¿Qué sucede durante un interrogatorio policial?

Antes de nada..

Conseguir que alguien confiese un delito no es una tarea sencilla, y el hecho de que los detectives a veces acaben consiguiendo confesiones de inocentes da fe de su pericia en la manipulación psicológica. No hay dos interrogatorios iguales, pero la mayoría explotan ciertas debilidades de la naturaleza humana. Estas debilidades suelen basarse en la tensión que se produce cuando las personas experimentan extremos contrastados, como la dominación y la sumisión, el control y la dependencia, y la maximización y minimización de las consecuencias. Incluso el delincuente más curtido puede acabar confesando si el interrogador consigue encontrar la combinación adecuada de circunstancias y técnicas basadas en la personalidad y las experiencias del sospechoso.

En el pasado, cuando la policía quería interrogarle sobre un delito, el camino que tomaba el interrogatorio sólo iba en un par de direcciones. La policía le acusaba de haber cometido el delito, le leía sus derechos y luego intentaba convencerle de que confesara diciéndole todo lo malo que podría ocurrirle si no decía la verdad. La técnica más sofisticada que se pone en juego sería la ya conocida táctica del policía bueno y el policía malo. Sin embargo, los delincuentes más experimentados se dieron cuenta rápidamente de estos sencillos trucos del oficio. La mayoría no confesaría después de experimentar el interrogatorio policial, o de que se lo contaran.

¿Cómo lo hacen ahora?

Los interrogatorios modernos son un estudio de la naturaleza humana. La mayoría de nosotros somos más propensos a hablar con personas que parecen ser como nosotros. Una vez que empezamos a hablar, es difícil que dejemos de hacerlo. Una vez que empezamos a decir la verdad, es más difícil empezar a mentir. Cuando un agente de policía nos dice que se han encontrado nuestras huellas dactilares en el pomo interior de una casa que se robó hace dos días, nos ponemos nerviosos, aunque hayamos llevado guantes todo el tiempo que hemos estado dentro.

Salvo algunas excepciones, la policía puede mentir a un sospechoso para que confiese. La creencia es que una persona inocente nunca confesaría un delito que no ha cometido, aunque se le presenten pruebas físicas falsas de su participación. Desgraciadamente, no siempre es así, pero es una gran parte de la razón por la que se permite a la policía emplear tácticas engañosas en los interrogatorios. La manipulación psicológica comienza incluso antes de que el interrogador abra la boca. La disposición física de una sala de interrogatorios está diseñada para maximizar la incomodidad y la sensación de impotencia del sospechoso desde el momento en que entra. El clásico manual de interrogatorio «Criminal Interrogation and Confessions» recomienda una sala pequeña e insonorizada con sólo tres sillas (dos para los detectives, una para el sospechoso) y un escritorio, sin nada en las paredes. Esto crea una sensación de exposición, desconocimiento y aislamiento, aumentando la sensación de «sáquenme de aquí» del sospechoso durante todo el interrogatorio.

Todo empieza con..

Un interrogador entrenado en la manipulación psicológica primero habla con el sujeto un rato e intenta desarrollar una relación antes de iniciar cualquier interrogatorio. El interrogador puede fingir interés en algunas de las aficiones del sospechoso o en su estilo de vida. Actuando así, el interrogador hace creer al sospechoso que él y el interrogador son similares en muchos aspectos. El primer principio implicado aquí es que los seres humanos tienden generalmente a querer a las personas que son más similares a ellos en intereses y creencias. En consecuencia, este tipo de interrogador puede profesar creencias neonazis si habla con un Skinhead, o disfrutar de la pesca de la lubina si interroga a un entusiasta de la pesca deportiva. Algunos interrogadores llegan a llevar la misma marca de ropa que el sospechoso, si se puede determinar de antemano. El segundo principio que se aplica es que, una vez que el sospechoso empieza a hablar de cualquier tema, es más difícil que deje de hablar de otros temas, incluidos los delitos que pueda haber cometido. El último principio utilizado en esta fase es una combinación de los dos primeros. A los sospechosos a los que les gustan sus interrogadores y se sienten obligados a hablar porque ya están en plena conversación les resulta mucho más difícil mentir.

La siguiente fase de la operación consiste en obtener una «línea de base» del comportamiento normal del sospechoso cuando se le hacen preguntas no estresantes. Estas preguntas parecen inocuas a primera vista, pero no lo son. El interrogador observa las expresiones faciales y el lenguaje corporal del sujeto antes, durante y después de que el sospechoso responda a la pregunta. Esto se denomina entrevista kinésica y permite al interrogador hacerse una idea muy clara de cómo actúa el sospechoso cuando responde a las preguntas con sinceridad. Pero la técnica es aún más refinada que la mera observación de los movimientos corporales. El interrogador puede incluso hacer preguntas que le proporcionen información importante sobre cómo funciona el cerebro del sospechoso mientras piensa o recuerda datos. Esta técnica se denomina entrevista neurolingüística y consiste en formular al sospechoso dos tipos de preguntas. Un conjunto de preguntas requiere que el sospechoso recuerde datos, y el otro requiere que el sospechoso utilice sus procesos cognitivos. El interrogador observa entonces el lenguaje corporal del sospechoso para determinar qué tipo de cambios se producen cuando el sospechoso piensa en la información, en lugar de recordarla.

Esto es especialmente importante para saber si un sospechoso está recordando información, como una coartada veraz, o simplemente creando esos hechos en su mente. El interrogador utilizaría posteriormente tanto preguntas basadas en el pensamiento como en la memoria para determinar si un sospechoso está diciendo la verdad de esta manera. El interrogador tiene una línea de base del comportamiento del sujeto, y haría una pregunta que debería involucrar al sospechoso para ahondar en su memoria. Pero si es evidente que el sospechoso está utilizando sus procesos cognitivos para «pensar» en una respuesta, esto indicaría que el sospechoso no está siendo veraz.

Segunda parte

El interrogador pasaría ahora a la siguiente fase del interrogatorio. Estas preguntas son más puntillosas y provocarían un gran estrés en una persona realmente culpable de cometer el delito. Las personas inocentes tienden a responder a las preguntas de forma diferente a los sospechosos culpables. En segundo lugar, un sospechoso culpable mostrará un lenguaje corporal engañoso cuando se le hagan estas preguntas. Sin embargo, una persona inocente no suele hacerlo. La experiencia ha demostrado a la policía que las personas que cometen delitos aprovecharán cualquier excusa para mitigar la razón por la que cometieron un delito. Culpar a la víctima del delito es una buena manera de transferir la culpa al sospechoso. Si un sospechoso responde que la culpa es de la víctima, se le califica de engañoso. Otra pregunta comúnmente formulada es si la persona que ha cometido el delito merecería una segunda oportunidad. Mientras que una persona honesta rechazaría esto, un sospechoso culpable no lo haría. Probablemente mostraría un lenguaje corporal engañoso y diría algo como: «Todo el mundo merece una segunda oportunidad».

Si el interrogador determina que las reacciones del sospechoso indican engaño, y todas las demás pruebas apuntan a la culpabilidad, comienza el interrogatorio de un sospechoso culpable.