¿Cómo se hacen las pruebas criminalísticas en un laboratorio?

Antes de realizar cualquier trabajo de laboratorio, hay que asegurarse de que el lugar de trabajo está limpio y libre de contaminación. A continuación, se inspeccionan visualmente las pruebas y se describen adecuadamente para documentar su estado. A menudo se fotografían, pesan y dibujan. A continuación, el trabajador del laboratorio (criminalista, técnico de laboratorio criminalístico o científico forense) tendrá que averiguar qué pruebas son apropiadas, si existen cantidades suficientes de pruebas, diseccionar adecuadamente la parte que se va a analizar y preparar adecuadamente el material de análisis (que puede incluir la delicada mezcla de numerosos compuestos químicos), todo ello sin dejar de documentar cada paso.

Sólo entonces comienzan las pruebas. Algunas pruebas incluyen hasta cinco o seis procedimientos distintos, cada uno de los cuales debe realizarse y documentarse adecuadamente, las pruebas deben volver a embalarse y etiquetarse correctamente, y una vez más deben transportarse al almacén. Sólo entonces el trabajador del laboratorio inicia el proceso de interpretación de lo que han revelado los experimentos.

Se elabora un informe, cuyo contenido debe ser exactamente correcto. A discreción del fiscal, las pruebas tienen que volver a la sala de pruebas de la policía, donde se almacenarán hasta que él/ella decida que quiere utilizarlas o que quiere que se realicen más pruebas, en cuyo caso vuelven al laboratorio criminalístico. Debería ser bastante evidente que todo este transporte de pruebas da lugar a numerosas posibilidades de error en forma de destrucción, mala manipulación y contaminación.

La garantía de calidad se refiere a las medidas que toma un laboratorio para controlar, verificar y documentar su rendimiento. Un principio empresarial básico es que la garantía de calidad sirve para comprobar el control de calidad. Los protocolos constan de varios cientos de páginas de manuales muy técnicos y deben incluir aspectos como los «estudios de validación» que el propio laboratorio realiza para ser capaz de realizar pruebas en una disciplina concreta. Las pruebas de aptitud determinan si los trabajadores del laboratorio individualmente, y los laboratorios como instituciones, cumplen las normas de la profesión.

En estas pruebas, las muestras que deben examinarse se entregan a un laboratorio o a un trabajador concreto, pero los resultados ya son conocidos por quien realiza la prueba. Hay dos métodos empleados en la administración de estas pruebas, a ciegas y conocidas. En la prueba a ciegas, el trabajador del laboratorio no sabe que se está realizando una prueba; piensa que la muestra de pruebas con la que está trabajando es un caso más. La prueba de aptitud abierta es como un examen a libro abierto. Además, los trabajadores de laboratorio se unen a asociaciones para mejorar sus currículos.

Las pruebas físicas son también el principal proveedor de esclarecimientos extraordinarios, en los que la policía puede vincular distintos delitos en distintos momentos y lugares con el mismo delincuente. Trabajar con pruebas físicas significa ser consciente en todo momento de lo que el fiscal necesita para ganar el caso en los tribunales.

Sin duda, el concepto más importante en criminalística es la identificación, o lo que Paul Kirk llamó individualización (Kirk 1936). La identificación produce una interpretación inequívoca (segura). Una escena del crimen equívoca, en comparación, produce pruebas físicas sujetas a diferentes interpretaciones (y es la base para la reconstrucción del crimen y la elaboración de perfiles).

Cuando una serie de detalles se juntan (como en los puntos de comparación), de modo que constituyen una clase de uno (por sí mismo), se dice que establecen una identidad, también llamada características individuales, o entidades de una clase por sí misma. En este punto, si existen similitudes entre las pruebas de la escena del crimen y las pruebas de un sospechoso, el experto puede afirmar, sin lugar a dudas, que se ha individualizado la identidad.

No puede decirse que el investigador haya «individualizado» nada en este punto, pero el pelo rojo de este ejemplo puede considerarse una característica individual suficiente que se combina con la característica de clase para establecer la identidad. Llegados a este punto, si hay una «coincidencia» entre las fibras y el pelo de la escena del crimen con un sospechoso, el examinador puede decir que la muestra de la escena del crimen (desconocida o cuestionada) «puede proceder de la misma fuente» que la muestra del sospechoso (conocida o ejemplar), lo que es suficiente para la causa probable.

La identidad también puede utilizarse para eliminar de forma concluyente a personas como sospechosas. Las características de clase por sí solas no permiten establecer coincidencias con un único sospechoso. Las coincidencias de pruebas con características individuales sí permiten señalar a un sospechoso concreto. Las coincidencias a nivel individual se denominan similitudes, porque en teoría no existe la coincidencia perfecta. Un ejemplo de similitud, o coincidencia en características individuales, sería un número de puntos de comparación entre las líneas de cresta de fricción de una huella dactilar latente (de la escena del crimen) con las huellas dactilares de un sospechoso concreto.

Este tipo de coincidencia (verdadera) permite al examinador afirmar que, dado que las similitudes superan a cualquier diferencia, la muestra del lugar del delito (desconocida o cuestionada) «procede de la misma fuente» que la muestra del sospechoso (conocida o ejemplar), lo cual es suficiente, la mayoría de las veces, para una prueba más allá de toda duda razonable. La fiabilidad y la integridad aumentan si el examinador ha realizado pruebas sobre patrones utilizando controles. Un estándar es lo contrario de un ejemplar.

Un ejemplar siempre procede de un sospechoso o de algo que representa un modus operandi o una firma conocidos. Los estándares consisten en pruebas simultáneas realizadas con elementos tomados del «fondo» o de las proximidades del lugar del delito (muestra de control), elementos similares a los que utilizó el sospechoso, como disparos de prueba de un arma similar (muestra estándar), o elementos utilizados con fines de calibración que se mantienen en stock en el laboratorio (muestra de referencia). El estudiante avispado se dará cuenta de que la palabra «coincidencia» se utiliza de dos formas distintas en criminalística. Algunos prefieren el término «matching» (Ramsland 2001). El abuso del término «coincidencia» es aún peor en la ciencia forense, que permite a las distintas disciplinas establecer sus propios criterios y normas.

¿Te ha gustado este artículo?