerzo pionero -que denominan criminología constitutiva- para integrar elementos del pensamiento posmodernista con el proyecto criminológico crítico. Se preocupan especialmente por destacar el papel de la ideología, las prácticas discursivas, los símbolos y los datos sensoriales en la producción de significado en el ámbito de la delincuencia. Deben entender cómo aquellos que participan en el crimen, que buscan controlarlo y que lo estudian «coproducen» su significado.

C. Criminología feminista

Esta perspectiva se ha centrado especialmente en exponer los patrones generales del patriarcalismo y la dominación masculina en todos los ámbitos relacionados con la delincuencia y el sistema jurídico. Independientemente de sus diferencias, feministas como Meda Chesney-Lind, Carol Smart y Kathleen Daly han estado bastante unidas a la hora de identificar y oponerse a los acuerdos sociales que contribuyen a la opresión de las mujeres. Las formas directas de violencia masculina (por ejemplo, la violación y el abuso del cónyuge) dirigidas a las mujeres han sido inevitablemente una de las principales preocupaciones de la criminología feminista. Además de las formas de delincuencia que se dirigen específica y directamente a las mujeres, las criminólogas feministas también han tratado de demostrar la vulnerabilidad más amplia de las mujeres ante una serie de delitos que no se encuentran en esta categoría, como la explotación de la mano de obra por parte de las empresas multinacionales en los talleres de explotación en los países en desarrollo. Al menos algunas criminólogas feministas también se han centrado en la naturaleza de la participación femenina en el comportamiento delictivo y en las fuerzas sociales y culturales que han llevado a un mayor nivel de participación femenina en dicha actividad en la era más reciente. Algunas formas de actividad ilegal (y desviada) siempre han implicado a las mujeres en un grado significativo, con la prostitución y el trabajo sexual como principales ejemplos. Las criminólogas feministas que han estudiado la participación de las mujeres en el trabajo sexual no han sido unificadas en su caracterización de estas delincuentes -¿son víctimas explotadas o mujeres liberadas?- y, de hecho, no se ha adoptado una perspectiva criminológica feminista única. Históricamente, la investigación criminológica se ha centrado mayoritariamente en los delincuentes masculinos.

El movimiento feminista, desde la década de 1970, ha tenido un impacto significativo en una amplia gama de actitudes culturales y políticas sociales, y las criminólogas feministas han desempeñado algún papel en la promoción de políticas, como la reforma de las leyes de violación para disminuir la victimización adicional de las víctimas de violación y el reconocimiento del acoso sexual como un delito importante. También han desempeñado un papel notable en la evaluación de los efectos reales de dichas iniciativas políticas.

D. Realismo de izquierda

Esta perspectiva surgió principalmente en Gran Bretaña y Canadá en el período posterior a 1985 como respuesta a las deficiencias analíticas y prácticas percibidas de la criminología radical, especialmente en su forma neomarxista. Jock Young, en Inglaterra, y Walter DeKeseredy, en Canadá, han sido los principales promotores de esta perspectiva. Los realistas de izquierda se dieron cuenta de que los derechistas pudieron adelantarse en gran medida a la cuestión de la delincuencia, porque el miedo a la delincuencia callejera es generalizado e intenso y suele tener más inmediatez que el miedo a la delincuencia de élite. Los radicales que ignoran la delincuencia callejera o, lo que es peor, que son vistos como románticos de los delincuentes callejeros, pierden toda credibilidad a los ojos de su mayor electorado potencial. Además, la criminología radical tradicional no tiene en cuenta que las principales víctimas de la delincuencia callejera son miembros desfavorecidos de la sociedad y que la delincuencia convencional persiste en las sociedades no capitalistas. Los realistas de izquierda también rechazan las interpretaciones unidimensionales de las medidas estatales contra la delincuencia callejera que las caracterizan exclusivamente como represión. Sin embargo, los realistas de izquierda niegan con vehemencia que su trabajo vaya en la misma dirección que el de los realistas de derecha, y difieren de éstos en muchos aspectos: Dan prioridad a la justicia social sobre el orden; rechazan las explicaciones biogenéticas e individualistas de la criminalidad y hacen hincapié en los factores estructurales; no son positivistas, en la medida en que se preocupan por el significado social de la delincuencia, así como por el comportamiento delictivo y los vínculos entre la elaboración de leyes y su incumplimiento; y son muy conscientes de las limitaciones de la intervención coercitiva y son más propensos a hacer hincapié en el control informal. La criminología realista de izquierdas insiste en prestar atención tanto a la comunidad como al Estado, tanto a la víctima como al delincuente. Sostiene que algunos métodos tradicionales de investigación criminológica pueden utilizarse para generar investigaciones que sirvan a objetivos progresistas. Algunos realistas de izquierdas se han centrado en los delitos de las empresas poderosas. En este caso, sin embargo, la tendencia ha sido pedir más regulación y sanciones más duras contra los infractores de la ley que causan un daño inmenso y demostrable, pero que han podido protegerse de la criminalización debido a su riqueza e influencia. En conjunto, puede decirse que los realistas de izquierdas defienden políticas y prácticas realistas y progresistas en relación con la delincuencia convencional y empresarial.

En los apartados anteriores se han identificado cuatro corrientes principales de la criminología crítica que son reconocidas como tales de forma universal. En las siguientes secciones, se identifican otras corrientes que cada vez más se reconocen como corrientes significativas de la criminología crítica.

Tensiones emergentes de la Criminología Crítica

A. Criminología de la actualidad y criminología pública

Karl Marx sostuvo que no hay que contentarse con explicar el mundo; hay que cambiarlo. Es una queja permanente sobre muchas formas de disciplinas académicas que son insulares y autocomplacientes y no tienen un impacto medible en el mundo «real». Ciertamente, no contribuyen a aliviar el sufrimiento humano, en sus diversas manifestaciones. Los criminólogos críticos pueden ser especialmente sensibles a este tipo de crítica y a la necesidad de alguna forma de praxis por la que se produzcan diferencias en el «mundo real». La criminología informativa, tal y como fue promovida originalmente por Gregg Barak, exige el compromiso directo de los criminólogos críticos con un amplio público mediante la búsqueda activa de oportunidades para transmitir una perspectiva criminológica crítica sobre cuestiones de delincuencia y justicia penal en los medios de comunicación de masas. Cada vez más, por supuesto, se reconoce que los esfuerzos para llegar a un público más amplio -especialmente a un público más joven- deben involucrar a Internet. En una línea algo paralela, Elliott Currie, entre otros, ha promovido recientemente una criminología pública con una dimensión crítica. Se considera que gran parte de la criminología -incluida parte de la criminología crítica- tiene un enfoque estrecho o adopta una terminología y unas formas de análisis que sólo son comprensibles para un pequeño número de otros criminólogos (de ideas afines), en lugar de abordar cuestiones de fondo apremiantes, como las perjudiciales políticas de justicia penal actuales, en formas -y foros- capaces de llegar a un público más amplio. Este tipo de iniciativas plantean la cuestión de si los criminólogos que elaboran las noticias o los criminólogos públicos pueden esperar de forma realista informar e implicar a un público que se resiste masivamente a este tipo de compromiso y que está distraído en gran medida por una formidable cultura del entretenimiento.

B. Criminología cultural

El reconocimiento de la dimensión profundamente estilística y simbólica de ciertas formas de infracción de la ley y de comportamiento desviado ha sido un objetivo primordial de la criminología cultural. Este enfoque criminológico crítico, iniciado por Jeff Ferrell, entre otros, ha tratado de proporcionar descripciones ricas o «densas» de las personas que viven al margen del orden social convencional, incluidos, entre otros, los consumidores de drogas, los escritores de grafitis, los motociclistas y los paracaidistas, basándose en un enfoque etnográfico que a menudo implica la observación directa de los participantes, así como en relatos autobiográficos y periodísticos. Los «delitos de estilo» que aborda la criminología cultural se entienden mejor en relación con el controvertido entorno político en el que se producen y como representaciones de valores culturales que desafían, en varios niveles, el sistema de valores culturales dominante de la sociedad contemporánea. Algunos críticos se han quejado de que los criminólogos culturales empatizan en exceso con los desviados sociales y los «forajidos» sobre los que escriben y que no aprecian adecuadamente la perspectiva y las legítimas preocupaciones de los miembros de la sociedad encargados de abordar sus actividades. Sin embargo, la criminología cultural nos proporciona una apreciación colorida y de múltiples capas de una serie de miembros marginados de la sociedad.

C. Criminología de los convictos

Los convictos de las prisiones han sido un importante foco de preocupación criminológica desde el principio. Sin embargo, una criminología de convictos recientemente establecida plantea la noción -bastante paralela a las afirmaciones hechas por las perspectivas criminológicas centradas en el género y la raza- de que la auténtica experiencia de los convictos de las prisiones a menudo no emerge completamente de los estudios de la criminología convencional o de gestión. Además, las personas que han cumplido condena en prisión también ofrecen una perspectiva única sobre las reformas penitenciarias. Varios ex convictos se han convertido en profesores de criminología y justicia penal y han publicado libros y artículos sobre la experiencia carcelaria. Al menos algunos de ellos se han convertido en una pieza clave en el desarrollo de la criminología de los convictos. Su conocimiento del mundo de las prisiones les hace especialmente aptos para realizar estudios etnográficos de la vida en prisión. También podría decirse que tienen una medida extra de credibilidad en las afirmaciones de que las políticas existentes de encarcelar a un gran número de delincuentes no violentos, incluidos muchos delincuentes de bajo nivel por drogas, y luego someterlos a condiciones degradantes y contraproducentes, no funcionan y deben ser abandonadas. En consecuencia, la criminología de los convictos adopta los temas centrales de la criminología crítica al pedir que se entienda la delincuencia y su control desde la base y al exponer las profundas limitaciones de las políticas públicas impuestas a un segmento de la población profundamente desfavorecido.

D. Criminología racial crítica

Si el género ha sido una variable importante en relación con la delincuencia y la justicia penal, la raza ha sido sin duda otra. En consecuencia, algunos criminólogos críticos se han centrado tanto en el papel histórico del racismo en la producción de un trato discriminatorio hacia las personas de color en todos los aspectos de la delincuencia y la justicia penal como en el papel que siguen desempeñando las formas perdurables (aunque menos manifiestas) de racismo en la promoción de imágenes de delincuentes y de políticas y prácticas en el procesamiento de los delincuentes. Es bien sabido que las minorías raciales -y los hombres afroamericanos en particular- están muy sobrerrepresentados en el sistema penitenciario, y parte del trabajo de los criminólogos de raza crítica se dirige a demostrar cómo esta sobrerrepresentación no sólo refleja elementos racistas arraigados en nuestro derecho penal y sistema de justicia penal, sino que también contribuye a sostener una lucrativa industria penitenciaria.

Más allá de las corrientes de la criminología crítica que se han analizado anteriormente, existen otras corrientes emergentes o propuestas, aunque está por ver si serán ampliamente adoptadas y ampliadas. La criminología queer explora las manifestaciones de la homofobia en el ámbito de la delincuencia y la justicia penal. La criminología verde expone y analiza las prácticas y políticas sociales que son perjudiciales para el medio ambiente. La criminología contracultural pide que se aborden las cuestiones «coloniales» que se han dejado de lado en la criminología convencional y en la criminología crítica. No cabe duda de que hoy en día hay algunos trabajos criminológicos críticos procedentes de países en vías de desarrollo que abordan los problemas de delincuencia y control de la misma que afligen a estos países y que, en la actualidad, suelen basarse en las tradiciones intelectuales indígenas, en lugar de limitarse a aplicar las teorías y los marcos occidentales. La criminología biocrítica es un llamamiento a los criminólogos críticos para que reconozcan que los genes desempeñan algún papel en, al menos, ciertas formas de comportamiento delictivo, y un esfuerzo de cooperación entre los criminólogos de orientación biosocial y los criminólogos críticos podría desentrañar las contribuciones relativas de la economía política, el entorno social y los factores biogenéticos en la aparición del comportamiento delictivo. La criminología crítica relacionada con las especies exige el reconocimiento de que los animales (o las especies distintas de la humana) son víctimas de una amplia gama de delitos por parte de las instituciones sociales y de seres humanos concretos.

Las preocupaciones sustantivas de la Criminología Crítica

Los criminólogos críticos han prestado atención a las formas convencionales de actividad delictiva -como la delincuencia callejera y el tráfico de drogas-, pero cuando lo han hecho, se han preocupado especialmente de demostrar cómo estas formas convencionales de criminalidad se entienden mejor en relación con los atributos de una economía política capitalista. En consecuencia, el enfoque de los criminólogos críticos sobre estas formas de delincuencia difiere del de la criminología convencional, que suele centrarse en los atributos individuales, los cálculos racionales y las actividades rutinarias, los factores situacionales y el entorno más inmediato.

El estudio de la violencia doméstica y la violación, con una serie de estudios que exploran las fuerzas culturales que promueven dicha violencia y que han llevado a su marginación en el pasado por parte del sistema de justicia penal, ha sido una de las principales preocupaciones de las criminólogas feministas y realistas de izquierda. También se ha estudiado el papel de las «masculinidades» en estos delitos, así como en diversas formas de delincuencia callejera. En reconocimiento de la mayor participación de las mujeres en las formas convencionales de delincuencia -como resultado de diversas fuerzas liberadoras dentro de la sociedad-, algunos criminólogos críticos han abordado cuestiones como los miembros femeninos de las bandas y su participación en la violencia de las bandas, con especial énfasis en las disparidades de poder.

Algunos criminólogos críticos se han centrado en nuevas formas de delincuencia, como los delitos de odio, que tienen un estatus controvertido dentro de la sociedad en general. El reto consiste en demostrar por qué estos delitos tienen consecuencias perjudiciales demostrables que justifican el reconocimiento de su carácter especial y por qué no deberían considerarse protegidos por el compromiso liberal tradicional con la libertad de expresión. Los grupos étnicos, raciales y sexuales minoritarios han sido uno de los objetivos favoritos de este tipo de delitos, y las comunidades de inmigrantes siguen siendo especialmente vulnerables.

Los criminólogos críticos han sido especialmente receptivos a la afirmación de que las formas más significativas de delincuencia son las cometidas por los poderosos, no por los impotentes. En consecuencia, algunos criminólogos críticos han hecho suyo el llamamiento de Sutherland para que se preste atención a la delincuencia de cuello blanco, haciendo especial hincapié en los delitos de las grandes y poderosas empresas. En las sociedades capitalistas, las empresas operan en un entorno de distribución desigual del poder de mercado y de presión incesante para aumentar los beneficios o el crecimiento, y violan las leyes cuando se considera que los beneficios potenciales de hacerlo superan los costes potenciales. La regulación estatal de la actividad empresarial se ve considerablemente inhibida por la desproporcionada influencia de las empresas en la elaboración y administración de las leyes y por la necesidad de los Estados de fomentar la acumulación de capital. Friedrich Engels -el colaborador de Marx- afirmó en el siglo XIX que la clase propietaria era culpable de asesinato porque es plenamente consciente de que los trabajadores de las fábricas y las minas morirán de forma violenta y prematura debido a las condiciones inseguras. En la actualidad, algunos criminólogos críticos se centran en la persistencia de los «delitos contra la seguridad» en el lugar de trabajo y en el relativo olvido que la mayoría de los criminólogos hacen de estos delitos. Otros se han ocupado de los delitos contra el medio ambiente llevados a cabo con el fin de maximizar los beneficios, y parece probable que la preocupación por estos delitos se intensifique en el futuro. La producción y distribución de una amplia gama de productos nocivos, desde los vehículos de transporte defectuosos hasta los productos farmacéuticos inseguros y los alimentos modificados genéticamente, son asuntos de interés permanente en este ámbito.

Los criminólogos críticos son los responsables de introducir en la literatura el concepto de delito estatal-corporativo, es decir, los daños demostrables (a menudo a gran escala) que se producen como consecuencia de la actividad cooperativa entre los organismos estatales y las empresas. La complicidad de varias grandes empresas, como I. G. Farben con el Estado nazi, en relación con el Holocausto, es un caso clásico de crimen de Estado-corporativo, pero hay muchos otros casos de este tipo en el mundo actual.

El término crímenes de la globalización se ha aplicado a las numerosas formas de daño que se producen en los países en desarrollo como consecuencia de las políticas y prácticas de instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio. A partir de 1999, las grandes protestas en Seattle, Washington, D.C. y otros lugares dirigidas a estas instituciones financieras demuestran que la indignación por algunas de sus actividades está muy extendida.

En 1988, Chambliss, cuyo trabajo tuvo una importante influencia en múltiples generaciones de criminólogos críticos, ocupaba el cargo de presidente de la Sociedad Americana de Criminología. Los criminólogos radicales y críticos no han sido elegidos habitualmente para ocupar puestos de liderazgo en las asociaciones criminológicas profesionales, aunque ha habido algunos otros casos de ese tipo de liderazgo. En su discurso presidencial, Chambliss se centró en la delincuencia organizada por el Estado. Al igual que Sutherland, casi 50 años antes, había instado a sus colegas criminólogos a prestar atención al tema, hasta entonces descuidado, de la delincuencia de cuello blanco, Chambliss, en una línea similar, fomentaba una mayor atención criminológica a los delitos de los estados, que habían sido casi totalmente ignorados por los criminólogos. En los años transcurridos, un número cada vez mayor de criminólogos críticos ha abordado una amplia gama de formas de delincuencia organizadas por el Estado, incluidos los crímenes del Estado nuclear, los crímenes de guerra y el crimen de genocidio. Una forma resurgente de militarismo en sociedades como la de Estados Unidos también ha sido objeto de la atención de algunos criminólogos críticos.

Algunos criminólogos críticos se han centrado en las diferentes formas en que los principales agentes de control social -incluyendo la policía, los tribunales y las prisiones- reflejan los valores e intereses de los estratos privilegiados y poderosos de la sociedad y, con demasiada frecuencia, realizan resultados represivos y contraproducentes. Los criminólogos críticos se preocupan por identificar formas de control social que sean cooperativas y constructivas. Para algunos criminólogos críticos, la pena de muerte -que Estados Unidos mantiene de forma casi exclusiva entre las naciones desarrolladas- es un digno foco de atención, en la medida en que pone de manifiesto de forma especialmente aguda las injusticias inherentes perpetradas por el sistema existente.

Por último, al menos algunos criminólogos críticos han prestado cierta atención a cuestiones que interesan principalmente a los académicos e investigadores en relación con sus actividades profesionales. En consecuencia, han abordado algunas de las cuestiones éticas que surgen en relación con la investigación criminológica, con especial atención a la influencia corruptora de la financiación corporativa y gubernamental de dicha investigación. Otros criminólogos críticos han abordado los retos que surgen en un contexto pedagógico: por un lado, exponer a los estudiantes, que suelen ser en gran medida relativamente conservadores o apolíticos en su perspectiva, a una perspectiva progresista, sin alienar o inspirar una hostilidad activa por parte de dichos estudiantes, y por otro lado, impartir programas, como el de justicia penal, que se ajusten a las expectativas de que los estudiantes se preparen para carreras como agentes del sistema de justicia penal y que, al mismo tiempo, aborden el carácter represivo e injusto de dicho sistema.

Conclusión

En cierto sentido, la criminología crítica ha tendido a reflejar el enfoque dominante de la criminología convencional sobre la delincuencia y su control dentro de una nación concreta; sin embargo, en el siglo XXI se reconoce cada vez más que muchas de las formas más significativas de delincuencia se producen en la esfera internacional, atraviesan las fronteras y sólo pueden entenderse y controlarse adecuadamente en el contexto de las fuerzas de la globalización. En consecuencia, un número cada vez mayor de criminólogos críticos ha abordado cuestiones como el colapso de los Estados en el marco de la economía mundial, los daños derivados de las políticas de instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, los delitos de las empresas multinacionales, la trata de seres humanos a través de las fronteras y el turismo sexual en un mundo globalizado, el tratamiento de las nuevas oleadas de inmigrantes y refugiados, el terrorismo internacional, la propagación del militarismo, las guerras preventivas como forma de crimen de Estado, la actuación policial transnacional, los tribunales internacionales de crímenes de guerra y la justicia transicional.

Aunque al menos algunos de estos temas han sido abordados ocasionalmente por los criminólogos de la corriente principal, los criminólogos críticos destacan el papel central de los desequilibrios de poder en todos estos ámbitos. En conjunto, es probable que los criminólogos críticos tengan cada vez más en cuenta el contexto globalizado ampliado, independientemente de su interés o enfoque especializado.

Por un lado, los criminólogos críticos reconocen plenamente el inmenso poder de los intereses corporativos -y de otros intereses y grupos privilegiados- para moldear la conciencia pública de manera que apoye una economía política capitalista y la amplia cultura popular que es uno de sus productos clave. El teórico neomarxista italiano Antonio Gramsci propuso la famosa noción de hegemonía para captar esta capacidad de los intereses privilegiados de influir en la conciencia pública de manera fundamental. Por otro lado, muchos criminólogos críticos también se sienten, en cierto modo, desconcertados y decepcionados por el hecho de que la perspectiva crítica de la economía política no haya logrado ganar más tracción entre un público más amplio. ¿Cuál es el destino futuro de la criminología crítica? La proyección más pesimista sería que las perspectivas convencionales y dominantes conseguirán marginar cada vez más a la criminología crítica. En una proyección más moderada, la criminología crítica continuará siendo una alternativa conspicua y de influencia mensurable a las formas dominantes de teoría y análisis criminológico, aunque también seguirá siendo eclipsada por la criminología dominante. En la proyección más optimista, la influencia y el impacto de la criminología crítica aumentarán exponencialmente en los años venideros, llegando incluso a eclipsar las formas de análisis dominantes. Para que alguna versión de este último escenario se haga realidad, tal vez deba producirse una «tormenta perfecta» de condiciones tanto objetivas como subjetivas (para seguir la célebre tesis del propio Marx): En el lado objetivo, se produciría la intensificación de algunas formas fundamentales de desigualdad e injusticia social y, en consecuencia, del sufrimiento humano. En el lado subjetivo, se tendría una «masa crítica» más ilustrada y autónoma de la ciudadanía que llega a reconocer tanto los fallos como las injusticias de los acuerdos y políticas existentes dentro de la economía política, y la persuasión inherente de las perspectivas críticas, incluida la de la criminología crítica. En un mundo en el que las desigualdades de poder y riqueza se han intensificado recientemente en ciertos aspectos significativos, parece más probable que la criminología crítica siga desempeñando un papel destacado en la búsqueda de sentido a la delincuencia y a su control, así como en la promoción de políticas alternativas para abordar el problema duradero de la delincuencia.