Análisis de las manchas de sangre

El análisis de las manchas de sangre, que a menudo se encuentran en los lugares de los crímenes violentos, puede proporcionar pistas vitales sobre la ocurrencia de los hechos. Aunque el análisis de las manchas de sangre puede ser a veces un ámbito de estudio subjetivo y depender a menudo de la experiencia del investigador, la idea de que la sangre obedece a ciertas leyes físicas permite que el examen de la sangre en el lugar de los hechos y en los elementos de prueba ofrezca al menos una idea de lo que probablemente haya ocurrido.

La interpretación satisfactoria de los patrones de las manchas de sangre puede proporcionar pistas sobre la naturaleza del delito, la posible secuencia de los hechos, cualquier alteración del lugar que pueda haberse producido e incluso la posición de las personas y los objetos durante el incidente. Puede resultar beneficioso para refutar o corroborar los relatos de los testigos presenciales.

Tipos

El aspecto de una mancha de sangre puede depender de varios factores, como la velocidad a la que se desplazaba, la distancia recorrida, la cantidad de sangre, el ángulo de impacto y el tipo de objetivo sobre el que cae.

Gota única

Estas manchas de sangre suelen referirse a gotas de sangre que han caído verticalmente, ya sea de una persona herida o de otro objeto, y han caído sobre otra superficie. Cuando una gota de sangre cae perpendicularmente a una superficie, mantiene una forma esférica hasta que impacta. El tamaño y el aspecto de esta mancha dependerán de varios factores. El volumen de una sola gota de sangre variará en función de la cantidad de sangre presente y de la superficie disponible desde la que cae la gota. Como es de esperar, una mayor superficie permitirá que se forme una gota de sangre más grande antes de caer. La altura desde la que caiga la sangre afectará al tamaño de la mancha, ya que las mayores alturas tienden a dar lugar a manchas de sangre más grandes. Además, la propia superficie del objetivo causará un efecto, ya que las superficies absorbentes suelen producir manchas más pequeñas que los objetivos no absorbentes. La naturaleza del blanco puede alterar el aspecto de la mancha. Por ejemplo, una superficie rugosa del blanco puede provocar una mayor distorsión de la mancha e incluso manchas satélite, que son manchas adicionales que irradian hacia fuera. Una gota de sangre que caiga en una mancha de sangre existente dará lugar a un patrón de goteo.

Salpicadura por impacto

Este tipo de mancha de sangre es el resultado de un impacto fuerte entre un objeto y la sangre húmeda, que hace que la sangre se rompa en gotas más pequeñas. Una fuerza mayor suele producir gotas más pequeñas, y la densidad de las gotas de sangre disminuye al alejarse de la fuente de sangre inicial. El estudio de las salpicaduras de impacto puede proporcionar información sobre la posición relativa de las personas y los objetos durante un incidente y la naturaleza del mismo.

Manchas de sangre fundida

Las manchas de sangre desprendidas se producen cuando la fuerza centrífuga hace que las gotas de sangre caigan de un objeto ensangrentado en movimiento. Del mismo modo, los patrones de desprendimiento pueden ser el resultado de la desaceleración repentina de un objeto. En este caso, la sangre arrojada desde un objeto manchado de sangre, como un arma, puede producir patrones característicos de numerosas gotas de sangre individuales que forman una línea curva o recta. Si un objeto se mueve repetidamente, cada vez que se mueva se producirá una menor cantidad de gotas, ya que queda menos sangre en el objeto. Las manchas de sangre producidas de esta manera pueden ser particularmente difíciles de interpretar, ya que hay una gran variación posible en los patrones producidos. Sin embargo, dependiendo de la naturaleza del movimiento del objeto ensangrentado, la sangre derramada producirá al menos manchas relativamente lineales.

Manchas de sangre por transferencia

Las manchas de transferencia o contacto se producen cuando una superficie ensangrentada entra en contacto con otra superficie, transfiriendo la sangre a ese objetivo secundario. El estudio de este tipo de manchas de sangre puede resultar especialmente beneficioso para establecer una secuencia de acontecimientos en el lugar del incidente y rastrear el movimiento de objetos o individuos. En algunos casos, incluso puede ser posible establecer el objeto que probablemente causó la mancha de transferencia, por ejemplo, si se produce un patrón particular que puede ser rastreado hasta un objeto portador de sangre. Del mismo modo, estas manchas de sangre pueden ser dejadas por las manos de un individuo, lo que abre la posibilidad de obtener pruebas de huellas dactilares.

Patrón proyectado/mancha de daño arterial

Este tipo de mancha de sangre es el resultado de la descarga de sangre a presión sobre una superficie objetivo, por ejemplo, la eyección de sangre de una arteria perforada. Las zonas del cuerpo en las que las heridas pueden causar manchas de sangre arterial son la arteria carótida, la arteria radial en la muñeca, la arteria femoral en la parte interna del muslo, la arteria braquial en el brazo, las regiones temporales de la cabeza y la aorta (aunque el daño a la aorta es menos probable debido a la mayor protección de la cavidad torácica). La sangre es expulsada de la arteria mientras el corazón sigue bombeando y, a medida que la sangre se desplaza, se rompe en gotas individuales más pequeñas. Las manchas de sangre producidas suelen representar los latidos del corazón mientras la sangre es expulsada en chorros periódicos. Las manchas de sangre resultantes pueden variar en función de diversos factores, como si la víctima estaba inmóvil o en movimiento mientras se expulsaba la sangre, en qué parte del cuerpo se produjo la lesión y la extensión de la herida. Si la herida es de menor tamaño, naturalmente se producirán gotas de sangre más pequeñas, que posteriormente pueden ser expulsadas más lejos del lugar de la lesión que las gotas de sangre más grandes.

Manchas de charco

Las manchas de sangre encharcada se refieren a la acumulación de sangre en una superficie determinada, generalmente por una hemorragia prolongada de una herida o por la acumulación de sangre arterial. Si no hay un cuerpo en el lugar del incidente, dependiendo de la cantidad de sangre presente, puede incluso ser posible estimar de forma aproximada si es probable que la víctima esté viva o muerta en función de la cantidad de sangre que haya perdido.

Manchas de insectos

Se trata de manchas de sangre resultantes de la actividad de los insectos. La presencia de insectos, como las moscas, en el lugar de un incidente, sobre todo en el que hay sangre, no es infrecuente (véase la página de entomología forense). Las moscas pueden alimentarse de la sangre y los tejidos en el lugar de los hechos y luego, tras la regurgitación o la excreción, producen pequeñas manchas circulares conocidas como «flyspeck». Esta diminuta mancha podría confundirse con otras manchas de sangre, como la sangre expirada. Además, las pequeñas manchas adicionales pueden ser causadas por insectos que caminan a través de una mancha, esparciendo así la sangre.

Manchas de expiración

Este tipo de mancha de sangre, a menudo asociada a una lesión en las vías respiratorias, está causada por la tos o la expulsión de sangre por la boca. Las manchas suelen tener un aspecto ligeramente diluido debido a la presencia adicional de saliva o mucosidad. Cuando la sangre es expulsada de la boca, suele producir un patrón de manchas pequeñas y redondas que podría compararse con una fina niebla.

Examen de los patrones de las manchas de sangre

Para interpretar con éxito una mancha de sangre hay que tener en cuenta varios factores. La superficie sobre la que se encuentra la sangre puede influir en el comportamiento y el aspecto de la mancha. Por ejemplo, el patrón de una mancha de sangre puede tener un aspecto diferente si cae sobre una superficie absorbente, como un tejido, en lugar de una baldosa o un plástico. El estudio del estado de la mancha de sangre puede arrojar luz sobre el tiempo transcurrido desde que se derramó la sangre, ya que con el tiempo la sangre se coagula de forma natural (proceso por el que la sangre líquida se convierte en una sustancia gelatinosa a través de diversos factores de coagulación). Además, el grado de secado o coagulación dependerá de la cantidad de sangre presente; por ejemplo, una sola gota se secará mucho más rápido que un gran charco de sangre. Durante este proceso de coagulación pueden formarse manchas de suero, que se producen cuando el suero (parte líquida de la sangre) se separa.

Las manchas de sangre en el lugar de un incidente no siempre son visibles a simple vista, ya sea por la escasa cantidad de sangre presente o por la limpieza individual en un intento de eliminar las señales de derramamiento de sangre. A pesar del uso de reactivos de limpieza o incluso de intentar cubrir las manchas con pintura, por lo general quedarán rastros detectables, que pueden visualizarse utilizando diversos productos químicos o luz especializada. Aunque la sangre no es fluorescente bajo la luz ultravioleta como algunos fluidos corporales, se oscurece considerablemente, lo que aumenta su visibilidad. Además, se pueden utilizar determinados reactivos químicos para visualizar las manchas de sangre latentes. Estas pruebas, como el luminol y la fenolftaleína, suelen funcionar reaccionando con un componente de la sangre para producir algún tipo de quimioluminiscencia. Sin embargo, hay que recordar siempre que estas pruebas con reactivos químicos suelen ser presuntivas, lo que significa que sólo pueden indicar que la mancha es posiblemente de sangre. En realidad, otras sustancias pueden reaccionar con el reactivo de la misma manera.

La ausencia de una mancha de sangre puede ser igualmente reveladora. La ausencia de sangre en una mancha de sangre continua se conoce como vacío, y puede sugerir que algo o alguien estaba presente en esa zona cuando se produjo la mancha de sangre. Esto podría indicar que un objeto presente en el momento del incidente ha sido retirado de la escena, o que un individuo (o incluso varios individuos) estaban presentes en lugares específicos cuando se derramó la sangre.

Es fácil suponer erróneamente que la sangre encontrada en el lugar del incidente pertenece a una víctima, pero hay que tener en cuenta que algunas manchas de sangre pueden ser el resultado de que el agresor haya sido herido en algún momento. En cualquier caso, la información disponible a partir de la presencia de manchas de sangre no se limita al análisis del patrón de las manchas de sangre, sino también al análisis del ADN. Consulte la página de análisis de ADN para obtener más información.

Punto de origen – Direccionalidad y ángulo de impacto

En la reconstrucción de la escena de un incidente con manchas de sangre, a menudo resulta beneficioso establecer el punto de origen de las manchas de sangre, basándose en la direccionalidad y el ángulo de impacto. El examen de ciertas manchas de sangre puede permitir determinar la dirección de desplazamiento de la sangre al impactar contra el objetivo. Mientras que una gota que caiga perpendicularmente sobre una superficie (dependiendo del tipo de superficie) tenderá a producir un patrón más circular, las que caigan en ángulo darán lugar a una mancha alargada. El extremo cónico de esta mancha apuntará generalmente en la dirección en la que se desplazó la gota. Pequeñas cantidades de sangre pueden separarse completamente de la mancha principal, lo que se conoce como manchas satélite.

Aunque puede ser posible estimar la zona de origen simplemente mediante la observación visual de los patrones de las manchas de sangre, en algunos casos puede utilizarse la trigonometría para determinar un punto de origen más preciso. Dependiendo del tipo de mancha de sangre, puede ser posible establecer el ángulo en el que una gota de sangre golpeó un objetivo, denominado ángulo de impacto. Midiendo la relación entre la anchura de la mancha de sangre y la longitud, puede ser posible calcular el ángulo de impacto. Si se establece el ángulo de impacto de múltiples manchas de sangre, puede ser posible determinar la zona de convergencia (el punto en el que se unen las líneas de desplazamiento de múltiples manchas) mediante técnicas de encadenamiento y establecer la zona de origen.

Documentación y recogida

La documentación de las pruebas de las manchas de sangre se realiza normalmente mediante fotografías, que incluyen fotografías del lugar de los hechos en general e imágenes en primer plano de determinadas manchas de sangre. Se puede colocar una regla u otra forma de escala en la fotografía para dar una perspectiva del tamaño de la mancha de sangre. También se pueden utilizar bocetos e incluso vídeos para documentar más. La recogida de pruebas de manchas de sangre puede ser un asunto complejo, ya que las pruebas no se limitarán probablemente a un objeto pequeño que pueda retirarse fácilmente del lugar. Tras una rigurosa documentación de las pruebas, lo ideal es recoger las propias manchas de sangre. Esto puede implicar simplemente la retirada de objetos de la escena o, lo que es más problemático, de secciones de la alfombra o de grandes piezas de mobiliario. Las pruebas retiradas deben empaquetarse de forma que las manchas no se alteren ni se dañen. La recogida de pruebas de sangre para la elaboración de perfiles de ADN se realizará generalmente con un hisopo.

Fuente
Jackson, A. R. W, Jackson, J. M., 2011. Forensic Science. Essex: Pearson Education Limited.

Scientific Working Group on Bloodstain Pattern Analysis. [online] Available at: [http://www.swgstain.org]

White, P. C., 2004. Crime Scene to Court: The Essentials of Forensic Science. Cambridge: The Royal Society of Chemistry.

Bloodstain Pattern Analysis. (2017). En Forensic Science Reform (pp. 271–297). Elsevier.

Falsificación documental

¿A qué nos referimos cuándo hablamos de falsificación? La falsificación se refiere a la falsificación de una firma sin permiso, a la fabricación de un documento falso o de otro…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!