Trastorno antisocial de la personalidad

La importancia de los trastornos de la personalidad en los comportamientos violentos y delictivos queda ilustrada por su alta prevalencia en la población penitenciaria, especialmente el trastorno antisocial de la personalidad y los rasgos antisociales de la personalidad están relacionados con la violencia.

¿Qué podemos entender por trastorno antisocial de la personalidad?

El trastorno antisocial de la personalidad o ASPD por sus siglas en inglés (antisocial personality disorder) es un proceso de pensamiento disfuncional rígido y profundamente arraigado que se centra en la irresponsabilidad social con un comportamiento explotador, delictivo y criminal sin remordimientos. El desprecio y la violación de los derechos de los demás son manifestaciones comunes de este trastorno de la personalidad, que presenta síntomas que incluyen el incumplimiento de la ley, la incapacidad de mantener un empleo estable, el engaño, la manipulación para obtener beneficios personales y la incapacidad de establecer relaciones estables.

El trastorno antisocial de la personalidad es un problema de salud mental que se caracteriza por una falta general de comprensión o preocupación por los pensamientos y sentimientos de otras personas. Como trastorno de la personalidad, el trastorno antisocial de la personalidad implica un patrón de comportamiento profundamente arraigado que persiste durante mucho tiempo. La falta de empatía o de comprensión de los sentimientos de los demás puede manifestarse de varias formas, como la imprudencia impulsiva o la manipulación calculadora. El trastorno antisocial de la personalidad, al igual que muchos problemas de salud mental, es complejo e implica muchas variaciones diferentes del mismo trastorno.

No es sinónimo de psicopatía o sociopatía

El trastorno antisocial de la personalidad suele asociarse a otros términos, como psicopatía y sociopatía. El término psicópata está especialmente estigmatizado y suele asociarse a casos de locura criminal y crímenes violentos. Los tres términos están relacionados, pero no son intercambiables.

El trastorno antisocial de la personalidad es un diagnóstico del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM), y describe un trastorno clínico que puede tratarse. La psicopatía y la sociopatía son términos utilizados para describir un conjunto de rasgos que a menudo apuntan al trastorno antisocial de la personalidad. Dado que el trastorno antisocial de la personalidad puede manifestarse de diferentes maneras, se pueden utilizar términos como sociópata o psicópata para describir los diferentes rasgos que puede tener alguien con trastorno antisocial de la personalidad. Algunos consideran que la psicopatía y el trastorno antisocial de la personalidad son lo mismo, pero otros sostienen que son diferentes. Es importante tener en cuenta que los tres términos se desarrollaron por separado, no como una herramienta de categorización cohesionada. Por lo tanto, hay cierto debate sobre las definiciones y el uso de estos términos. La presencia de rasgos psicopáticos o sociopáticos puede ayudar a encontrar el tratamiento y la terapia, pero ambos pueden conducir al mismo diagnóstico de trastorno antisocial de la personalidad.

¿Qué rasgos caracterizan a una persona con trastorno antisocial de la personalidad ?

  • El incumplimiento de las normas sociales. Una persona con este trastorno puede tener problemas para ajustarse a las convenciones sociales. Esto puede incluir las reglas culturales de la interacción social y el trabajo con otras personas. Pero también puede incluir el incumplimiento de la ley y el poco respeto por las normas y la autoridad. La repetición de acciones que podrían requerir un arresto puede apuntar a un trastorno antisocial de la personalidad.
  • El engaño y la mentira. Las personas con trastorno antisocial de la personalidad suelen tener una compulsión por mentir. También pueden mentir como forma de manipular a los demás. Pueden utilizar alias, participar en estafas o mentir para obtener un beneficio personal. En algunos casos, pueden verse impulsados a mentir por placer personal o para ejercer poder sobre los demás.
  • La irritabilidad y la agresividad. Estos síntomas pueden venir acompañados de un historial de peleas físicas o de acusaciones de agresión, también puede estar implicado el maltrato doméstico. Hay varios problemas que pueden causar estallidos de ira y agresión, pero las personas con trastorno antisocial de la personalidad a menudo no muestran remordimiento por los arrebatos de ira.
  • El desprecio imprudente por la seguridad. Esto puede incluir el desprecio por su seguridad personal o la de otras personas. Las acciones imprudentes pueden incluir el exceso de velocidad o conducir bajo los efectos del alcohol y/o de otras sustancias, las actividades sexuales de riesgo y estar constantemente involucrado en situaciones peligrosas para la vida.
  • La irresponsabilidad. La irresponsabilidad suele identificarse por el hecho de no conservar o mantener un empleo o cumplir con las obligaciones financieras. A pesar de ser cognitiva y físicamente capaz de trabajar, una persona con trastorno antisocial de la personalidad puede no querer trabajar o ser incapaz de ajustarse a las normas convencionales o a la disciplina que sería necesaria en el trabajo.
  • Carecen de remordimientos. Una persona con trastorno antisocial de la personalidad puede justificar cualquier daño o inconveniente causado a otra persona. Puede alegar que no es un asunto grave o que la persona se merecía el trato recibido.

¿Cómo se diagnostica el trastorno antisocial de la personalidad ?

Aunque el trastorno puede comenzar en la infancia, no puede diagnosticarse oficialmente antes de los 18 años, en ocasiones las personas con trastorno antisocial de la personalidad pueden no darse cuenta de que tienen estos comportamientos y viven toda su vida sin un diagnóstico. Algunos patrones que pueden ayudar a identificar un trastorno antisocial de la personalidad (al menos tres de los siguientes siete rasgos):

  • No respeta las normas sociales o las leyes y constantemente rompe las leyes o sobrepasa los límites sociales.
  • Miente, engaña a los demás, utiliza identidades o apodos falsos y se sirve de los demás para su beneficio personal.
  • No hace planes a largo plazo y suele comportarse sin tener en cuenta las consecuencias.
  • Muestra un comportamiento agresivo o exaltado, metiéndose constantemente en peleas o dañando físicamente a los demás.
  • No tiene en cuenta la seguridad personal ni la de los demás.
  • No cumple con sus responsabilidades personales o profesionales, como llegar tarde al trabajo o no pagar las facturas a tiempo.
  • No siente culpa o remordimiento por haber dañado o maltratado a otros.

Ninguna de las modalidades de diagnóstico actuales, como las pruebas que incluyen la serología, son estándares aceptados actualmente para diagnosticar el trastorno antisocial de la personalidad. Sin embargo, las pruebas genéticas y la neuroimagen se han utilizado para evaluar las posibles causas y patrones, respectivamente, del trastorno antisocial de la personalidad. Los pacientes con trastorno antisocial de la personalidad tienen un mayor riesgo de contraer ciertas infecciones víricas y enfermedades de transmisión sexual asociadas a comportamientos de alto riesgo, como la hepatitis C y el virus de la inmunodeficiencia humana, así como un aumento de las tasas de mortalidad por accidentes, lesiones traumáticas, suicidios y homicidios.

Causas y consecuencias del trastorno antisocial de la personalidad

Aunque se desconoce la causa exacta, se ha descubierto que tanto los factores genéticos como los ambientales desempeñan un papel en el desarrollo del trastorno antisocial de la personalidad . Diversos estudios realizados en el pasado han mostrado diferentes estimaciones de heredabilidad, que oscilan entre el 38% y el 69%. Los factores ambientales que se correlacionan con el desarrollo del trastorno antisocial de la personalidad incluyen las experiencias adversas en la infancia (tanto el abuso físico y sexual como la negligencia) junto con rasgos de psicopatología infantil .

Muchos individuos diagnosticados con trastorno de personalidad antisocial siguen siendo una carga para sus familias, compañeros de trabajo y conocidos cercanos, como los vecinos, a pesar de volverse menos problemáticos con la edad. Las comorbilidades de salud mental y los trastornos adictivos asociados, así como las mayores tasas de mortalidad por suicidios y homicidios, no hacen más que aumentar esta carga. La mayoría de los que mejoran con la edad siguen siendo incapaces de recuperar sus perspectivas perdidas, incluyendo la educación, la vida doméstica y el empleo. Los pacientes que sí muestran remisión tienen más probabilidades de tener vínculos con el cónyuge o la familia, con un mejor apoyo social.

Fuente
Renton, C. (s/f). Sociopath vs. Psychopath: Characteristics and differences. Verywellhealth.com. Recuperado el 24 de noviembre de 2021, de https://www.verywellhealth.com/sociopath-vs-psychopath-characteristics-and-differences-5193369

Antisocial personality disorder: Psychopathy and sociopathy. (s/f). Vistapineshealth.com. Recuperado el 24 de noviembre de 2021, de https://vistapineshealth.com/treatment/antisocial-personality/

Fisher, K. A., & Hany, M. (2021). Antisocial Personality Disorder. En StatPearls. StatPearls Publishing.

La teoría del conflicto

¿Qué es la teoría del conflicto? La teoría del conflicto, propuesta por primera vez por Karl Marx, es una teoría según la cual la sociedad se encuentra en un estado…

Labeling: la teoría del etiquetado

La teoría del etiquetado ofrece un enfoque claramente sociológico que se centra en el papel del etiquetado social en el desarrollo de la delincuencia y la desviación. La teoría parte…

¿Quieres conocer las últimas noticias criminológicas?¡Visita nuestro canal de Telegram para estar informado!