La raza como sesgo de la perfilación criminal

En la actualidad se utilizan dos tipos de perfiles delictivos en el ámbito policial: inductivo y deductivo. La elaboración de perfiles inductivos utiliza información de delincuentes que han cometido delitos similares para determinar las características probables del autor del delito en cuestión. La elaboración de perfiles deductivos utiliza información y pruebas del delito actual para, en efecto, recrear mentalmente el delito y determinar las características psicológicas y los motivos del delincuente al que están investigando. Las fuerzas del orden llevan mucho tiempo debatiendo qué técnica es más eficaz, ya que ambas implican procesos muy diferentes. En los últimos tiempos, ambos métodos han sido objeto de escrutinio a medida que aumenta la concienciación pública sobre ellos. Se supone que la elaboración de perfiles delictivos sólo debe utilizarse en casos de violencia extrema o notable, como en los asesinatos rituales o en serie, o cuando se piensa que el delincuente es psicológicamente inestable.

La validez de la elaboración de perfiles delictivos depende de su nivel de integridad científica, especialmente cuando se utiliza como prueba en un proceso penal. Gran parte de la información derivada del proceso de elaboración de perfiles es inferida, por lo que puede ser muy subjetiva. Es importante que los investigadores utilicen tantas pruebas objetivas como sea posible al elaborar su perfil delictivo. Aunque los incidentes históricamente similares pueden ser una buena referencia para la investigación actual de los delitos, el perfil del carácter del delincuente inferido a partir de esta información puede no ser necesariamente exacto. Gran parte de la información derivada de la elaboración de perfiles delictivos puede considerarse de naturaleza probabilística y, por tanto, no lo suficientemente empírica como para sostenerse ante un tribunal.

Un aspecto menos científico y más controvertido de la elaboración de perfiles delictivos es la elaboración de perfiles raciales. La elaboración de perfiles delictivos se utiliza oficialmente para determinar las características psicológicas de un delincuente como prueba para un juicio justo. La elaboración clásica de perfiles delictivos es comúnmente utilizada por los investigadores federales, pero la elaboración de perfiles raciales, por otro lado, se asocia más comúnmente con las fuerzas del orden de nivel inferior que utilizan la raza o el origen étnico para determinar si un individuo es sospechoso penalmente o no. Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley pueden utilizar pruebas estadísticas o prejuicios personales para decidir si se relacionan o no con determinadas personas. Este método de elaboración de perfiles delictivos ha suscitado controversia por su uso de inferencias pasadas y subjetivas, en lugar de actividades sospechosas presentes, para determinar si un individuo concreto puede ser o no un delincuente. Sus detractores también lo califican de racismo criminal.

En un caso de discriminación por perfil racial que salió mal, un agente de policía de Cambridge detuvo al profesor negro de Harvard Henry Gates a la puerta de su propia casa en julio de 2009. Gates, que acababa de regresar de un viaje al extranjero, llegó a su casa y se encontró la puerta atrancada. El agente, el sargento James Crowley, fue enviado al domicilio de Gates, y finalmente lo detuvo por alteración del orden público. La noticia fue ampliamente difundida por los medios de comunicación y reavivó el debate sobre los perfiles raciales. Los partidarios de Crowley defienden que su actuación fue apropiada para los agentes de policía que respondían a un posible allanamiento, mientras que otros afirman que el agente habría reaccionado de forma diferente si Gates hubiera sido blanco.

Muchas personas sostienen que la elaboración de perfiles raciales entra en conflicto directo con los derechos de la Cuarta Enmienda. La enmienda, que se refiere al derecho de los ciudadanos contra los registros ilegales, establece que no se debe registrar ninguna propiedad sin una causa probable adecuada. Los detractores de la elaboración de perfiles raciales no consideran que el origen étnico sea motivo suficiente para establecer la existencia de una actividad delictiva y creen que nadie debe ser objeto de una persecución especial por su orientación étnica o racial.

Los partidarios de los perfiles raciales, miembros de las fuerzas del orden que valoran más la persecución penal de delitos menores o graves que los derechos civiles de los ciudadanos, sostienen que la actividad racial es una herramienta útil y probada para determinar la criminalidad. Muchos sostienen también que la elaboración de perfiles raciales puede ser, de hecho, una rama necesaria de la aplicación de la ley y que un examen adecuado de las tendencias sociológicas puede determinar qué personas tienen más probabilidades de cometer delitos.

¿Te ha gustado este artículo?