Procesos de descomposición cadavérica

¿En qué consiste la descomposición cadavérica?

Tras la muerte, el cuerpo humano suele descomponerse de una forma determinada y predecible, aunque inevitablemente sujeta a una serie de variables. Hasta cierto punto, el grado de descomposición puede utilizarse para estimar el tiempo transcurrido desde la muerte, aunque esto es todo lo que puede ser una estimación, ya que no existe ningún medio científico infalible para determinar el intervalo post-mortem. Independientemente de otros factores que afecten, la progresión puede dividirse normalmente en una serie de etapas distintas: fresca, hinchada, descomposición, post-decadencia y seca/esquelética. Cada etapa se asocia también con un período de tiempo aproximado durante el cual es probable que ocurra, sujeto a los factores que pueden alterar estos períodos de tiempo. Cada una de estas etapas se asocia también con la llegada de diferentes especies de insectos, aunque se puede leer más sobre esto en la página de entomología forense.

Etapas de la descomposición

Fresco (1-2 días)

Esta etapa comienza casi instantáneamente desde el momento de la muerte. Cuando el corazón deja de latir, las células del cuerpo se ven privadas de oxígeno y se producen cambios en el pH. Las células pierden gradualmente su integridad estructural y comienzan a descomponerse, liberando enzimas celulares que descomponen las células y los tejidos en un proceso conocido como autolisis, degradado por las propias enzimas del cuerpo. No habrá signos evidentes de descomposición, sin embargo internamente las bacterias del tracto gastrointestinal comienzan a digerir los tejidos blandos de los órganos. A lo largo de esta etapa pueden empezar a aparecer ciertos indicadores post mortem tempranos, como el livor mortis (acumulación de sangre en el cuerpo), el rigor mortis (rigidez de los músculos) y el algor mortis (reducción de la temperatura corporal).

Hinchazón (2-6 días)

Esta fase de descomposición incluye los primeros signos visibles de descomposición, a saber, la inflación del abdomen debido a la acumulación de diversos gases producidos por las bacterias en el interior del cadáver. Esta hinchazón es especialmente visible alrededor de la lengua y los ojos, ya que la acumulación de gases hace que sobresalgan. La piel puede mostrar un cierto cambio de color, adquiriendo un aspecto jaspeado debido a la transformación de la hemoglobina de la sangre en otros pigmentos. Pueden formarse burbujas de sangre en las fosas nasales y otros orificios. En este momento puede percibirse un olor a putrefacción.

Putrefacción (5-11 días)

El cadáver previamente inflado se desinfla y se liberan gases internos pútridos. A medida que los tejidos se descomponen, el cadáver aparece húmedo y se perciben fuertes olores. Varios compuestos contribuyen al potente olor de un cuerpo en descomposición, como la cadaverina, la putrescina, el escatol, el indol y una variedad de compuestos que contienen azufre. Aunque son malolientes para la mayoría, estos compuestos pútridos atraen a una serie de insectos. Los fluidos comienzan a salir del cadáver por cualquier orificio disponible, especialmente la nariz y la boca. Los órganos internos suelen descomponerse en un orden determinado, empezando por los intestinos y terminando por la próstata o el útero.

Post-Decadencia (10-24 días)

Al llegar a esta fase, la descomposición se ralentiza, ya que la mayor parte de la carne se ha desprendido del esqueleto, aunque puede quedar algo en las zonas más densas, como el abdomen. Los fuertes olores de la descomposición comienzan a disminuir, aunque puede persistir un olor parecido al del queso causado por el ácido butírico. Si el cuerpo se ha descompuesto en el suelo, el área alrededor del cadáver puede mostrar signos de muerte vegetal.

Etapa seca (más de 24 días)

La etapa final de la descomposición hace que los restos consistan principalmente en huesos, algo de piel seca y cartílago. En este punto no suele haber olor a descomposición.

Algor Mortis

La temperatura corporal central de un ser humano vivo es de aproximadamente 37ºC, aunque, como es de esperar, después de la muerte el cuerpo perderá calor gradualmente hasta que la temperatura corporal coincida con la temperatura ambiental (suponiendo que la temperatura del entorno sea más fría que la del cuerpo). Aunque se ha investigado la velocidad a la que se pierde la temperatura corporal, lo cierto es que la exactitud de este dato es cuestionable, ya que la pérdida de temperatura corporal se ve afectada por una serie de factores, como la ropa que lleva la víctima, el entorno, la forma en que se ha dejado el cuerpo (descubierto, enterrado, etc.) y el peso corporal de la víctima, por nombrar algunos.

Livor Mortis

También denominada hipóstasis o livideces, suele producirse relativamente pronto después de la muerte, haciéndose patente generalmente en una o dos horas. Como la circulación de la sangre se detiene cuando se produce la muerte, la sangre dentro del cuerpo sigue la gravedad y se deposita en las partes inferiores del cuerpo. El resultado es la acumulación visible de sangre y una cierta decoloración. Cuando el livor mortis se instala inicialmente, la decoloración es aún temporal y podría alterarse si se moviera el cuerpo. Sin embargo, después de aproximadamente 9 horas o más, la decoloración se fijará y no podrá cambiarse. Cualquier presión causada por ropa ajustada o ligaduras impedirá la hipóstasis, lo que se conoce como palidez por presión.

Rigor Mortis

Quizás uno de los procesos post mortem más conocidos, el rigor mortis se refiere a la rigidez de los músculos del cuerpo debido a ciertos cambios químicos. Tras la muerte, cesa la producción de trifosfato de adenosina (ATP), un compuesto necesario para el funcionamiento normal de los músculos. Se forman puentes químicos entre la miosina y la actina que, sin la presencia de ATP, son incapaces de separarse, con lo que el músculo acaba siendo incapaz de relajarse. Este estado continúa hasta que el complejo formado se degrada por la actividad enzimática. Este proceso comienza alrededor de 2 a 6 horas después de la muerte y suele durar entre 24 y 84 horas, dependiendo de la temperatura ambiental y del estado del cuerpo. Una temperatura más baja suele prolongar la duración. Transcurrido este tiempo, los músculos comienzan a relajarse. Durante el periodo de tiempo en el que se ha producido el rigor mortis, la rigidez de los músculos puede romperse moviendo físicamente las zonas del cuerpo afectadas.

Adipocere

También conocida como cera de cadáver o cera de tumba, la adipocera es un material ceroso de color gris o marrón claro compuesto principalmente por ácidos grasos saturados, que suele formarse aproximadamente un mes después de la muerte (pero se sabe que se forma hasta en 6 meses). Una vez formado, este material ceroso e insoluble puede permanecer durante décadas antes de descomponerse. Aunque el desarrollo de la adipocera no se entiende del todo, la teoría de la saponificación afirma que, en un entorno ideal, los ácidos grasos pueden hidrolizarse de la grasa corporal y conjugarse con iones metálicos como el calcio y el magnesio, lo que da lugar a la formación de adipocera (Takatori, 2001).

Las condiciones requeridas para la formación de esta sustancia son relativamente específicas, produciéndose mejor en condiciones cálidas en ausencia de oxígeno (condiciones anóxicas) pero con altos niveles de humedad. Hay varios factores que pueden influir en la formación de adipocera, como la causa de la muerte, las condiciones del cuerpo antes de morir, si el cuerpo fue enterrado o no y, en ese caso, cuánto tiempo pasó entre la muerte y el entierro, el pH y otras condiciones ambientales. La presencia de adipocera puede aportar ciertas ventajas a la hora de establecer el tiempo transcurrido desde la muerte, ya que puede ayudar a preservar ciertos rasgos del cuerpo.

Momificación

La momificación es un proceso que suele producirse en condiciones cálidas y áridas, y que acaba por desecar el cuerpo. Del mismo modo, también se han encontrado cadáveres momificados conservados en condiciones secas y frías. El cadáver resultante suele estar bastante bien conservado en comparación con los cadáveres que han sufrido el proceso de descomposición «típico», con un aspecto de color marrón y una piel arrugada y curtida, conservando ciertos aspectos de la apariencia y mejorando potencialmente la probabilidad de establecer la causa de la muerte.

Factores que afectan a la descomposición

El tiempo que tarda un cuerpo en descomponerse puede variar mucho debido a una amplia gama de factores que pueden afectar al proceso. Quizás el factor más importante en la velocidad de descomposición sea la temperatura y el entorno. Las temperaturas más cálidas acelerarán el proceso de descomposición, mientras que las más frías lo ralentizarán y, si son lo suficientemente frías, lo detendrán por completo. La temperatura afectará igualmente a la sucesión de insectos, que en última instancia afectará a la rapidez con la que se descompone el cuerpo. Las condiciones ambientales afectarán igualmente a las especies de insectos presentes en la zona, lo que a su vez repercutirá en el estado del cadáver en función de las especies que colonicen los restos. Un entorno seco y ventoso puede deshidratar un cadáver y provocar su momificación (véase más arriba).

El grado de protección de un cuerpo también influye en la velocidad de descomposición. Por ejemplo, un cuerpo envuelto en mantas o enterrado bajo unos metros de tierra estará mucho menos expuesto que un cadáver desnudo y sin enterrar expuesto a los elementos. Un cuerpo protegido también puede limitar la actividad de los insectos, lo que se traduce en una tasa de descomposición más lenta si los insectos no pueden acceder fácilmente al cadáver, además de retener el calor del cuerpo. Si un cuerpo se deja sumergido en el agua, la tasa de descomposición será normalmente mucho más lenta debido a las bajas temperaturas y a los niveles de oxígeno, a menos que el cadáver pueda flotar hasta la superficie, donde puede producirse la colonización de los insectos.

Cuando un cadáver se deja expuesto, inevitablemente atraerá a los carroñeros, lo que puede tener un efecto en la tasa aparente de descomposición. Aunque la colonización de insectos en los restos se conoce razonablemente bien y se pueden hacer estimaciones sobre el tiempo transcurrido desde la muerte estudiando éstos, la causa de la muerte puede afectar a la sucesión de insectos y, a su vez, al estado de descomposición. Por ejemplo, un cadáver con heridas abiertas puede introducir insectos en zonas del cuerpo antes de lo que normalmente se espera, lo que hace que el cuerpo parezca estar más descompuesto.

Si un cuerpo ha sido quemado, la piel y los tejidos pueden estar carbonizados y secos, lo que los hace inadecuados para el crecimiento microbiano y la colonización de ciertos insectos. Sin embargo, a la inversa, el fuego puede causar lesiones que, en última instancia, exponen más el cuerpo, acelerando el proceso de descomposición. Aunque no es un factor común que deba tenerse en cuenta, se sabe que ciertas drogas presentes en el cuerpo del fallecido afectan a la descomposición en términos de actividad de los insectos. Por ejemplo, se ha demostrado que la presencia de cocaína acelera el desarrollo de los insectos, lo que repercute en el estado del cadáver.

Investigación sobre la descomposición humana

El proceso de descomposición humana sigue siendo relativamente desconocido, por lo que actualmente se está llevando a cabo una gran cantidad de investigaciones con la esperanza de comprenderlo mejor. Numerosas instalaciones se centran ahora en la investigación de la descomposición, a menudo denominadas granjas de cadáveres, siendo quizás la más famosa la Instalación de Investigación Antropológica de la Universidad de Tennessee Knoxville. Los restos humanos, a menudo donados, se dejan descomponer en una variedad de condiciones que pueden simular escenarios de la vida real. El resultado de esta investigación puede proporcionar información sobre el proceso de descomposición, la sucesión de insectos y cómo los diferentes factores pueden afectar a estos procedimientos. Además, a medida que se materialicen más instalaciones de investigación en todo el mundo, se podrá obtener información sobre la descomposición en diferentes países y climas. La investigación actual también está examinando las sustancias químicas producidas por el cuerpo durante el proceso de descomposición con el objetivo de determinar el tiempo transcurrido desde la muerte basándose en los compuestos volátiles emitidos en las diferentes etapas de la descomposición. Una mejor comprensión de los entresijos del proceso de descomposición puede ayudar, en última instancia, a mejorar la determinación del intervalo post mortem.

Fuente
Australian Museum. Stages of Decomposition. [online][Accessed 20 Feb 2015] Available: http://australianmuseum.net.au/movie/stages-of-decomposition

Jackson, A R W & Jackson, J M. Forensic Science. Harlow: Pearson Education Limited.

Lee Goff M. Early post-mortem changes and stages of decomposition in exposed cadavers. Exp Appl Acarol. 49 (2009), pp21-36.

Siegel, J & Mirakovits, K. Forensic Science: The Basics. Florida: CRC Press.

Takatori, T. The mechanism of human adipocere formation. Legal Medicine. 3 (2001), pp193-204.

Decomposition. (s/f). Aboutforensics.co.uk. Recuperado el 10 de noviembre de 2021, de https://aboutforensics.co.uk/decomposition/

Palinología forense

¿Qué es la Palinología forense? La palinología forense se refiere a la aplicación del estudio del polen y las esporas a asuntos jurídicos, a menudo utilizada para establecer vínculos entre…

Falsificación documental

¿A qué nos referimos cuándo hablamos de falsificación? La falsificación se refiere a la falsificación de una firma sin permiso, a la fabricación de un documento falso o de otro…

Análisis Del ADN

El ADN en la Ciencia Forense La mayoría de las células que componen el cuerpo humano son células diploides con un ADN idéntico, a excepción de los gametos haploides (óvulo…

Venta ilegal de vacunas COVID-19

Una nueva estafa se está aprovechando de la lentitud de la distribución de las vacunas Covid-19: los estafadores se hacen pasar por funcionarios de empresas farmacéuticas e incluso de conocidas…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!