Mengele, El «médico de la muerte»

Los niños le tenían cariño, les llevaba caramelos e incluso les llevaba al lugar donde iban a ser exterminados. Joseph Mengele, el médico de Auschwitz y último Ángel de la Muerte, era una anomalía. Líder de la concepción biomédica nazi, prosperó en los experimentos de anormalidades genéticas. Incluso superando a Hitler en algunos momentos, Mengele ha llegado a encarnar el arquetipo del Mal Absoluto, tal vez porque violó tan atrozmente su juramento profesional de honrar y preservar la vida.

Su historia en auschwitz

Mengele llegó a Auschwitz el 30 de mayo de 1943. Tenía 32 años, procedía de una familia católica y desde hacía tiempo era un entusiasta del nazismo. En la escuela, su especialidad había sido la antropología física y la genética, y estaba plenamente comprometido a poner la ciencia al servicio de la empresa nazi. De hecho, pidió específicamente que lo enviaran a Auschwitz por las oportunidades que ese lugar podía ofrecerle para su investigación.

Encargado del proceso de «selección», se presentaba en los transportes de prisioneros con un aspecto muy elegante y decidía de un vistazo el destino de cada persona. Si alguien se metía en problemas por estar separado de un familiar, podía golpear o disparar a ambos sin mediar palabra. Parecía no tener conciencia, y enviaba a cualquier persona con una imperfección (incluida la estatura imperfecta) directamente a la cámara de gas. Sin embargo, se quedó con los gemelos, todos los juegos de dobles que pudo encontrar. Estaban destinados a sus laboratorios.

Mengele disfrutaba de su poderosa posición y se sentía completamente a gusto con sus tareas. Mantener el ideal nazi de purificación racial era su motivación. Sin embargo, nadie sabía qué esperar. Incluso cuando separaba familias y mataba con impunidad, podía entrar en el papel de médico preocupado y permitir caprichosamente que algunas personas vivieran. El poder de la vida y la muerte residía en él.

En su deseo de mejorar la eficacia del campo como máquina de matar, enseñó a otros médicos a poner inyecciones de fenol a una larga fila de prisioneros, acabando rápidamente con sus vidas. También disparaba a la gente y, según algunos informes, arrojaba bebés vivos a los crematorios. A lo largo de todo esto, mantuvo una conducta distante y eficiente y se consideraba estrictamente un científico.

¿En qué centró su investigación?

La gran pasión de Mengele era su investigación sobre los gemelos. Los pesaba, los medía y los comparaba en todos los sentidos. Se les extraía sangre sin cesar y se les interrogaba sobre sus historias familiares. A algunos los mataba para realizar exámenes patológicos, diseccionando él mismo algunos y conservando algunas partes. A otros los operaba sin anestesia, extirpándoles miembros u órganos sexuales. Incluso realizaba algunas operaciones de cambio de sexo. Si uno de los gemelos moría durante estos experimentos, el otro ya no era útil, por lo que simplemente se le gaseaba.

Se inyectaban sustancias en niños vivos para ver cómo reaccionaban, a menudo dañándolos o matándolos. A Mengele no le importaba mucho, siempre había más en camino. Sin embargo, incluso cuando los seleccionaba para la mutilación o la muerte, jugaba con ellos y les mostraba un gran afecto. Después, podía pasear con sus cabezas o clavar sus ojos en un tablón de anuncios.

También estudiaba a los enanos y determinados tipos de enfermedades mutilantes, pero un experimento extraño fue su intento de cambiar el color de los ojos a azul. Inyectaba en los ojos de los niños un producto químico que causaba un inmenso dolor e incluso ceguera, pero que no tenía el efecto deseado. Los que trabajaban con él lo consideraban científicamente irresponsable e ingenuo.

En general, Mengele estaba atrapado en la idea del cultivo genético de una raza superior, y su estimada posición en el campo alimentaba su deseo de ser un dios. Guardaba notas de todos sus procedimientos para enviárselas a su mentor, pero la mayoría de ellas se perdieron.

Un final poco halagüeño

Después de la guerra, Mengele escapó de los juicios de Nuremberg y huyó a Sudamérica. Murió en 1979 y sus restos fueron identificados por un equipo de antropólogos forenses. Aun así, su maldad sigue viva en las ficciones y fantasías de un médico cruel que mató sin conciencia y fue responsable de la destrucción de muchos miles de inocentes.

Aunque algunos médicos se dedican a la profesión precisamente por el poder sobre la vida y la muerte, el hecho de que alguien que ejerce la profesión de sanador inflija con tanta indiferencia el dolor y la destrucción a los que están a su cargo es bastante chocante. Por desgracia, los médicos que hacen daño son difíciles de detectar y detener. Algunos son precavidos, ya que tienen a sus víctimas vulnerables al alcance de la mano, y otros están realmente protegidos por el estamento médico.