Crimesploitation y la realidad del true Crime

Desde los noticiarios nocturnos hasta las series policiales de ficción como Criminal Minds, el panorama mediático contemporáneo está repleto de espectáculos de crimen y castigo que pretenden atraer a un amplio público y generar beneficios. La explotación del crimen es una iteración particular de este tipo de espectáculo. Utilizamos el término para referirnos a los programas de telerrealidad que, desde la década de 1980, muestran a personas que no son actores cometiendo, detectando, persiguiendo y castigando conductas delictivas. Su estilo documental esta hecho para generar una sensación de verosimilitud que intensifica las cualidades emocionalmente estimulantes del espectáculo y lo distingue de las historias de crímenes ficticios. Los espectadores recuerdan constantemente que el drama que se desarrolla en la pantalla tiene consecuencias en la vida real.

Crimesploitation y cómo sacar beneficio de un suceso criminal

El Crimesploitation o explotación del crimen son un subconjunto de los programas de telerrealidad que abarca desde consumidores de heroína que se inyectan drogas en programas centrados en la adicción, hasta reclusos que son sacados de sus celdas por funcionarios de prisiones en programas centrados en la vida carcelaria, pasando por la detención de hombres que buscan sexo con menores en programas que muestran operaciones encubiertas. Muchas de las versiones son fácilmente reconocidas como «basura» y voyeuristas; otras, sin embargo, son alabadas por la crítica. Por ejemplo, una nueva oleada de programas de telerrealidad sobre el crimen en los últimos años, ejemplificada por la serie documental original de Netflix Making a Murderer, ha cosechado elogios por exponer los problemas del sistema de justicia penal. Sin embargo, la explotación del crimen siempre se aprovecha del sufrimiento humano bajo la pretensión de enseñar al público las causas y consecuencias del comportamiento criminal y los propósitos y efectos del castigo penal. El conocimiento que difunde constituye una especie de criminología y penología populares.

Sin embargo, al ser creados por las industrias del entretenimiento y de las noticias, más interesadas en obtener altos niveles de audiencia que en difundir conocimientos académicos sobre el crimen y el castigo, la criminología y la penología populares de crimesploitation difieren de sus homólogas académicas en aspectos importantes. En primer lugar, dado que se difunden ampliamente, los programas de true crime tienen posiblemente un mayor alcance que la investigación académica. Además, mientras que los objetivos de la criminología y la penología son explicar el comportamiento delictivo y las prácticas punitivas. Un objetivo tácito del estudio de la delincuencia y el castigo es reducir la frecuencia de la delincuencia y el castigo; la explotación del delito, por el contrario, se nutre del tema.

Además de explotar a las personas, en su mayoría no remuneradas, que aparecen en sus diversos programas, el crimesploitation se aprovecha de los actos dañinos (autodestrucción, daños a la propiedad, castigos extremos, etc.) para obtener beneficios para sus productores e inversores corporativos o, en el raro caso de las organizaciones de medios de comunicación sin ánimo de lucro, para aumentar su base de audiencia. El crimesploitation del crimen es, por tanto, una forma de «criminología popular»: es una fuente clave de la comprensión de la gente sobre el crimen y el castigo, pero no está interesada en explicar ni el comportamiento criminal ni las respuestas a dicho comportamiento de forma empírica o teóricamente sofisticada.

Aunque los programas de crimesploitation difieren de las películas clásicas de explotación del crimen, así como de sus descendientes de los años 60 y 703 , comparten tres de las características de sus predecesores: una apelación al deseo voyeurista de presenciar escenas de transgresión y castigo; el velamiento de esa apelación con afirmaciones del valor pedagógico y cívico del contenido; y unos costes de producción bajos que son posibles gracias a un formato sencillo.

¿Por qué engancha tanto el True Crime?

El crimesploitation se dirige al público de clase media y trabajadora. Sin embargo, la explotación de delitos dedica mucho menos tiempo a retratar a sus protagonistas como personas que alguna vez fueron respetables y con las que el público podría identificarse. En su lugar, presenta una vívida variedad de «otros» que van desde ladrones de poca monta hasta depredadores sexuales, que se convierten en objetos tanto de curiosidad como de asco.

Sin embargo, a pesar de dirigirse a los espectadores como ciudadanos respetables, el crimesploitation ofrece un viaje voyeurista a mundos en los que comportamientos y experiencias que normalmente están fuera de los límites son habituales. Por ejemplo, To Catch a Predator, Cops o Gangland se centran en la comisión, la detención y la respuesta a un comportamiento ilegal, a menudo en el mismo programa. Los episodios de To Catch a Predator muestran lo que supone cruzar la línea que separa la fantasía sexual de Internet de un encuentro en la vida real con una pareja prohibida; los episodios de Cops muestran los riesgos de vender drogas a desconocidos en la calle; Gangland ofrece conocimientos internos sobre cómo los miembros de las bandas deciden matar a sus enemigos.

El crimesploitation presenta a los criminales como ejemplos de los peligros de la autocomplacencia extrema, pero a la vez los convierte en un espectáculo, avivando y satisfaciendo el deseo del público de ver a personas con comportamientos transgresores. El crimesploitation favorece abiertamente la conformidad con un orden moral conservador, pero apela a un deseo tabú de presenciar el desorden. Se enmarca como ética, pero explota el dolor para obtener beneficios.

Fuente
Kaplan, P., & LaChance, D. (2017). Crimesploitation. Oxford University Press.