Asesinos en serie: dinámicas de poder

El concepto de dominio social proporciona un marco polifacético para comprender los complejos comportamientos de los asesinos en serie, destacando la interacción entre la psicología individual, las interacciones sociales, los entornos ambientales y las influencias sociales más amplias. Este enfoque deconstruye la noción simplista de los asesinos en serie como impulsados únicamente por psicopatologías internas, planteando en su lugar que sus acciones son el resultado de una interacción dinámica a través de varios dominios distintos pero interrelacionados.

Psicobiografía

La psicobiografía se refiere al estudio en profundidad del desarrollo psicológico de un individuo a lo largo de su vida, centrándose en cómo la historia personal, las experiencias formativas y el crecimiento emocional dan forma a sus comportamientos, motivaciones y personalidad. En el contexto de los asesinatos en serie, la psicobiografía trata de descubrir los factores psicológicos subyacentes que contribuyen a que una persona se convierta en un asesino en serie. Este ámbito examina la intersección de las predisposiciones biológicas, las experiencias vitales tempranas y los acontecimientos vitales significativos para comprender las complejidades de la psique de un asesino.

Los componentes clave de la psicobiografía de los asesinos en serie incluyen:

  • Experiencias vitales tempranas: Esto abarca cualquier forma de trauma, abuso, negligencia o acontecimiento emocional significativo experimentado durante la infancia. Tales experiencias se examinan por su impacto en el desarrollo emocional del individuo y los posibles mecanismos de afrontamiento inadaptados.
  • Acontecimientos formativos: Acontecimientos importantes a lo largo de la vida del asesino que pueden haber influido en su visión del mundo o en su estado psicológico. Esto incluye experiencias positivas, como logros o relaciones de apoyo, así como negativas, como pérdidas, fracasos o nuevas victimizaciones.
  • Desarrollo de la personalidad: Cómo los rasgos de personalidad del individuo, la regulación emocional y las habilidades interpersonales se han ido formando con el tiempo. Esto incluye el desarrollo de comportamientos antisociales, déficits de empatía y otros rasgos a menudo asociados con los asesinos en serie.
  • Desencadenantes psicológicos: Acontecimientos o circunstancias que pueden haber desencadenado el inicio de la conducta asesina en serie. Estos desencadenantes se consideran en el contexto de la historia vital y el estado psicológico del individuo.

Al explorar la psicobiografía de los asesinos en serie, los investigadores y profesionales pretenden identificar patrones o rasgos comunes en su desarrollo psicológico que puedan predisponer a los individuos a cometer asesinatos en serie. Este conocimiento no sólo ayuda a perfilar y detener a estos individuos, sino que también contribuye al desarrollo de estrategias preventivas dirigidas a las poblaciones de riesgo. La psicobiografía ofrece una visión exhaustiva de la constitución psicológica del asesino y permite comprender la compleja interacción entre su mundo interior y sus actos violentos.

Actividades realizadas en el marco de los asesinatos en serie

Se refiere a las acciones, comportamientos e interacciones específicas que los asesinos en serie llevan a cabo durante la comisión de sus crímenes. Este ámbito se centra en el contexto inmediato en el que se producen estas actividades, que abarcan desde la selección de las víctimas y la planificación del ataque hasta la ejecución y las secuelas del crimen. En esencia, son la manifestación práctica de las intenciones y los impulsos psicológicos del asesino en el mundo físico.

Los aspectos clave incluyen:

  • Selección de la víctima: Cómo y por qué los asesinos en serie eligen a sus víctimas, que pueden basarse en criterios específicos como la apariencia, el comportamiento o la vulnerabilidad percibida. Este proceso de selección es un componente crítico del ejercicio de poder y control del asesino.
  • Método de aproximación: Las estrategias empleadas para acercarse a la víctima y obtener el control sobre ella. Esto puede implicar engaño, coacción o fuerza, y a menudo se planifica meticulosamente para reducir el riesgo de detección y resistencia.
  • Ejecución del crimen: El acto en sí del asesinato, incluidos los métodos y herramientas utilizados. Esta fase no sólo refleja el deseo de poder del asesino, sino también sus necesidades psicológicas, como la realización de fantasías violentas.
  • Eliminación de pruebas: Las medidas adoptadas tras el crimen para evitar su aprehensión, incluida la eliminación del cadáver de la víctima y de cualquier prueba que pudiera vincular al asesino con el crimen. Este aspecto subraya la conciencia del asesino en serie y la manipulación de su entorno para mantener su libertad.

No son acciones aisladas, sino que están profundamente arraigadas en la estructura psicológica del asesino en serie y en su contexto social más amplio. Revelan la compleja interacción entre los deseos internos del asesino y el mundo exterior, poniendo de relieve la naturaleza adaptativa y a menudo astuta de los asesinos en serie a medida que navegan por su entorno social para satisfacer sus deseos de dominación y control. Todo ello permite comprender mejor los aspectos operativos de los asesinatos en serie y proporciona información crucial para la elaboración de perfiles, la prevención y las estrategias de investigación.

Entornos sociales

Los entornos sociales se refieren a los ambientes sociales inmediatos y a las redes relacionales dentro de las cuales operan los individuos, abarcando la vida familiar, el trabajo, las amistades y otras interacciones comunitarias. En el contexto de los asesinatos en serie, este ámbito examina cómo los asesinos en serie navegan y manipulan sus entornos sociales para facilitar u ocultar sus actividades delictivas. Se centra en la capacidad del asesino para integrarse en las normas sociales, mantener relaciones y, en algunos casos, utilizar estas conexiones sociales como medio para perseguir sus fines violentos.

Los aspectos clave de los entornos sociales para los asesinos en serie incluyen:

  • Doble vida: Muchos asesinos en serie son expertos en llevar vidas aparentemente normales, a menudo manteniendo trabajos, relaciones y obligaciones sociales. Esta dualidad es crucial para entender cómo pueden esconderse a plena vista, logrando desviar las sospechas y evitar ser detectados.
  • Dinámica de las relaciones: La naturaleza de las interacciones del asesino con su familia, amigos y colegas. Esto incluye cómo se presentan a sí mismos, cómo gestionan las impresiones y cómo manipulan a los demás para obtener información, recursos u oportunidades para cometer sus crímenes.
  • Manipulación social: Las estrategias empleadas por los asesinos en serie para explotar las redes sociales en su beneficio. Puede consistir en utilizar el encanto o el engaño para ganarse la confianza, acceder a determinados círculos sociales para encontrar víctimas potenciales o aprovechar las relaciones para crear coartadas.
  • Integración en la comunidad: El grado en que el asesino participa o se aísla de las actividades más amplias de la comunidad. Esta integración puede servir tanto para encubrir sus acciones como para sondear a posibles víctimas.

La comprensión de los entornos sociales en los que actúan los asesinos en serie revela la compleja interacción entre sus impulsos psicológicos internos y el mundo social externo. Destaca la habilidad de los asesinos para navegar por las normas y relaciones sociales de forma que ocultan su verdadera naturaleza, lo que les permite cometer crímenes sin sospechas inmediatas. Este ámbito subraya la importancia de tener en cuenta la habilidad social y las capacidades de manipulación de los asesinos en serie en el esfuerzo más amplio por comprenderlos, perfilarlos y, en última instancia, detenerlos.

Recursos contextuales

Los recursos contextuales abarcan los factores sociales, culturales, económicos y ambientales más amplios que influyen en el comportamiento y las oportunidades de un individuo. En el contexto de los asesinatos en serie, este ámbito explora cómo las condiciones externas y las estructuras sociales influyen en las acciones, métodos y elecciones de los asesinos en serie. Considera el impacto de las normas sociales, las creencias culturales, los avances tecnológicos y las condiciones económicas en la prevalencia, detección y naturaleza de las actividades de los asesinos en serie.

Los aspectos clave incluyen:

  • Normas y valores sociales: Cómo influyen las actitudes culturales hacia la violencia, la autoridad, el género y la moralidad en las motivaciones de un asesino en serie y en las justificaciones de sus crímenes. Esto incluye el estigma social asociado a ciertos grupos, que puede hacerlos más vulnerables a convertirse en víctimas.
  • Condiciones económicas: El papel de la pobreza, el desempleo y la desigualdad social en los entornos en los que pueden producirse los asesinatos en serie. Los factores económicos pueden afectar tanto a la elección de las víctimas por parte del asesino como a su capacidad para eludir la captura.
  • Avances tecnológicos: Cómo afectan los cambios tecnológicos a los métodos que utilizan los asesinos en serie para rastrear a sus víctimas o eludir la acción de la ley, así como a las herramientas de que disponen los investigadores para resolver los crímenes. Esto incluye Internet, las redes sociales y los avances de la ciencia forense.
  • Prácticas jurídicas y policiales: El impacto de las políticas de justicia penal, las estrategias de aplicación de la ley y los procedimientos legales en la detección, investigación y persecución de los asesinatos en serie. Las variaciones en estas prácticas pueden influir significativamente en la capacidad de un asesino en serie para actuar dentro de una jurisdicción determinada.

Comprender los recursos contextuales permite comprender las influencias a nivel «macro» que configuran los asesinatos en serie más allá de la patología individual o las interacciones sociales inmediatas. Pone de relieve la importancia de una perspectiva social más amplia a la hora de abordar y prevenir de forma integral los asesinatos en serie, reconociendo que estos asesinos no actúan en el vacío, sino que se ven influidos por el contexto social más amplio en el que viven.

Layder, D., & Forensic Research & Technology, University. (2023). Serial murder: Power, control and social domains. Forensic Legal & Investigative Sciences9(3), 1–10. https://doi.org/10.24966/flis-733x/100084

¿Te ha gustado este artículo?