Mitos sobre los asesinos en serie

Los asesinatos en serie tienen una vasta historia y una presencia global que se extiende más allá de la cultura estadounidense. Su estudio se inició en el siglo XIX, en particular por el Dr. Richard von Krafft-Ebing en su obra Psychopathia Sexualis. A pesar de su escasa frecuencia, ya que representan menos del uno por ciento de los asesinatos anuales, los asesinatos en serie cautivan el interés público. La fascinación por los asesinos en serie se remonta al caso londinense de Jack el Destripador, a finales del siglo XIX, que provocó un auge de la literatura, el cine y los medios de comunicación.

Figuras como Ted Bundy y el asesino BTK han seguido cautivando la atención del público, aunque sus historias son a menudo distorsionadas por Hollywood y el sensacionalismo de los medios de comunicación, dando lugar a numerosos mitos sobre los asesinos en serie. A menudo se estereotipa erróneamente a los asesinos en serie como solitarios aislados, y también existen ideas equivocadas sobre su raza, motivaciones, patrones de actuación y la creencia de que no pueden dejar de matar. Sin embargo, en realidad, los asesinos en serie pueden integrarse perfectamente en la sociedad, pertenecen a diversos grupos raciales, les mueven diversos motivos, suelen operar dentro de determinadas zonas y a veces cesan sus crímenes sin ser descubiertos.

Los asesinos en serie son todos solitarios disfuncionales

Contrariamente al estereotipo del maníaco solitario, muchos asesinos en serie llevan vidas aparentemente normales. A menudo tienen familia, un empleo remunerado y participan activamente en sus comunidades. Por ejemplo, Gary Ridgeway, el asesino de Green River, se casó tres veces, tenía un trabajo fijo como pintor de camiones, iba a la iglesia con regularidad y participaba en actividades comunitarias. Esta capacidad para integrarse en la sociedad les permite eludir las sospechas y la captura, desafiando la narrativa de que los asesinos en serie son siempre marginados sociales.

Todos los asesinos en serie son hombres blancos

Los asesinos en serie no se limitan a una sola raza o etnia. Aunque la cobertura mediática inicial y algunos de los casos más infames (como Ted Bundy o Jeffrey Dahmer) se han centrado en varones blancos, los asesinos en serie proceden de diversos orígenes raciales y étnicos. Charles Ng, de ascendencia asiática; Derrick Todd Lee, afroamericano; y Rafael Resendez-Ramirez, natural de México, son ejemplos que ilustran la diversidad racial y étnica entre los asesinos en serie. Este concepto erróneo puede dar lugar a sesgos en los procesos de investigación y en la concienciación pública, pasando por alto potencialmente las amenazas planteadas por individuos que no encajan en el perfil estereotipado.

Los asesinos en serie sólo están motivados por el sexo

Aunque la gratificación sexual es un motivo común entre los asesinos en serie, no es ni mucho menos el único. Los asesinatos en serie también pueden estar motivados por deseos de poder, control, emoción, beneficios económicos o incluso atención. Los ataques del Francotirador de DC, llevados a cabo por John Allen Muhammad y Lee Boyd Malvo, fueron motivados principalmente por la ira y la emoción de aterrorizar a una comunidad, lo que ilustra que los fundamentos psicológicos de los asesinatos en serie son variados y complejos.

Los asesinos en serie viajan y actúan por todo el estado

La mayoría de los asesinos en serie actúan dentro de una zona geográfica definida en la que se sienten cómodos y con el control. Su «zona de confort» suele estar influida por sus rutinas diarias, incluido el lugar donde viven, trabajan o tienen vínculos sociales. Aunque hay excepciones -como los asesinos que viajan por trabajo o tienen un estilo de vida itinerante-, éstas no son la norma. La idea errónea de que los asesinos en serie se desplazan con frecuencia a través de las fronteras estatales puede conducir a investigaciones mal orientadas y a la incomprensión de los comportamientos operativos de los asesinos en serie.

Los asesinos en serie no pueden dejar de matar

Es una creencia común que una vez que un asesino en serie comienza, está obligado a continuar hasta ser capturado. Sin embargo, hay casos en los que los asesinos en serie han detenido su racha de violencia, a menudo debido a cambios en sus circunstancias personales, como el aumento de las responsabilidades familiares, o a desviaciones autoimpuestas. Dennis Rader, conocido como BTK, es un buen ejemplo, ya que dejó de matar años antes de ser capturado y se dedicó a actividades menos dañinas. Esto pone en tela de juicio la noción del asesino imparable, sugiriendo que los impulsos que impulsan el asesinato en serie pueden ser, al menos temporalmente, frenados.

Cada uno de estos mitos perpetúa una imagen simplificada y a menudo inexacta de los asesinos en serie, dificultando la comprensión del público y complicando potencialmente los esfuerzos de las fuerzas de seguridad. Al disipar estos mitos y abordar el tema con una perspectiva matizada, la sociedad puede comprender y abordar mejor el complejo fenómeno de los asesinatos en serie.

¿Te ha gustado este artículo?