Dactiloscopia

Las huellas dactilares se utilizan para identificar a una víctima, testigo o sospechoso desconocido, para verificar registros y, lo que es más importante, como vínculos y coincidencias entre un sospechoso y un delito. Incluso cuando no se tiene ningún sospechoso, las huellas pueden revelar pistas y, a veces, proporcionar indicios sobre el tamaño, el sexo y la ocupación del delincuente. Las huellas pequeñas suelen ser de personas pequeñas, y las huellas en una pared indican la estatura del sospechoso.

Los obreros de la construcción suelen tener las manos ásperas, y los músicos suelen desarrollar callosidades en las puntas de los dedos. Es importante no fiarse demasiado de estas pistas, ya que no son hechos. Las huellas pueden corroborar o desmentir la historia de una víctima o testigo localizando sus huellas donde dijeron que estaban. Incluso la ausencia de huellas puede ser un factor clave. Las escenas de suicidio, por ejemplo, nunca deben mostrar ningún intento de borrar las huellas.

Ocasionalmente, se encuentra una huella hecha con la palma de la mano o con un pie descalzo. Normalmente se procesan con los mismos métodos que las huellas dactilares. Varios meses antes de que nazca un bebé, la piel de sus dedos y pulgares se llena de crestas. Estas crestas se disponen en patrones más o menos regulares. A efectos de clasificación, los expertos dividen estos patrones de crestas en tres clases básicas: arcos, bucles y verticilos.

Cada clase puede dividirse a su vez en numerosas subcategorías. En cuanto a los arcos, bucles y verticilos, existen ligeras variaciones raciales. Las personas de ascendencia africana tienden a tener muchos arcos; las personas de origen europeo tienen bucles frecuentes; y los asiáticos/orientales tienen una frecuencia bastante alta de verticilos.

Historia de la dactiloscopia

Alrededor del año 1750 a.C., los habitantes de Babilonia utilizaban las huellas dactilares para firmar su identidad en tablillas de arcilla. Alrededor del año 220, los chinos fueron los primeros en utilizar impresiones de tinta, pero después las huellas dactilares cayeron en el olvido durante varios cientos de años. En 1686 un hombre llamado Malpighius. Malpighius escribió describiendo las crestas de las huellas dactilares, pero se detuvo ahí.

Más tarde, en 1823, J.E. Purkynie descubrió que era posible clasificar las huellas dactilares, y a partir de ahí comenzó el uso de la dactiloscopia. En 1858, Sir William Herschel exigió a los trabajadores que firmaran contratos con sus huellas dactilares en la India, y más tarde, en 1877, sugirió tomar las huellas de los presos. En 1880 el doctor Henry Faulds publicó un artículo sobre el uso de las huellas dactilares en Inglaterra, y dos años más tarde Gilbert Thompson utilizó las huellas dactilares en los cheques para evitar fraudes en Estados Unidos.

Entre los años 1901 y 1910 muchos países empezaron a utilizar las huellas dactilares, y pronto, en 1924 en América, la División de Identificación del FBI empezó.

Métodos de detección y toma de huellas latentes

Hoy en día la toma de huellas dactilares se utiliza ampliamente en todo el mundo, con muchos usos. Uno de los principales usos de la dactiloscopia es la investigación criminal. Algo que se lleva a cabo habitualmente en las escenas del crimen es la toma de huellas dactilares, a través de diferentes métodos.

Las huellas dactilares pueden encontrarse y recogerse en la escena del crimen, y utilizarse posteriormente para relacionar a los sospechosos con la escena del crimen. A veces, las huellas dactilares pueden verse por sí solas, como las impresiones en vidrio. Pero a menudo no son visibles a simple vista, por lo que se utilizan métodos para hacerlas visibles. Existen varios métodos para detectar huellas latentes.

Polvo y cinta adhesiva

Probablemente el método más conocido para detectar huellas latentes consiste en espolvorearlas. Para ello se utilizan diversos polvos, muchos de los cuales contienen aluminio o carbono. Este polvo finamente triturado se aplica suavemente sobre una superficie, y las diminutas partículas de polvo se adhieren al residuo de la huella, haciéndolo visible al ojo humano. A continuación, estas huellas se levantan con cinta adhesiva. Para que el espolvoreado funcione, la superficie que se va a espolvorear debe estar completamente seca y relativamente libre de otras contaminaciones.

Magna Brush

Se trata de una varita magnética que atrae el hierro. Se sumerge en polvo de hierro y las partículas se adhieren a ella. Se utiliza del mismo modo que el polvo de carbón o aluminio. El Magna Brush también es menos sucio, ya que las partículas de hierro sobrantes pueden recogerse fácilmente con el Magna Brush. Para ello se dispone de una gran variedad de colores fluorescentes, y algunos de estos polvos reflejan fuentes de luz alternativas como los rayos UV y el láser.

El método de fumigación con cianoacrilato

El método de fumigación con cianoacrilato, también conocido como el método de fumigación con superglue, ha demostrado ser otra forma muy útil de detectar huellas latentes. Este método fue utilizado por primera vez por la División de Identificación Criminal de la Agencia Nacional de Policía de Japón en 1978. Poco después se adoptó en EE.UU., y ahora es un método comúnmente utilizado para detectar huellas. La mayoría de los superglues son metilcianoacrilato o etilcianoacrilato. Este reacciona con los restos de aminoácidos, ácidos grasos y proteínas de las huellas dactilares, así como con la humedad del aire, haciéndolas visibles.

Ninhidrina

Otro método habitual de detección de huellas dactilares es el uso de ninhidrina. Se pulveriza, se frota o se gotea sobre la superficie. La ninhidrina reacciona con los aminoácidos de las huellas, formando un compuesto de color púrpura o rosa.

Fumigación con yodo

se colocan cristales de yodo en un tubo de cristal conocido como fumigador. A continuación, el examinador sopla en el fumador, provocando la transformación de sólido a gas. Los vapores de yodo se emiten por el otro extremo, y si el tubo se dirige a una huella latente, ésta se hará visible durante un breve espacio de tiempo.

Nitrato de plata

El nitrato de plata es una forma menos tóxica de detectar huellas en papel. El cloruro de plata se vuelve negro a la luz, y uno de los componentes del sudor es el cloruro de sodio. El nitrato de plata se coloca con agua destilada y se aplica al papel. El papel se expone a la luz, y cualquier huella se volverá negra.

Negro de amido

El negro de amido es un producto químico utilizado para revelar huellas dactilares en sangre. Primero se aplica un agente fijador a la mancha de sangre y después se utiliza el negro de amido. Existen otros métodos para detectar huellas latentes, la mayoría similares a las técnicas mencionadas anteriormente. Algunos métodos incluyen incluso la tecnología láser. Diferentes superficies requerirán diferentes técnicas para revelar huellas latentes. Por ejemplo, cuando se revela una huella en papel, debe utilizarse ninhidrina, aunque los polvos pueden funcionar pero no con la misma eficacia.

Cuando se revelan huellas en sangre, debe utilizarse Amido Black, y el polvo funciona mejor en superficies no porosas. Cuando se toman huellas dactilares de personas, se pasa tinta por los dedos y luego se presionan los dedos sobre papeles o tarjetas. Sin embargo, cuando se trata de tomar las huellas dactilares de los muertos, no resulta tan fácil. Si tomamos las huellas dactilares de un cadáver recién fallecido, no hay ningún problema. Sin embargo, si se trata de un cadáver en descomposición o momificado, en el que la piel se ha endurecido y contraído, se requiere un método especial.

Normalmente, los dedos se sumergen en una solución de glicol, ácido láctico y agua destilada, que ablanda los tejidos de los dedos. Si la piel se ha arrugado por la humedad, los dedos pueden imprimirse utilizando una jeringuilla hipodérmica, manipulando suavemente las yemas de los dedos con la mano, o retirando totalmente la piel de los dedos y montándola para imprimirla. Es muy raro que las huellas dactilares encontradas en el lugar del delito estén totalmente intactas, lo que significa que la calidad de la huella es menor y puede ser más difícil de cotejar positivamente.

Cuando se comparan varios juegos de huellas, debe coincidir un determinado número de puntos característicos. En todo el mundo no hay un número fijo de puntos que deban coincidir para que se acepte como coincidencia, pero difiere en algunos países. Por ejemplo, en los Países Bajos se requieren 12 puntos, mientras que en África sólo se requieren 7 puntos. También hay diferencias dentro de un mismo país. En París se exigen 17 puntos, mientras que en el resto de Francia sólo se requieren 12.

Otros usos

Las huellas dactilares no sólo se utilizan para relacionar a delincuentes con escenas del crimen. Cuando se encuentran restos humanos, la dactiloscopia es una forma muy común de identificarlos. Las huellas dactilares también se utilizan por motivos de seguridad, como en determinados documentos de identidad y como control de entrada en edificios importantes.

Sin huellas

En casos muy raros, algunas personas nacen sin huellas en los dedos, las palmas de las manos o los pies. Aunque puede ser una condición con la que se nace, las crestas de algunas personas se degeneran a lo largo de su vida.

Bases de datos de huellas dactilares.

El Sistema Automático de Identificación Dactilar, o AFIS (Automated Fingerprint Identification System), es una base de datos de huellas dactilares tomadas y almacenadas en Estados Unidos, aunque otros países como Canadá y el Reino Unido también tienen sus propios AFIS. Las huellas pueden haberse tomado por diversas razones, y el sistema se utiliza para diversos fines, como la identificación penal, la recepción de prestaciones, la comprobación de antecedentes y la recepción de credenciales.

La máquina utilizada para escanear las huellas dactilares se llama LiveScan Device. El AFIS permite cribar enormes cantidades de huellas dactilares cada segundo, y el ordenador marca todos los puntos característicos (características individuales) que reconoce. El técnico repasa estos puntos que el ordenador ha marcado, somete los puntos característicos a una búsqueda de uno a muchos, y el ordenador da los resultados con un porcentaje de puntos característicos coincidentes. A continuación, un examinador de huellas latentes comprueba las posibles coincidencias para determinar la más probable.

El sistema de clasificación FBI-NCIC y otras técnicas basadas en la FRACCIÓN HENRY asignan valores numéricos a los patrones generales de un conjunto completo de diez huellas. Esto permite codificar y archivar millones de huellas de forma ordenada. Se archivan decenas de millones de huellas. Además, los departamentos de policía suelen mantener un archivo de IMPRESIONES NO IDENTIFICADAS de casos abiertos o sin resolver.

Si se encuentran coincidencias en una escena del crimen posterior, se demuestra que la misma persona estuvo implicada en ambos casos. Además, a medida que se detiene y ficha a los sospechosos, sus huellas se comparan con las del archivo. Las huellas más comunes son las plásticas, que son impresiones dejadas en material blando como cera, pintura o masilla; visibles, que están hechas por sangre, suciedad, tinta o grasa; y latentes, que normalmente son invisibles y deben revelarse antes de que puedan verse y fotografiarse.

Las pruebas impresas son frágiles

Es posible obtener huellas de la nieve o el barro, y los objetos pequeños que contienen rastros de pruebas también suelen contener huellas. Los automóviles son una fuente frecuente de huellas. Los lugares más comunes son la puerta, el maletero, los tiradores del capó, los retrovisores exteriores, las matrículas, el desbloqueo del maletero, el desbloqueo del freno de emergencia, las palancas de ajuste de los asientos, la hebilla del cinturón de seguridad y el espejo retrovisor. Las huellas son difíciles de eliminar de alfombras y muebles.

Cuando se fotografían pruebas dactiloscópicas, también se guarda un registro completo de todos los datos técnicos sobre la cámara, el objetivo, la película, la velocidad de obturación, la apertura del objetivo, la iluminación, la posición de la cámara, la distancia al objeto y el ángulo. Esto protege al departamento de policía de acusaciones de que es la fotografía lo que hace que parezca una coincidencia. Además, en aras de las buenas relaciones públicas, el mobiliario doméstico suele protegerse con un paño mientras la policía busca huellas. Con las fotos, se suelen tomar tres exposiciones diferentes: una exposición normal, una subexposición y una sobreexposición. La técnica de revelado más popular es el DUSTING.

El principio de funcionamiento del polvo es sencillo

Los dedos de la mayoría de las personas llevan una capa de sudor y aceite. Cuando los dedos entran en contacto con cualquier superficie relativamente lisa, la fricción libera el aceite de entre las crestas. Por este motivo, la dactiloscopia se denomina a veces análisis de patrones de crestas de fricción. Cuando se aplica polvo a la superficie, se adhiere al aceite y saca a la luz el patrón. El polvo es ideal en madera, metal, vidrio, plásticos, fórmica y azulejos. No lo es tanto en papel, cartón y cuero. Los polvos varían en color, pegajosidad y cualidades fotográficas y magnéticas.

Los colores más comunes son el negro, el blanco, el gris, el aluminio, el rojo y el dorado. El mejor color es el que contraste con el color de la superficie. Por ejemplo, un polvo blanco o gris funciona mejor sobre una superficie oscura, y un polvo negro funciona mejor sobre una superficie más blanca. En situaciones multicolor (como la portada de una revista o un paquete de cigarrillos), es mejor utilizar un polvo FLUORESCENTE. Cuando el objeto espolvoreado se expone a la luz ultravioleta, el polvo brillará, haciendo que la impresión aparezca independientemente del color de fondo.

El polvo nunca se vierte directamente de un tarro. En su lugar, se vierte un poco en un trozo de papel y se utiliza como paleta. La punta del pincel se sumerge en el polvo y se golpea suavemente para eliminar el exceso. El pincelado se realiza con ligereza, dando pinceladas cortas, bastante rápidas y uniformes. Un experto intentará seguir la dirección general de las crestas. El siguiente paso se llama levantar la huella. El levantamiento consiste en utilizar algún material adhesivo para retirar la impresión en polvo de la superficie.

Los tres materiales de elevación más comunes son los elevadores de bisagra, los elevadores de goma y la cinta de celofán. Si se utiliza cinta adhesiva, es mejor una cinta transparente clara de alta calidad, no una cinta mágica brillante u opaca. La cinta se desenrolla poco a poco y se dobla un poco para utilizarla como lengüeta para la manipulación. Es importante que el manipulador no manche la cinta con sus propias huellas dactilares. El manipulador tirará del rollo de cinta para que el resto de la cinta expuesta se mantenga ligeramente tensa, y cubrirá la zona de la huella unos dos centímetros más allá en la otra dirección.

Tendrán cuidado de que no queden burbujas de aire bajo la cinta. Las burbujas destruyen el valor de la impresión. La cinta se frota suavemente sobre la impresión. Una vez que la cinta esté bien colocada, se levanta la impresión tirando del rollo suave y uniformemente hacia fuera de la superficie. A continuación, se aplica rápidamente la cinta sobre una tarjeta o un trozo de papel. A continuación, se cortará el exceso de cinta.

¿Te ha gustado este artículo?