Tipos de victimización

La victimización es el resultado de una acción deliberada llevada a cabo por una persona o institución para explotar, oprimir o dañar a otra, o para destruir u obtener ilegalmente la propiedad o las posesiones de otra persona. La palabra latina victima significa «animal de sacrificio», pero el término víctima ha evolucionado para incluir una variedad de objetivos, incluido uno mismo, otro individuo, un hogar, una empresa, el estado o el medio ambiente. El acto cometido por el delincuente suele ser una violación de un estatuto penal o civil, pero no necesariamente tiene que violar una ley. El daño puede incluir daños psicológicos/emocionales, lesiones físicas o sexuales, o pérdidas económicas.

Formas de victimización

Victimización primaria

Se trata de aquella que padece una persona al convertirse en victima por ser el objetivo de un delito perpetrado por un victimario. Esta victimización se produce en el momento de la ejecución del delito en el que se vulnera un bien jurídico protegido, ya sea de carácter físico, psicológico, sexual o material.

Victimización secundaria

Es aquella que se puede producir a lo largo de todo el proceso judicial. Desde la denuncia de los hechos hasta que finaliza el proceso judicial la víctima se encuentra sometida a la presión y al escrutinio de los actores del proceso para determinar la veracidad de los hecho. En este tipo de victimización la victima se ve obligada a rememorar y repetir reiteradas veces la declaración sobre los hechos acontecidos ante diferentes autoridades, así mismo su declaración podrá verse cuestionada o manipulada por los actores del proceso que buscan la verdad o la reducción de condena para su cliente.

¿Con qué clases de victimización nos podemos encontrar?

Incendio provocado
Cualquier incendio intencionado o malicioso o intento de incendio, con o sin intención de defraudar, de una vivienda, casa, edificio público, vehículo de motor o aeronave, propiedad personal de otro, entre otros.

Agresión

  • Agresión simple: Agresiones e intentos de agresión en los que no se ha utilizado un arma o no se han producido lesiones graves o agravadas en la víctima. La intimidación, la coacción y las novatadas son ejemplos.
  • Agresión agravada: Un ataque ilegal por parte de una persona a otra, infligiendo lesiones corporales graves o agravadas. Este tipo de agresión suele ir acompañada del uso de un arma o de medios que pueden producir la muerte o un gran daño corporal.

Acoso escolar
Actos negativos repetidos cometidos por uno o más niños contra otro niño. Estos actos negativos pueden ser de naturaleza física o verbal -por ejemplo, golpes, patadas, burlas o mofas- o pueden implicar acciones indirectas como la manipulación de amistades o la exclusión intencionada de otros niños de las actividades. Esta definición lleva implícito un desequilibrio de poder real o percibido entre el acosador y la víctima.

Robo con allanamiento de morada
La entrada ilegal en una estructura para cometer un delito grave o un robo.

Abuso/descuido de niños
El maltrato físico que consiste en una lesión física no accidental (que va desde contusiones leves hasta fracturas graves o la muerte) a causa de puñetazos, golpes, patadas, mordiscos, sacudidas, lanzamientos, puñaladas, asfixia, golpes (con la mano, un palo, una correa u otro objeto), quemaduras o cualquier otro tipo de daño a un niño, que es infligido por uno de los padres, un cuidador u otra persona. Dichas lesiones se consideran abusos, independientemente de que el cuidador haya querido hacer daño al niño. La disciplina física, como los azotes o las palizas, no se considera abuso siempre que sea razonable y no cause lesiones corporales al niño.

Pornografía infantil
Toda representación visual de una conducta sexualmente explícita, incluida cualquier fotografía, película, vídeo, imagen, dibujo o imagen generada por ordenador, producida por medios electrónicos, mecánicos o de otro tipo, cuando:

  • Su producción implique la utilización de un menor en una conducta sexualmente explícita.
  • Dicha representación visual es, o parece ser, de un menor participando en una conducta sexualmente explícita.
  • Dicha representación visual haya sido creada, adaptada o modificada para que parezca que un menor identificable está participando en una conducta sexualmente explícita.
  • Se anuncie, distribuya, promueva o presente de manera que transmita la impresión de que es una representación visual de un menor participando en una conducta sexualmente explícita.

Abuso sexual infantil
Puede incluir actividades como acariciar los genitales de un niño, la penetración, el incesto, la violación, la sodomía, la exposición indecente y la explotación a través de la prostitución por parte de un padre, cuidador u otra persona. Esta definición incluye la agresión sexual a adolescentes.

Violencia doméstica/violencia familiar
Un delito en el que existe una relación familiar, doméstica u otra relación íntima pasada o presente entre la víctima y el agresor, incluidos los cónyuges, ex cónyuges, novios y novias, ex novios y ex novias, y cualquier miembro de la familia o persona que resida en el mismo hogar que la víctima. Implica un patrón de comportamiento abusivo en cualquier relación que es utilizado por una persona pareja íntima para obtener o mantener el poder y el control sobre otra.

La violencia doméstica puede consistir en acciones físicas, sexuales, emocionales, económicas o psicológicas o en amenazas de acciones que influyen en otra persona. Esto incluye cualquier comportamiento que intimide, manipule, humille, aísle, atemorice, aterrorice, coaccione, amenace, culpe, hiera o dañe a alguien.

Accidentes automovilísticos por consumo de alcohol o drogas
Conducir u operar un vehículo motorizado o un transporte común mientras se está mental o físicamente impedido como resultado de consumir bebidas alcohólicas o usar drogas o narcóticos.

Abuso/descuido de ancianos
También conocido como maltrato de ancianos, se refiere a cualquier acto intencional o negligente por parte de un miembro de la familia, cuidador u otra persona en una relación de confianza que causa daño o crea un grave riesgo de daño a una persona mayor. El maltrato a las personas mayores puede incluir el maltrato físico, emocional/psicológico (incluidas las amenazas) o sexual; la negligencia (incluido el abandono) y la explotación financiera. Esta es una definición general; las definiciones estatales de maltrato a las personas mayores varían. Algunas definiciones pueden incluir también el fraude, las estafas o los delitos financieros dirigidos a las personas mayores.

Crímenes de odio
Una ofensa criminal contra una persona o propiedad motivada en su totalidad o en parte por los prejuicios de un delincuente contra una raza, religión, discapacidad, origen étnico u orientación sexual.

Robo de identidad, fraude o delito financiero
El robo de identidad se produce cuando alguien obtiene indebidamente la información personal de otra persona sin su conocimiento para cometer un robo o un fraude. El fraude y los delitos financieros incluyen actos ilegales caracterizados por el engaño, la ocultación o la violación de la confianza que no dependen de la aplicación o la amenaza de fuerza física o violencia. Los individuos y las organizaciones cometen estos actos para obtener dinero, bienes o servicios; para evitar el pago o la pérdida de dinero o servicios; o para asegurar una ventaja personal o comercial.

Secuestro

  • Secuestro sin custodia: Ocurre cuando alguien se apodera ilegalmente, confina, incauta, atrae, secuestra o lleva y retiene para un rescate o recompensa, por cualquier persona, excepto en el caso de un menor por el padre o la madre del mismo.
  • Secuestro con custodia: Ocurre cuando uno de los padres o tutores priva a otro de su derecho legal a la custodia o a las visitas de un menor llevándose al niño de forma ilegal. La definición y las penas del secuestro con custodia varían según el estado. En algunos estados, el secuestro sólo se produce si el niño es llevado fuera del estado y/o si se viola intencionadamente una orden de custodia existente.

Tráfico laboral
Conseguir de una persona la servidumbre involuntaria, la servidumbre por deudas o la esclavitud mediante la captación, el alojamiento, el transporte o la protección, y el sometimiento de dicha persona por la fuerza, el fraude o la coacción a (sin incluir los actos sexuales comerciales).

Robo
Sustraer o intentar sustraer algo de valor del cuidado, la custodia o el control de una o varias personas mediante la fuerza o la amenaza de fuerza o violencia y/o haciendo temer a la víctima, incluido el robo de vehículos.

Tráfico sexual
Reclutamiento, acogida, transporte, provisión, obtención, patrocinio o solicitud de una persona con fines de un acto sexual comercial o la persona inducida a realizar dicho(s) acto(s) es menor de 18 años.

Acoso y hostigamiento
Las personas se clasifican como víctimas de acoso o de hostigamiento si han experimentado al menos uno de los comportamientos que se enumeran a continuación en al menos dos ocasiones distintas. Además, las personas deben haber temido por su seguridad o la de un miembro de su familia como resultado de la conducta o haber experimentado comportamientos amenazantes adicionales que harían que una persona razonable sintiera miedo. Las conductas de acoso incluyen:

  • Hacer llamadas telefónicas no deseadas.
  • Enviar cartas o correos electrónicos no solicitados o no deseados.
  • Seguir o espiar a la víctima; presentarse en lugares sin una razón legítima
  • Esperar en lugares a la víctima.
  • Dejar artículos, regalos o flores no deseados.
  • Publicar información o difundir rumores sobre la víctima en Internet/medios sociales, en un lugar público o de palabra.

Supervivientes de homicidio
Supervivientes de asesinato u homicidio voluntario.

Accidentes de tráfico
Delitos de atropello y fuga y otras agresiones producidas por algún vehículo a motor.

Agresión sexual
Incluye una amplia gama de victimizaciones/delitos que incluyen ataques o intentos de ataques que generalmente implican un contacto sexual no deseado entre la víctima y el agresor. Las agresiones sexuales pueden implicar o no el uso de la fuerza e incluyen cosas como el agarre, las caricias y las amenazas verbales. También se incluye la violación, que se define como la penetración de cualquier tipo, de la vagina o el ano con cualquier parte del cuerpo u objeto, o la penetración oral de un órgano sexual por otra persona, sin el consentimiento de la víctima; también puede incluir la penetración de la boca por un órgano sexual por otra persona.

Adultos supervivientes de abusos sexuales a menores
Adultos supervivientes a abusos y/o agresiones sexuales, sufridos cuando eran niños.

Violencia en las citas entre adolescentes
La ocurrencia de violencia física, sexual, psicológica o emocional dentro de una relación de pareja adolescente, incluyendo el acoso. Puede ocurrir en persona o electrónicamente y puede ocurrir entre una pareja actual o anterior.

Terrorismo y violencia masiva
Acto criminal violento intencionado que provoca lesiones físicas, emocionales o psicológicas a un número de personas lo suficientemente grande como para aumentar significativamente la carga de asistencia a las víctimas y la compensación para la jurisdicción que responde.

Efectos de la victimización

Como propuso originalmente John Bowlby, nuestras figuras de apego principales son la lente a través de la cual desarrollamos nuestra comprensión del mundo. La teoría del mundo que formamos en estas relaciones se convierte en el modelo con el que juzgamos las experiencias posteriores y con el que damos forma a nuestras propias acciones en el mundo. Cuando estos modelos están dañados o distorsionados por la victimización, la principal consecuencia es que todas las interacciones posteriores se ven afectadas por las adaptaciones que la víctima tiene que hacer a la experiencia de la victimización. Por ejemplo, como resultado del abuso de un padre, un niño cree que todas las relaciones son potencialmente dañinas. El niño entra entonces en todas las relaciones posteriores con una sensación de desconfianza y una expectativa de que el rechazo y el daño no tardarán en llegar. El microambiente que el niño ha creado, a su vez, puede llevar a que estas expectativas se cumplan.

Por lo tanto, en el centro de la experiencia de victimización está el daño causado al sentido de confianza de la víctima y a su capacidad de crear una relación segura y apegada. Se considera que la traición es uno de los procesos más difíciles de incorporar para los humanos en su expectativa del mundo como un lugar benigno o benévolo. En particular, cuando la victimización es repetitiva y continua, no hay oportunidad para el desarrollo de una base segura en cualquier relación de apego.

Este daño en el esquema de apego se produce junto con cambios en otros esquemas cognitivos. La forma en que se experimenta e interpreta el mundo se transforma por la exposición a la victimización. Los esquemas cognitivos, particularmente con la percepción de las relaciones, se transforman de manera negativa. Roland Summit fue uno de los primeros en explicar estos cambios en los esquemas cognitivos a través de su descripción del síndrome de acomodación, en el que la experiencia de victimización fija y hace rígidas las posteriores interpretaciones de la realidad.

Todos los esquemas cognitivos centrales de relación están profundamente influenciados por la experiencia de victimización. Finkelhor ha resumido para un enfoque de desarrollo, en particular, cómo este daño es mediado a través de cuatro condiciones centrales: (1) se produce una victimización repetitiva y continua, (2) se alteran las relaciones básicas de la víctima, (3) la victimización se añade a otros factores de estrés, y (4) la victimización se produce durante una etapa crítica del desarrollo. Es decir, si la victimización es repetitiva, si la naturaleza de la relación de la víctima con las relaciones centrales de apego está dañada por la victimización, se añade a otros estresores y ocurre en un período crítico, entonces estos sirven como moderadores que contribuyen al poder de la experiencia de victimización a través de la poderosa degradación de los procesos de desarrollo.

En cuanto a las tareas críticas del desarrollo que pueden verse afectadas por la victimización, quizás el esquema cognitivo más básico que se ve afectado es el del yo. El desarrollo infantil temprano requiere el desarrollo de un sentido del yo. Una de las funciones centrales de este yo es la capacidad de gestionar las propias emociones, la excitación fisiológica, las tareas básicas de la vida diaria, así como la gestión y regulación del afecto. En particular, la regulación del afecto es quizás la tarea más crítica para todos los seres humanos. La experiencia de la victimización puede tener una influencia particularmente crítica en la capacidad de los niños para regular su respuesta emocional al mundo. La victimización que se produce durante la edad adulta tiene el efecto de socavar las competencias adquiridas y forzar una especie de regresión psicológica. Una experiencia muy típica en la victimización de adultos es que la víctima pierda logros significativos en su desarrollo psicológico y retroceda a niveles anteriores de dependencia. Puede haber una incapacidad correspondiente para ser emocionalmente autónomo y autorregulado. Hay considerables investigaciones que demuestran que estas experiencias, además, tienen el poder de impedir la futura realización de una tarea de desarrollo por la consecuencia de que las víctimas se vean agobiadas por los síntomas psicológicos y/o se acomoden a la victimización mediante una desvinculación del mundo social y una falta de confianza en su propia autoeficacia.

Como describen Finkelhor y Angela Browne, el daño al yo también puede incluir sentimientos de estigmatización e impotencia. La persona puede sentirse responsable y culpable de lo ocurrido. Por ejemplo, el niño maltratado físicamente y la esposa maltratada pueden sentirse merecedores del abuso. Además, dada la naturaleza de la relación interpersonal, la víctima puede sentirse demasiado avergonzada para denunciar la experiencia. Por ejemplo, una persona mayor maltratada por un hijo adulto puede sentirse demasiado avergonzada para denunciar la experiencia. La victimización también puede ir acompañada de un sentimiento de impotencia. La víctima de acoso, por ejemplo, puede sentir una pérdida de control sobre su vida.

¿Te ha gustado este artículo?